Publicado por DV & archivado en Autogestión, Burgos, convocatoria, CSR Gamonal, Gamonal, Lucha, Textos.

Después de más de una década de abandono de lo que un día fue el Aula de Cultura de Caja de Burgos, la entidad bancaria se propone desalojar el CSR Gamonal sin que hasta el momento haya planteado otra alternativa para el espacio que no sea convertir al centro auto-gestionado de Gamonal en un satélite de sus intereses como fundación o su nuevo cierre a cal y canto.

1902814_1032799886753384_5558364053938017108_n

Desde mediados de septiembre la sombra del desalojo planea sobre el CSR Gamonal como una auténtica espada de Damocles. La Fundación Caja de Burgos, después de haber abandonado durante más de una década lo que un día fue el Aula de Cultura, reclama el espacio mediante un proceso judicial con el que busca cerrar una vez más sus puertas a cal y canto. La que un día fuera Caja Municipal de Burgos, después Caja de Burgos, más tarde Banca Cívica, con sus tramas de corrupción incluidas, y actualmente Caixabank, parece preocuparse actualmente por un espacio que, si no fuese por el trabajo colectivo de restauración que ha realizado el CSR Gamonal, continuaría sumido en la más absoluta ruina.

La historia de este espacio es más que conocida en el barrio. Desde su apertura a principios de los 80, muchas han sido las generaciones de chavales de Gamonal que han hecho sus primeras representaciones artísticas entre sus cuatro paredes, el que subscribe este escrito se encuentra entre uno de ellos. Pero, casi nada más inaugurarse el presente siglo Caja de Burgos abandona su Aula de Cultura y cierra sus puertas aduciendo a los consabidos problemas estructurales del edificio que, a pesar de varios millones desembolsados, no logra solucionar. El último proyecto del que se tiene noticia planteado por la Obra Social para el espacio data de mayo de 2007 y consistiría en la conversión del espacio en un “Centro de Interpretación de la Ciudad”, una suerte de museo moderno que, aprovechando su cercanía con el Camino de Santiago, explicase a los peregrinos la evolución histórica de la capital burgalesa. Para ello, Javier Vicente, máximo dirigente en aquel momento de Caja de Burgos, hablaba de un “reserva presupuestaria” de más de 1,5 millones de euros, aunque su coste final no llegó a concretarse nunca y el proyecto terminó por esfumarse.

Sin necesitar la astronómica cantidad de dinero que apuntaba por aquel entonces Caja de Burgos para su proyecto, el Centro Social Recuperado Gamonal ha logrado en menos de dos años restaurar el espacio y abrir de nuevo sus puestas al barrio a través de un proyecto autogestinado. Fueron los propios vecinos de Gamonal quienes, al calor de las protestas contra la construcción del bulevar en enero de 2104, reclamaron al Ayuntamiento de Burgos la necesidad de un espacio en el que poder realizar sus actividades. La negativa del consistorio burgalés hizo que cientos de personas procedieran a su reapertura y ocupación, dando continuidad a una experiencia que ya fue probada en noviembre de 2011 y que la entidad financiera no tardó en desbaratar.

Desde aquel enero de 2014, el Centro Social Recuperado Gamonal ofrece al barrio una alternativa social y cultural que se haya gestionada por sus propios vecinos y que sigue adelante pese a las trabas institucionales con las que se ha pretendido anular su andadura. Durante todo este tiempo, el CSR está ofreciendo numerosas actividades que no tendrían cabida en casi ningún otro espacio de la ciudad, y lo que quizás es más llamativo, sin la necesidad del presupuesto millonario que parece necesitar la Fundación Caja de Burgos en su programa cultural.

Las charlas y talleres realizados, las representaciones teatrales y de circo, las presentaciones de libros, debates, mesas redondas y proyecciones, así como sus numerosos conciertos, han sido realizados desde la autogestión y el trabajo colectivo de los vecinos que dan vida al espacio. Y si hablamos de conciertos o creación musical, el CSR Gamonal viene ofreciendo la posibilidad a numerosos grupos musicales de Burgos de muy diversos estilos, de poder tocar en su espacio sin que para ello se les imponga ninguna prerrogativa como en espacios de titularidad del Ayuntamiento de Burgos, como el propio Hangar, siendo además la totalidad de conciertos y actuaciones completamente gratuitos.

Pero entonces, ¿Por qué la Fundación Caja de Burgos pretende cerrar el CSR Gamonal?
Casi desde que se conociera la noticia de la amenaza de desalojo, Fundación Caja de Burgos hacía público a través de medios locales su intención de “buscar alternativas para evitar el desalojo”. No han sido pocas las ocasiones que desde el CSR Gamonal se ha puesto de manifiesto que tales afirmaciones no son otra cosa que una campaña de marketing mediante la cual la fundación bancaria pretende lavar su imagen ante la opinión pública para evitar el estigma que supondría cerrar nuevamente un espacio que ella misma abandonó hace años. Desde que se iniciase la campaña de resistencia al desalojo en la que se encuentra inmerso el Centro Social Recuperado, no se ha dejado de afirmar que la pretendida actitud negociadora de Fundación Caja de Burgos no es otra cosa que un canto de sirena con el que anular el proyecto autigestinario que los vecinos ha sido capaces de poner en marcha. Quizás la propia existencia del CSR supone un peligro para la lógica mercantil de entidades bancarias como Fundación Caja de Burgos más acostumbradas a gestionar actividades culturales a base de talonario desde lujosos palacios condestables alejados del barrio.

Está claro que el CSR Gamonal y Fundación Caja de Burgos mantienen proyectos antagónicos. Aquellas personas que apuestan porque el espacio siga vivo y abierto al barrio tienen una cita este mismo sábado 12 de diciembre en la manifestación de apoyo al CSR Gamonal, donde una vez más el barrio tendrá que luchar por la defensa de sus espacios como ha hecho a lo largo de su historia.

Modesto Agustí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.