Publicado por DV & archivado en crónica, Represión.

Ayer sábado 14 de abril, más de 50.000 personas se manifestaron en Pamplona en apoyo a los jóvenes de Altsasu, que por una pelea con unos guardias civiles fuera de servicio en un bar, se enfrentan hasta 375 años de cárcel en total, ya que les atribuyen un delito de terrorismo debido a una denuncia de COVITE (Colectivo de víctimas de terrorismo del país vasco). Desde las 17.30 de la tarde hasta las 20h. las calles de la capital Navarra vibraron con las miles de personas que  mostraron su apoyo frente a uno de los atropellos judiciales más injustos e incomprensibles de los últimos tiempos.

Los jóvenes de la localidad de Altsasu, siete chicos y una chica con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, se enfrentan a penas de 62, 50 y 12 años de prisión por una pelea acontecida en la madrugada del 15 de octubre de 2016. La desproporción en las peticiones de penas, que en total suman 375 años, se debe a que en esta pelea estaban implicados dos guardias civiles y sus parejas; por este motivo, desde la Audiencia Nacional se les acusa de terrorismo.

El resultado de tal pelea fue un tobillo roto de un guardia civil lo que conlleva que tres de los ocho jóvenes lleven en prisión preventiva un año y medio, más las desorbitadas penas ya citadas. Por ello, el lema de ayer de la manifestación era “Justicia. No es terrorismo” y es que, como se puede observar, en ningún caso se cumple con el principio de proporcionalidad. Además, durante este año y medio las abogadas y abogados de la defensa  han tenido innumerables problemas durante la fase de instrucción a la hora de presentar pruebas y personas que pudieran testificar. Para conocer con más profundidad este caso de represión ver la entrevista que realiza el colectivo La Guerrilla Comunicacional  a una madre cuyo hijo está implicado en el caso.

A esta convocatoria de solidaridad, acudieron los pueblos de Euskal Herría, Burgos- Gamonal, Cataluña, Galicia, Madrid, etc. para demostrar que frente al poder estatal represivo se alza una corriente imparable de apoyo mutuo que resistirá los ataque de este Estado fascista.

Durante el recorrido de más de dos horas fue unánime el grito de solidaridad pidiendo la libertad de los procesados y en concreto, de las tres personas que permanecen en prisión preventiva.

En el siguiente vídeo se aprecia cómo se desarrolló la  manifestación:

A partir de mañana lunes 16 de abril, comienza el juicio el cual tiene previsto durar dos semanas. Desde este medio contra-informativo seguiremos de cerca la evolución del mismo esperando una sentencia absolutoria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.