Publicado por DV & archivado en Burgos, Religión.

Don Fidel,

usted es una persona importante. Sus palabras tienen una repercusión mediática más que notable y sobretodo en Burgos. Sus comunicados llegan e instruyen a muchos feligreses y numerarios…

Fidel usted es el Arzobispo de Burgos y en una carta en 2017 dedica estas palabras en memoria de Marta Obregón:

Marta también es un estí­mulo para vivir todas las virtudes cristianas que ella fue descubriendo: la alegrí­a, el servicio, la entrega… Pero, en especial, la grandeza de la castidad, como se hace visible cuando resiste y lucha hasta morir asesinada por defenderla. Una virtud hoy poco valorada, que nos ayuda a orientar el amor y la entrega hacia su plenitud y belleza más singular

 

 

Como bien sabe Marta Obregón fue una burgalesa que murió en 1992 a manos de un conocido y despiadado violador apodado “El violador del ascensor“. Afortunadamente Lamentablemente a los cristianos cada vez les quedan menos santos, beatos y mitos a los que aferrarse. Dicho esto para la diócesis de Burgos Marta es una persona que merece ser beatificada y quien sabe, si en el futuro santificada… dado que usted asevera que Marta conservó su castidad frente al violador y perdió la vida por ello.

Pero no nos perdamos por el camino, para usted es importante conservar la grandeza de la castidad. Y a mi también me lo parece sobre todo si eres un niño y un sacerdote Salesiano acaba en tu cama una noche de campamentos, que es lo que ha ocurrido en Vigo. O si eres una menor de edad y un cura de los “kikos” acaba teniendo relaciones contigo sexuales, que es lo que ha ocurrido en Yecla. No son casos de hace años, ni rebuscados en lejanas hemerotecas, son casos de ayer mismo y parece que sustentados, ya que el juez de instrucción ha mandado a estos violadores a prisión.

La controversia está servida Don Fidel. ¿Enseñamos a nuestros hijos a pasarse por la cuchilla a sacerdotes Salesianos si alguno les acosa?, ¿les enseñamos a no someterse a la autoridad eclesiástica y si es necesario a morir en el intento?, ¿o acaso las acosadas por curas o prelados no podrán nunca ser santas ni beatas?. Tal vez la castidad no es tan importante si el que la profana dice llevar la palabra de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.