Publicado por DV & archivado en General, Opinión.

Sin duda una de las noticias de este mes de agosto esta siendo lo acontecido con el barco de rescate Open Arms y los dí­as que lo han tenido en la mar sin dejarle entrar en ningún puerto por llevar consigo a más de 100 migrantes.

No es un caso aislado. El Ocean Viking, barco de Médicos Sin Fronteras, está pidiendo también que le dejen tomar puerto.

Una vez que el Open Arms ha tomado tierra los polí­ticos españoles han comenzado a “valorar” dicha actuación. Por su parte la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, ha declaro que el Open Arms no tiene permiso para rescatar por lo que se podrí­a multar a dicho barco con hasta 900.000€.¿No tiene permiso para rescatar? ¿Qué significa eso? Según las leyes marí­timas si una embarcación avista a otra con problemas tiene la obligación de ayudarla lo que estarí­a en contradicción con no tener permiso para rescatar (se basan en que el Open Arms esta en el mar sólo esperando ver embarcaciones en ese estado).
Debemos recordar, que fue Sanchéz, compañero de partido de Carmen Calvo, el que dio permiso a este mismo barco para atracar en puerto español cuando se acaba de nombrar presidente del gobierno, esto nos hace pensar que en aquel momento la idea de “rescatar” a personas daba más votos que en este momento.
Evidentemente VOX también ha hecho lo propio poniendo una denuncia contra el mismo por favorecer la inmigración ilegal.
Parece mentira que ambos partidos coincidan en criticar la actuación de dicha embarcación.

El Mediterráneo se está convirtiendo en una gran fosa común y parece que a ningún estado le importa. Dí­a tras dí­a vemos como lanchas cargadas de personas se hunden en el mar, tan común es la imagen que parece que nos estamos insensibilizando con ella. Mientras, oí­mos tonterí­as como “no tiene permiso para rescatar”. Se calcula que en 2018 más de 2000 personas perdieron la vida en esas aguas y en mayo de este año la cifra ya superaba los 500 muertos.

 

 

En el momento en el que nos escudamos en unas fronteras para taparnos los ojos ante esta gran barbarie se puede decir que como sociedad, como seres humanos hemos fracasado. Sin duda, somos nosotras las que vamos a la deriva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.