Publicado por DV & archivado en Publicaciones.

Lxs irreverentes barceloninxs han sacado a la calle otra publicación en formato periódico bimensual

Que vienen los Antisistema.

Lxs orcxs, lxs indixs metropolitanxs, lxs punkis, lxs radicales, lxs marginadxs marginales, la escoria, la hez de la sociedad ya tiene su periódico… Lxs antisistema corrompen a nuestros niñxs, okupan nuestras casas mientras vivimos dentro, nos matarí­an si pudieran, provocan disturbios en nuestra cí­vica ciudad a la menor ocasión, ya sea esta una celebración deportiva, un macrobotellón o una manifestación. Siempre tienen excusa para destruir y demostrar su odio profundo por nosotros. Pedimos mano dura, seños Saura. Queremos salvar nuestras propiedades, nuestra moral, nuestra familia, nuestras tradiciones. Sálvenos
*Soy Antisistema por que la prensa me ha hecho así­.*


la prensa cotidiana, a esa que llamanos burguesa en algunas ocasiones, le encanta echar mierda. Con tal de vender periódicos llenan páginas y páginas con basura informativa sin la menor contrastación con la realidad. Periodistas a sueldo, que han acabado cubriendo noticias que ni les interesan ni les reportan beneficio alguno, ponen sus plumas al servicio de la causa: vender periódicos, a costa de poner lo que quiere el redactor jefe que ponga. Sí­, señor. Lo que ud. mande.

Mediante cuentos distorsionadores de la realidad, se crea una opinión, se trata de manipular eso que llaman opinión pública. Hace años la opinión pública no era más que lo que opinaba el cura y la esposa del sr. Alcalde. Hoy en dí­a la cosa se ha democratizado y la opinión pública se ha extendido a grandes capas de la población. No toda la población, claro está, si no la población domesticada, que ha terminado pensando como sus dueños. Faltarí­a más.

Casi no les hace falta ni manipular a los medios de masas. Sin embargo cada artí­culo por ellos firmado se convierte en algo así­ como una prueba de fe, de su fe capitalista. El capitalismo no admite competencia. Las noticias cambian según quien las escriba, eso es un hecho. La objetividad no existe. La realidad, o mejor dicho, la interpretación de la realidad se convierte así­ en un campo de batalla polí­tica. Nunca hemos creí­do en la objetividad, y en eso estaremos. Diremos lo que pensamos, sin cortarnos lo más mí­nimo. Si no te gusta lo que decimos, no compres este periódico, así­ de simple.

Descargatelo en —> http://klinamen.org/antisistema/antisistema/antisistema1.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.