Publicado por DV & archivado en Entrevistas, Historia.

El documental Memoria Viva narra la historia de la CNT a través de sus protagonistas. Hablamos con su director, Antonio J. Garcí­a de Quirós Rodrí­guez (Cádiz, 1980).

1_1_Seminci_foto_CMHomer [Resolucion de Escritorio] [Resolucion de Escritorio]_0

Pregunta.- ¿Cómo surge la idea de hacer este documental?
Respuesta.- La idea surge en 2009 tras recibir una invitación de la Regional Exterior de CNT-AIT para la realización de un homenaje en Parí­s al exilio y las ví­ctimas del campo de exterminio alemán de Mauthausen. Vimos la necesidad de recopilar los testimonios de las compañeras y compañeros más veteranos, así­ como de preservar la historia del anarcosindicalismo desde la perspectiva más directa y humana. El hecho de que en 2010 se celebrara el centenario del sindicato nos permitió poder contar con recursos suficientes para comenzar con la tarea, así­ que presentamos un proyecto que fue aprobado por unanimidad de todos los sindicatos, y así­ comenzó Memoria Viva.

P.- ¿Cuál es para ti la mayor motivación a la hora de encabezar este proyecto?

R.- Mi mayor motivación desde un principio fue personal. No tuve la oportunidad de conocer de primera mano la historia de mi abuelo, que perteneció a un sindicato de campesinos llamado La Productora y que estaba adherido a la CNT en Rota, Cádiz, y que desapareció en 1939 como el resto de sindicatos tras la guerra. Desde mi punto de vista creo que es necesario que las personas que estén vinculadas directa o indirectamente, conozcan la historia de esta organización ya que forma parte también de su propia historia.

P.- ¿Cómo se desarrolló la producción del mismo? ¿Os encontrasteis con muchas dificultades a la hora de llevarlo a cabo? ¿Cómo valoras el resultado final?

R.- La producción ha sido compleja, principalmente porque í­bamos a contrarreloj, fundamentalmente por la avanzada edad de las personas que querí­amos entrevistar. Llegar con una semana de retraso suponí­a la posibilidad de que fallecieran estas personas, ya que estamos hablando que más de la mitad de los testimonios superaban entonces los noventa años de edad. Lo más duro era no haber podido llegar a tiempo y que alguno de los testimonios haya desaparecido. Además de esto hemos sufrido otras dificultades propias de un primer trabajo, en su mayorí­a voluntario, pero la mayor satisfacción es poder ver terminado el proceso y que hayamos conseguido el objetivo.

P.- ¿Qué tal fue la campaña de crowdfunding?

R.- Hemos conseguido alcanzar el mí­nimo que nos asegure poder difundirlo, hasta que cerremos el total no sabremos si alcanzaremos el óptimo. Ahora toca seguir trabajando para darle la difusión que el documenta se merece. Pero estamos muy contentos de cómo ha respondido la gente ante la campaña y las personas que se han prestado a colaborar de forma solidaria con el proyecto, tanto en lo económico como en ayuda y difusión.

P.- ¿Cómo va la ronda de presentaciones? ¿Ha tenido el documental repercusión más allá de nuestras fronteras?

R.- Actualmente el documental se está proyectando en diferentes festivales de ámbito nacional como el Festival de Cine de Valladolid (SEMINCI) y a poco a poco está siendo seleccionado fuera de nuestras fronteras como el Festival Internacional de Uruguay ATLANTIDOC. Pero en este sentido queda mucho por hacer, nuestra primera presentación será en Burgos, y estamos organizándonos para poder responder a las propuestas que nos están haciendo tanto aquí­ como fuera.

P.- ¿Con cuál de los testimonios que aparecen en el documental te quedarí­as? ¿Y del momento histórico? ¿Por qué?

R.- Sinceramente con todos, cada uno tiene su valor, tanto los que aparecen en el documental como aquellos que no aparecen y que han quedado en el archivo. El momento histórico que me parece más interesante son los inicios, ya que creo que ahí­ puede estar la clave de todo.

P.- Cuéntanos alguna anécdota que merezca la pena destacar durante el rodaje

R.- Hay miles de anécdotas, buenas y malas. Quizás lo más destacable era el cariño con el que nos recibí­an los mayores y sus familias, en este sentido el documental es también suyo.

P.- ¿Qué te cuentan esos compañeros de la situación actual en la que vivimos? ¿Y de la CNT actual? ¿Cómo nos ven?

R.- Sobre la situación actual la mayorí­a la afrontaban con esperanza, la mayorí­a eran personas optimistas por naturaleza. Ellas y ellos eran supervivientes natos y la esperanza les mantuvo vivos en momentos aún más duros que los que estamos viviendo, así­ que es lógico que sean positivos.

Sobre la CNT actual hubo un poco de todo, siempre desde una óptica de crí­tica constructiva, sus opiniones eran muy respetuosas al respecto. Les llamaba la atención la falta de presencia en la vida cotidiana que antes si tení­a la CNT, pero por otro lado consideraban que era un buen momento para poder llegar a la gente. Ellos ya lo consiguieron, ahora nos toca a nosotras.

Periódico CNT nº 415 – Enero 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.