Publicado por DV & archivado en Burgos, CSR Gamonal, Cultura, Gamonal, Okupaciones.

Ayer era un día de celebración. En el CSR (Centro Social Recuperado) de Gamonal se había preparado un evento para celebrar los 6 años de autogestión y lucha como se merecía…

Y la velada, desde el humilde punto de vista del que escribe, fue sensacional.

Más de dos horas de espectáculo con acrobacias, teatro, humor, malabares, poesía, música… Que no tenían un interés económico de por medio, nadie cobraba, nadie pagaba y los precios de la barra eran, como siempre lo han sido, libres.

Ayer el local situado en Pablo Casals estaba lleno y cada día que sigue funcionando Burgos y en concreto Gamonal se impregnan de una de las “obras sociales” más importantes de las que cuenta el barrio. Y digo “obras social” haciendo una referencia clara a los que monopolizan las “obras sociales” en nuestra capital y que en varias ocasiones han acorralado y saboteado el CSR de Gamonal, ya sea desde la prensa o desde la sombra.

Si miramos atrás por el CSR de Gamonal han pasado innumerables grupos de música, conocidos y no tan conocidos, de aquí o de allí… Yo al menos recuerdo con cariño aquel lunes que “La Gran Orquesta Republicana” tocó, o la larga cola para ver a “La M.O.D.A”, seguramente pocos recuerden el primer concierto de ” La M.O.D.A” en el CSR, por aquel entonces no eran tan conocidos y el CSR de Gamonal no llegó a llenarse. Sin quitarles importancia a muchos otros grupos de Burgos no tan conocidos, como los jovencísimos Mi perro el político, las turbolakras y tantos otros… que para mi han sido un descubrimiento dentro del panorama musical burgalés. A un ritmo de al menos un concierto mensual y con un mínimo de dos grupos por concierto por el CSR han pasado, quitando los parones de verano aproximadamente la friolera de al menos 100 grupos de música y probablemente esta cuenta se quede corta.

Pero aunque la música sea una de las actividades que más ha llenado el CSR y por la que también es más conocido no es la única que ha dado vida al local, teatro, poesía, cine, exposiciones, charlas, campañas de diversos movimientos sociales… Han hecho que haya sido muy raro ver el CSR de Gamonal cerrado más de una semana.

Durante 6 años se ha demostrado que otra forma de promocionar cultura y el pensamiento crítico es posible. Sin dinero, subvenciones o amparo de las instituciones. Con esto es fácil adivinar que la economía del CSR es frágil y precaria, pero pese a todo funciona. Y funciona gracias a todas las que han dejado tiempo y depositado ilusiones en él. El escaso dinero que el CSR obtiene después de pagar desplazamientos, avituallamiento y mantenimiento del espacio se destina única y exclusivamente a represión.

El verdadero logro del CSR no es ser una de las ocupaciones más longevas que ha tenido Burgos. No es tampoco, a mi parecer, que haya puesto en jaque a los poderes económicos de la ciudad. Si no que proyectos autogestionados, pese a las trabas y la mala prensa, pueden ser viables. El día que se atrevan a tirar ese maldito local, tirarán tan solo un amasijo de ladrillos, muchos llevamos el CSR en nuestros corazones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.