Publicado por DV & archivado en Burgos.

Son las 14:10 h, pleno horario infantil. Muchos menores salen ahora del colegio e instituto.

Pero eso no impide que un autobús urbano se deslice por una de las arterias de nuestra ciudad mientras muestra un flamante anuncio protagonizado por unos jugadores de futbol que indica la localización de unos llamados “c4sinos”…

El paso de cebra está repleto de chavales que esperan la luz verde mientras el autobús desfila delante de todos ellos. Conscientes o no acaban de ser marcados con una acción de marketing que les puede joder la vida. Mientras observo la escena me pregunto indignado ¿La empresa lo habrá hecho a adrede? Seguro que estudian los recorridos y cual es el que más les conviene… ¿Cuánto vale un anuncio en un autobús urbano?, ¿Es que nadie en el Ayuntamiento vigila estas cosas?. El marketing mueve millones, hay muchas cabezas pensantes y nunca ha tenido límites éticos.

 

 

La legislación actual del juego ha cambiado mucho estos últimos años y pese a que la ley reconoce la vulnerabilidad de los menores frente a la publicidad y los protege evitando anuncios de juego en horario infaltil hay claras excepciones que convierten la ley en papel mojado, una de las excepciones más conocidas es la llamada “Ley Florentino”, en alusión al presidente del Real Madrid, que presionó para que la ley añadiese una excepción que permitiese anunciar casas de apuestas en eventos deportivos a cualquier hora y así no perder un contrato con alguna casa de apuestas que actualmente patrocina al equipo.

La ludopatía va camino de convertirse en un grave problema en nuestra sociedad que muchos no vemos debido a que este nuevo modelo de juego acaba de aterrizar en esta península. En 2005 tan solo el 0,5% de las adicciones diagnosticadas eran ludopatías, hoy son el 14% y la mayoría de los afectados son jóvenes. Si la generación X fue víctima del caballo, tal vez la Y sea la víctima del juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.