Publicado por DV & archivado en Represión.

El anarquista Juan Sorroche, que se encontrba secuestardo en la prisión de Soto del Real tras haber sido recientemente detenido en Girona, ha sido finalmente extraditado al Estado Italiano.

Remitimos la carta que hace tiempo nos hizo llegar el compañero anarquista Juan cuando aun se encontraba en la cárcel de Soto

Informamos además de la nueva dirección de Juan una vez trasladado a italia. Parece ser que el estado italiano está tomando el ejemplo del estado español y apuesta por empezar a aplicar la dispersión de forma sistemática a todos los prisioneros disidentes. Así­ pues, y siguiendo la práctica que empezaron con los compañeros de pisa, Juan ha sido enviado a una cárcel que se encuentra a 7 horas del lugar donde tiene arraigo social (Rovereto). Libertad para Juan y Nuri, libertad para todas. Ahí­ va su comunicado: “Me gustarí­a mandar un saludo desde el talego de Soto a todas aquellas personas que con su solidaridad están haciendo más llevadera mi encarcelación. A todas esas personas que sin conocerlas nos están apoyando, aquellas personas que conocí­ y se han portado conmigo como hermanos, dándome lo que hiciera falta, mostrándome así­ su gran corazón; a todas aquellos que ni un instante dudaba que estarí­an a mi lado a los cuales amo con todo mi corazón; a todos vosotros que me dais fuerzas para continuar hacia delante, a todos vosotros que con la solidaridad, ya sea del modo que sea, una carta un panfleto, una visita, un cartel, una concentración o llevando hacia delante la lucha por la que estamos aquí­ dentro, os mando mi sincero abrazo para que sigamos adelante hasta la destrucción del estado. Desde la prisión de soto, doy mi máxima solidaridad a los 2 chicos detenidos y a las 19 personas puestas en busca y captura en el paí­s vasco. Y a todos aquellos que hacen posible la guerra social (esta comunicación está sacada de los medios de desinformación así­ que puede ser que no sea correcta. Aquí­ reproduzco un panfleto que hicimos con mi hermano en la cárcel Vicenza (Italia)”:

<"He intentado no hacer cálculos de oficinista, dentro les que encerrar o disminuir los impulsos generosos de mi corazón, de mi gente querida, de mis sentimientos, de mis tendencias, dejando que se manifestaran como en aquel momento deseaba y sentí­a" Un compañero encerrado en la cárcel de Solliciano (Florencia)

… los anarquistas siguen siendo acusados de “terrorismo”. Esta vez el fiscal se llama Storari; esta vez, después de Roma, Cagliari, Lecce, Pisa, lo intentan en Rovereto. Otra vez más señalan como “terroristas” acciones concretas contra sí­mbolos precisos que mantienen en vida este sistema. Otra vez no las condenamos, al contrario; una vez más celebramos los ataques llevados allí­ donde se perpetua una lógica de explotación del hombre por el hombre, del hombre sobre los animales y de destrucción de la tierra . Cada dí­a millones de personas son encerradas, torturadas y asesinadas en las cárceles, en los centros de exterminio i en los CIE. Cada dí­a mucha gente se pone enferma a causa de la contaminación terrestre, de las fabricas, centrales nucleares, antenas o experimentación genética. Cada dí­a hombres, mujeres y niños mueren bajo los bombardeos de las “misiones de paz”. Cada dí­a se destrozan rí­os, valles, mares y montañas en el nombre del beneficio económico. Cada dí­a la gente está más vigilada, incluso en los momentos más í­ntimos, en nombre de un control social cada vez más absoluto. Cada dí­a, en la oscuridad de las comisarí­as y de las cárceles, intentan doblegar pegando a quién no quiere bajar la cabeza delante de todo esto. Esto es el estado, esto es el terrorismo. Los polí­ticos, los Storari, sostenidos por los patronos, las fuerzas del orden y de la prensa con todos sus buitres, defienden y perpetúan este estado de las cosas (sistema). Para nosotros, cualquiera que perjudique los deportadores, ataque las prisiones y las comisarí­as, señale con el dedo los partidos responsables de varias leyes infames, destruya bancos y dinero, tire un repetidor, construya barricadas para detener la devastación ambiental, intente atacar los dispositivos de vigilancia, resista con cada media que considere necesario, cumple actos de libertad. Rechazado a patadas cualquier victimismo, no nos llamamos culpables ni mucho menos inocentes, y dejamos que sean los mierdas que están en los palacios de aquella que se hace llamar “justicia” a exprimir el cerebro sobre fantasiosas asociaciones más o menos visibles.

Una vez más queremos gritar: TERRORISTAS SON LOS ESTADOS. Una vez más: SOLIDARIDAD CON TODOS LOS PRESOS.

Una vez más: ACCIí“N DIRECTA.

De la cárcel de Vicenza (Italia), dos canallas Punk-Hardcore: Mike y Juan. Para quién quiera escribirle, ahí­ va su dirección:

JUAN ANTONIO SORROCHE FERNANDEZ

CASA CIRCONDARIALE CTR. CASTROGNO 64100 TERAMO (ITALIA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.