Publicado por DV & archivado en Burgos, Cambio climático y Anticivilización.

La gestión de los residuos es algo fundamental en nuestra sociedad.

Todo el mundo sabe reciclar y el común de los mortales sentimos un compromiso por todo lo que tenga que ver con cuidar el medio ambiente. Pero…

Pero la gestión de las basuras y el reciclaje no son obras benéficas, detrás del reciclaje hay un negocio que huele muy mal.

Nuestra sociedad
Uno de los problemas sociales con las basuras, son las multas, multas por no reciclar, multas por coger basura…  Quizás el principal problema de la gestión de los residuos es que no podemos reutilizar lo que otros tiran, hace años podíamos acudir al punto limpio de Burgos a coger cosas que nos fuesen de utilidad, hoy es imposible y hacerlo sin el debido permiso nos supone exponernos a una multa. Así que parece que nuestras autoridades no están interesadas en el reciclaje o la reutilización de los desechos desde un punto de vista social y sostenible.

¿Entonces para qué tanto contenedor? O incluso multas por no reciclar.
En Burgos la empresa pública que gestiona las basuras se llama “Consorcio de Tratamientos de Residuos Sólidos de la Provincia de Burgos”, es una empresa de carácter provincial donde participan todos los Ayuntamientos y la gobiernan políticos. Las plantas públicas encargadas del reciclaje separan los restos y venden lo reciclado a Ecoembes. Ecoembes es la empresa nacional dedicada al reciclaje, según ellos una “S.A. sin ánimo de lucro”. Su accionariado lo componen en un 60% empresas de distribución (Danone, Nestlé, Coca-Cola…), un 20% son grupos de materias primas (Cicloplast, Ecoacero…) y el resto cadenas de supermercados como (Carrefour, Alcampo, Día…). Ecoembes no tiene ánimo de lucro ya que todos sus ingresos los gasta en influenciar, periódicos, rádios, cátedras… No hace falta decir que Ecoembes toma decisiones de reciclaje siempre que a su accionariado le interese y ese accionariado es la industria del gran consumo, no el interés social ni el medioambiental.

Todo es un negocio
Recoger basura es un negocio, un negocio rentable, y las oligarquías que nos pseudo-gobiernan quieren que reciclemos para ayudarlos al procesado, no para que seamos su competencia, para ello hacen cómplices a los estamentos públicos generándoles intereses económicos y tratando como propiedad privada cualquier cosa que se arroje al contenedor.

Tu educación sobre el reciclaje, tus hábitos de consumo o incluso tu concienciación sobre el mismo está claramente manipulada por la misma industria, la clasificación de los deshechos, las leyes, la educación y el sistema que gestiona los residuos tiene un claro interés.

2 Comentarios para “Algo huele mal en la basura”

  1. Anónimo

    Y cosas peores. Ecoembes ha boicoteado el modelo de retorno en las CACAS que lo han propuesto. El modelo de retorno es cuando compramos y el producto sale más caro pero cuando devolvemos el envase se retorna el dinero. Está demostrado que esa forma recoge más residuos.

  2. Santiago

    Soluciones… consumir menos, evitar envasados inútiles (las tiendas de barrio suelen tener menos), comprar a granel, reutilizar materiales, etc

    En los noventa se empezó a concienciar a la gente con las tres Rs (reducir, reutilizar, reciclar) su eficacia va en ese orden. Ellos se encargaron de hacernos creer que reciclar es equivalente a reducir y reutilizar y montaron su negocio “no lucrativo”. Aparte hay marcas que se dedicaron a reventar el sistema de devolución de envases que aun existía, un caso curioso el de “La Casera”, que eliminó a la competencia así (innumerables marcas de casera locales y comarcales).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.