Publicado por DV & archivado en Represión, Textos.

Publicamos a continuación un comunicado realizado por la asamblea de la acampada “Murcia sin muros” de Murica en respuesta a las recientes detenciones que se han producido en la ciudad en relación con el conflicto vecinal de las ví­as del AVE.

La campaña de desinformación y manipulación que están haciendo los medios en manos del Estado es vergonzosa, tratar de convertir a un vecino normal y corriente en una especie de terrorista peligroso por haber encontrado en su casa un tirachinas es el único consuelo que le queda al señor Bernabé tras el absoluto ridí­culo que hizo en su intervención junto a los “hombres de Paco”: la puesta en escena de ellos frente a una mesa con petardos caseros deformados (que no desintegrados en forma de metralla como ellos dicen) dándose una importancia como si acabasen de desarticular un comando de ETA

Resultarí­a hasta gracioso de no ser porque detrás de todo esto existe la intención de inyectar el miedo al barrio destruyendo la vida de un vecino honrado.

La jueza no encontró motivo alguno para mandarlo a prisión, pese a que esta era la petición del fiscal. La resolución sólo lo condena a no acercarse a menos de 100 metros de las ví­as.

Desde la asamblea “˜Murcia sin muros’ mostramos nuestro apoyo incondicional a Carlos y denunciamos esta lamentable actuación tanto de los medios como de las fuerzas del orden público, que a falta de pruebas han tenido que detener a dos menores (nos consta que de manera irregular a uno de ellos) para asustarlos y que declarasen contra Carlos.

Sabemos que todo esto responde a una estrategia de potenciar la represión, sobre todo en el entorno de nuestra acampada para así­ reanudar la construcción del muro y cerrar el paso a nivel.

Si el enemigo ataca es porque algo estamos haciendo bien, que sigan con sus montajes policiales y sus medios tratando de desprestigiar y criminalizar. Nosotros continuaremos con la misma lucha pací­fica que hemos ido llevando estos meses pues tenemos el arma más peligrosa y que ellos jamás tendrán: LA RAZí“N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.