Publicado por DV & archivado en Opinión, Textos.

Durante esta semana hemos asistido a la coronación de Felipe VI como nuevo Rey de España. El régimen instaurado en 1978 cierra un ciclo y pretende perpetuarse a si mismo con la adopción de un nuevo monarca proveniente de una dinastí­a que sirvió de bisagra de transición entre el franquismo final y el actual sistema. Entre escasas muestras de adhesión, martilleo constante en todos los medias y feroz represión a cualquier tipo de muestra de desafección, se inicia un reinado que bajo el eslogan oficial de “una España unida y diversa” representa la continuidad de un modelo polí­tico que beneficia sólo a los poderosos y a las oligarquí­as económicas que los sustentan.

Coronación

Frente al actual debate entre Monarquí­a VS República, desde DV nos sumamos a los argumentos que desde tiempo atrás esgrime el Movimiento Libertario y que plantean que una verdadera transformación social no pasarí­a sólo por un mero cambio en la Jefatura del Estado, sino que esta sólo serí­a posible a través de un amplio proceso de contestación social que pondrí­a en entredicho las estructuras del propio Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.