Publicado por DV & archivado en Burgos, convocatoria.

La verdad nos hará libres, pero la mentira gobierna el mundo en plena era de la sociedad de la información. Sobre estas premisas contradictorias se basa la “construcción social de la realidad”.  Mañana viernes 13 de diciembre Rafael Cid reflexionará sobre la manipulación informativa en los medios de comunicación, un arma perfecta al servicio de la dominación. La charla dará comienzo a partir de las 19.30 horas en el salón de actos de CGT.

cartel_rafa_cid

La información veraz es un activo esencial para comprender el mundo que nos rodea, y por tanto un pilar de la democracia en cuanto autogobierno del pueblo. Pero en la práctica es una realidad virtual, falsa realidad creada por los medios de comunicación de masas, lo que determina las relaciones sociales y la experiencia individual.

El sistema está hecho para que unos pocos dominen a muchos, y esta anomalí­a requiere que esos muchos piensen como interesa a los pocos. Es el juego de la intermediación, de la representación, mediante la cual los representados (los de abajo) delegan en sus representantes (los de arriba) con fe ciega, gracias a que previamente “los media” y sus agentes de influencia  han troquelado vidas y conciencias. La gota malaya de noticias, imágenes, sonidos y opiniones es el arsenal que facilita la servidumbre voluntaria. Orwell fue su profeta y el libro “1984” su Biblia.

Igual que el perro de Paulov, de tanto comer a toque de campana, terminó segregando jugos gástricos cuando percutí­a el badajo aunque la escudilla estuviera vací­a, las personas asociamos lo que sale en la tele, se escucha en la radio o se lee en la prensa con la realidad.  Y sin embargo no siempre es real la realidad. A veces solo es su representación, su copia. Aquello de las pelis: “se advierte que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia”. Ficción bien interpretada.

Por eso la historia se repite y parece que nunca aprendemos. Con la treta de las “armas de destrucción masiva” se justificó la guerra de Irak, y con la excusa de que “nadie podí­a preverlo” nos colgaron la crisis económica-financiera que nos devora. Goebbels sabí­a que una mentira repetida mil veces puede convertirse en realidad.  Por eso hoy los polí­ticos son magos de la información, y cuando fracasan en su empresa des educción suelen achacarlo a un “problema de comunicación”. Sin ir más lejos, el PSOE acaba de celebrar su Conferencia Polí­tica bajo el lema ¡conectamos!

Así­ que la lucha por la información veraz es parte sustancial de la lucha por la emancipación y la democracia. Es cierto que la verdad nos hará libres, pero no lo es menos que solo la libertad nos hará verdaderas personas. Y mientras mantengamos el vicio de pensar, hay sitio para la esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.