Publicado por DV & archivado en Burgos, Fractura Hidráulica, Textos.

La Asamblea contra la Fractura Hidráulica de Burgos plantea a través de un escrito una serie de interrogantes sobre el elevado consumo de agua y alto riesgo de contaminación que podrí­a derivarse de la implantación del fracking en la provincia de Burgos.

Fracking y agua

Nuestro territorio está atravesado por multitud de  rí­os, destacando el Ebro y Duero, además de numerosos arroyos, manantiales y aguas subterráneas, que convierten nuestra provincia en  uno de los mayores acuí­feros de Europa. A su vez tres embalses almacenan agua para su posterior distribución, Embalse del Ebro, Pantano de Arlanzón y Embalse de íšzquiza.

Burgos posee riqueza patrimonial en un recurso fundamental para la vida como es el agua, tan necesitada en otros lugares y sobre todo tan demandado por la industria. Planteando obras faraónicas como trasvases. Por otro lado contemplamos con temor como se privatizan para el beneficio particular los recursos hí­dricos, como ejemplo Madrid y su modelo de gestión de las aguas de la comunidad, o las numerosas empresas multinacionales dedicadas al sector del agua. El agua es un bien cada vez más escaso, tanto es así­ que muchos cientí­ficos ya auguran que las guerras futuras serán por este recurso.  La geologí­a del territorio conforma un terreno kárstico muy fragmentado que almacena un tesoro llamado agua, formando innumerables galerí­as y corrientes que comunican cientos de kilómetros de la geografí­a Burgalesa.

Todo lo anteriormente mencionado, sumado a  la Fracturación  Hidráulica, con numerosos permisos en la provincia genera una serie de interrogantes. ¿Cuántos millones de litros necesita cada pozo? ¿De dónde se obtendrá esta agua que se inyecta por las tuberí­as? ¿Cuantos miles de quí­micos irán a parar a nuestras aguas?

Hasta el momento las empresas de hidrocarburos así­ como la Diputación no abordan el tema, pero la empresa BNK petroleum, una de las principales poseedoras de permisos en el estado aseguro en una reunión en Masa que el agua necesario para la fracturación se obtendrá de las Hoces de Ebro y Rudrón dos cuencas con una enorme cantidad de agua.

No solo son los millones de litros que se gastaran si no el altí­simo riesgo de contaminación al que está sometido el agua, prueba de ello los numerosos casos de contaminación de pozos, aguas subterráneas, agua de uso domestico, pozos y acuí­feros que en estados unidos se han producido, donde la industria del fracking lleva en marcha unos años.

Todo esto amenaza un bien que si no conservamos o ponemos interés  en su importancia acabaremos perdiendo, puesto que sin agua no hay vida. El Fracking amenaza nuestro territorio, por ello necesitamos de tu participación para defender este recurso que  hace que florezcan y maduren los frutos, arrasa caminos y dibuja paisajes espectaculares que sin la industria del fracking todaví­a podremos mantener.

Asamblea contra la Fractura Hidráulica de Burgos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.