Publicado por DV & archivado en Bulevar, Burgos, Gamonal.

Durante el  transcurso de las jornadas más intensas del conflicto de Gamonal el proyecto que representa DV cumplió su VII aniversario. Esta vez teníamos una buena escusa, en medio del fragor de la batalla se nos volvió a olvidar celebrar nuestro propio cumpleaños. Ahora que ya ha pasado un cierto tiempo desde aquellos días de enero conviene echar la vista atrás para tratar de analizar cuál fue el papel que Diario de Vurgos jugó en una revuelta que ha supuesto un antes y un después no sólo en la historia de Gamonal, sino en la de la propia ciudad de Burgos. Por supuesto también en nuestra propia y particular historia de Vurgos.

SPAIN-CLASHES-DEMO

Aunque desde hace ya algunos años se nos viene olvidando la fecha, los primeros días de enero suelen ser jornadas propicias para que las gentes que damos vida al DV nos sentemos a reflexionar sobre el devenir y la trayectoria de un proyecto que iniciamos ya siete años atrás. Mucho ha llovido desde entonces,  muchos han sido los errores (y también los aciertos) que han jalonado nuestra andadura.  A pesar de nuestras altas y bajas, a pesar de nuestras idas y venidas, nuestros periodos de ritmo frenético a los que siguen otros tantos de subsistencia más o menos vegetativa, seguimos pensando que un proyecto de comunicación horizontal es necesario en Burgos.

Mantener un medio alternativo como DV no es fácil, nuestra errática existencia da prueba de ello. Por suerte desde hace algunos años no somos los únicos que navegamos en el océano bravío de la comunicación libre burgalesa. La nómina de blogs alternativos no deja de engrosarse con proyectos en los que desde diferentes enfoques se realiza un trabajo en el que la comunicación horizontal se ha convertido en el modelo de referencia. Quizás en un futuro sea necesario un estudio de la labor que en nuestro presente están realizando estos blogs cuyo espíritu recuerda al de los fanzines de antaño. Pero cada cosa a su tiempo….

Envejecemos, es tan cierto como inevitable. Quizás ya no seamos tan gamberros e impresentables como en aquellos primeros locos años en los que DV era sinónimo de polémica y controversia, pero más sabe el diablo por viejo que por diablo, dice el dicho castellano.

Si en ocasiones el DV se convierte en una pesada carga que nos supera y roba horas al sueño, es sin duda un amargo cáliz del que no somos capaces de renunciar. Una criatura que como la de aquel engendro del doctor Frankenstein dimos vida hace tiempo y que ahora se rebela contra sus progenitores reclamando una existencia propia más allá de los cuatro paredes de nuestra redacción virtual.

Si somos sinceros sería necesario afirmar que en más de una ocasión hemos estado a punto de arrojar la toalla.  La dispersión, el escaso recambio generacional o el cansancio de repetir esquemas ya trillados y, todo hay que decirlo, la falta de empatía que en ocasiones sentimos en nuestros medios más cercanos donde continúa existiendo un soterrado discurso tecnófobo, hicieron que nos planteásemos la continuidad del proyecto.

Pero la vida es una caja de sorpresas y justo cuando atravesábamos uno de nuestros momentos más críticos a comienzos de enero de 2014 una serie de acontecimientos nos hicieron cambiar de opinión. Estamos hablando de la revuelta de Gamonal.

El conflicto vecinal que a principios de enero sacó a miles de personas a la calle desbordando con sus reivindicaciones el mero problema urbanístico y convirtiendo a Gamonal en el epicentro de la atención informativa fue el revulsivo que nos ayudó a recordar por qué un día decidimos embarcarnos en esto. Cuando miles de personas abarrotaron las calles y plazas del barrio que nos ha visto nacer, cuando vimos a nuestros vecinos, a nuestras propias familias, hacer frente a los cientos de antidisturbios enviados por el Ministro de Interior a restablecer su “orden”, comprendimos que aún era necesario seguir en la brecha y otro día habría ya tiempo para dejarlo.

Frente al monopolio informativo de los medios propagandísticos que representa el Grupo Promecal que tildaba a nuestros vecinos de terroristas, tratamos de convertirnos en una de las voces alternativas que transmitía al exterior una realidad bien distinta a la que se cuenta desde las rotativas de Méndez Pozo.  Cuando Briongos y compañía nos ametrallaban con sus titulares grandilocuentes que anunciaban la consiguiente lluvia de porrazos y pelotas de goma, comprendimos que nuestro sitio estaba al lado de la barricada, con aquellos que como nosotros mismos, se rebelaban contra una imposición especulativa que pretendía hacer un negocio millonario con Gamonal.

Y cuando miles de personas durante casi una semana consecutiva acudieron a manifestar su rechazo frente a la sede del Grupo Promecal, comprendimos que el conflicto de Gamonal podría significar un antes y un después en el despertar colectivo de muchas conciencias. Logramos romper el monopolio y, aunque evidentemente no fuimos los únicos, nos sentimos orgullosos de haber contribuido con nuestro grano de arena en la necesaria labor de desenmascarar los intereses ocultos que se esconden tras la pretendida objetividad de los media de aquel que desde tiempos remotos ha establecido su imperio en nuestra ciudad.

A pesar de los meses transcurridos, la batalla de Gamonal aún no ha terminado. Quizás ya no haya dotaciones de antidisturbios que recorran las calles de nuestro barrio ni policía secreta que detenga a nuestros vecinos, pero la guerra que los poderes fácticos de nuestra ciudad declararon hace tiempo a todo aquel que no se pliegue a sus intereses continúa librándose en Gamonal. Las continuas andanadas que desde los despachos de la avenida de Castilla y León se sigue lanzando son buena prueba de ello.

No está de más agradecer a todos aquellos que con vuestra contribución hacéis posible este proyecto. Quizás no tengamos ni los medios técnicos ni la artillería pesada con la que nos bombardean, pero que lo sepa todo el mundo: DV PARA ATRÁS NO VA NI PARA TOMAR IMPULSO.

3 Comentarios para “Diario de Vurgos y el conflicto de Gamonal”

  1. Víctor Atobas

    Feliz cumpleaños, y que sean muchos más, compañer@s.

    DV es un medio fundamental; lo volvisteis a demostrar gracias a la labor tan necesaria que desarrollasteis durante la revuelta de Gamonal, o en archivar esa memoria colectiva e histórica de las luchas del barrio, por ejemplo, contrarrestando la hegemonía informativa de Méndez, apoyando al tejido social mediante la difusión o proporcionando ese espacio horizontal de trabajo.

    Salud !!

  2. bat

    Siete años ya…felicidades!!!
    a seguir dando kaña compas!!
    muy bien por lo que hacéis..nunca se sabe quién y cuando lee quién os ve y lee.

  3. Terry

    Enhorabuena por vuestro septimo aniversario.
    Hacia mucha falta en esta ciudad poder tener la informacion que nunca se contaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.