Publicado por DV & archivado en Burgos.

Hoy todo Burgos habla de lo mismo, una intoxicación etí­lica.

El pasado fin de semana de tres menores fueron ingresadas en el hospital a causa de una intoxicación etí­lica que ha despertado el debate social y ha agitado las ofrendas polí­ticas.



Somos una sociedad basada en el alcohol, cuando quedamos, quedamos en los bares y lo hacemos entorno a una cerveza en la mano, ya seas joven, adulto o anciano en tus sobremesas se sirven licores y siempre que sales por la noche lo haces ebrio. No condenamos el uso de esta droga y la mayorí­a de nosotros hacemos apologí­a de ella pero desde el pasado fin de semana nuestra sociedad se ha inundado de un profundo espí­ritu maternal que pretende educar a nuestros menores con la hipócrita actitud de “no hagas lo que hago, haz lo que digo”. Y después de esto para afianzar nuestro penoso argumento pediremos más penas contra los que venden alcohol a menores, que persigan el botellón, un plan nocturno alternativo a nuestra juventud y los más osados cárcel y retiradas de custodia para esos irresponsables tutores legales.

Yo de joven hacia botellón, como lo hacen ahora los jóvenes, y lo hacia pensando en mi precariedad económica, en poder elegir la calidad del alcohol que bebí­a o en evitar esos atestados clubs de moda  que cuidaban machacas peligrosos, llámalo botellón, llámalo guateque lo llevamos en el ADN y no hacemos nada por extirparlo. Sin embargo  este escenario es el clí­max ideal para el empresario del alcohol que se frota las manos deseando que la juventud actual, que ha dado de pleno la espalda a los bares de copas, vuelva a ella como único lugar apto para consumir esta droga. Hoy alguien en el Ayuntamiento ha afirmado que “el 80 por ciento de los adolescentes consume alcohol, empezando a los 13 o 14 años” mientras jaleaba persecución, endurecimiento y ocio alternativo. Si te asombra que el 80 por ciento de los adolescentes consuma alcohol es que vives en Marte, seguro que no te asombras si te digo que el 90 por ciento de los adultos consume alcohol. Hoy alguien en el Ayuntamiento pide luchar contra el alcohol y mañana pedirá la capitalidad del vino para Aranda, aumentará el presupuesto de las peñas en San Pedro y jaleará a su presidente mientras esté espeta: “Viva el vino”.

No llaméis a la policí­a, no os dejéis llevar por el polí­tico oportunista. El problema somos tu y yo, adultos, los que ejemplarizamos y promovemos la cultura del beber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.