Publicado por DV & archivado en Anarquismo, Cárcel y Pres@s, Represión.

Tras casi tres años, ayer despertamos con la grata noticia de que el Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional habí­a pedido el sobreseimiento provisional de la causa. La fiscalí­a lo habí­a solicitado y no constaban más acusaciones.

En marzo de 2015, 38 personas fueron detenidas en la conocida como operación Piñata, de ellas 13 fueron acusadas de pertenencia a banda terrorista. El resto de las personas fueron acusadas de delitos de usurpación, resistencia y desobediencia.

Estas trece personas fueron acusadas de pertenencia a los Grupos Anarquistas Coordinados (GAC). Tras la detención, once entraron en prisión provisional donde permanecieron por un tiempo de tres meses, y se les aplicó la polí­tica de dispersión. Tampoco hay que olvidar casos relacionados como fue la gran operación policial bautizada como operación Pandora, que acabó con la detención de once personas, y en octubre de 2015, en una segunda fase de la misma operación la policí­a detuvo a nueve personas más.

Es importante recalcar que a pesar de acusarse a estas personas de terroristas no se les acusaba de realizar ningún acto violento, pero sí­, por ejemplo, de distribuir propaganda anarquista. A la vista de las pruebas, parece ser que su único delito era ser anarquista. Pero eso sí­, la justicia de estado se permite acusar de terrorista a ciertas personas, hacerlas pasar por la cárcel y judicializar sus vidas. La justicia social no es esta, eso esta claro.

Mucho ánimo y solidaridad con todas aquellas personas represaliadas por parte del Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.