Publicado por DV & archivado en Eventos, Videos.

AnarquiaHace ya algún tiempo, en los medios de comunicación oficiales, se viene hablando del movimiento anarquista. La información que recibe la población sobre este ideario es que se basa en acciones de terrorismo y violencia como fin en si mismo, tachándonos así­ de delincuentes peligrosos para la población civil.

No vamos a transmitirles un mensaje victimista diciendo que eso no es cierto. Decimos que sí­; sí­ que el movimiento anarquista utiliza la violencia pero no como fin en si mismo, si no como método de defensa, en unas ocasiones, y como método de protesta en otras puntuales. Con esto queremos decir que la violencia no es innata al anarquismo, no es su esencia, aunque a lo largo de su historia han habido muchxs compañerxs que la han utilizado, la auténtica esencia del anarquismo es la búsqueda de la libertad expresada en su máximo grado.

Pensamos que la sociedad actual está dominada por una pequeña oligarquí­a de personas que por un derecho histórico conquistado a base de causar dolor, sangre y sufrimiento a la mayorí­a de la humanidad, tienen el poder por la fuerza. Poder para dirigir como deben ser nuestras vidas, poder para decidir lo que es delito, lo que es el bien y el mal, lo que es correcto e incorrecto… Han conseguido que la gran mayorí­a de subordinadxs piense que el sistema capitalista actual es la panacea de la libertad. Llaman libertad a trabajar durante una jornada laboral determinada donde del esfuerzo de nuestro trabajo, unxs pocxs, lxs dueños de las corporaciones empresariales, sacan un beneficio para ellos muy superior al que consigue quien vende su fuerza de trabajo. Llaman libertad a poder consumir lo que nosotros mismo producimos pero a un precio de mercado que es muy superior a su valor real, generando más beneficios todaví­a a esta pequeña oligarquí­a. Llaman libertad a poder contratar una hipoteca para poder acceder una vivienda que del precio que se paga, esta oligarquí­a, igualmente saca otro beneficio desproporcionado. Llaman libertad a aceptar una leyes que han sido pensadas y preparadas por unxs pocxs legisladores afectando a la totalidad de la población. Leyes que caen en la sociedad como el baremo con el que se mide lo que es bueno y malo. Curiosamente las leyes cambian si perjudican a los que están en el poder. Lo que un dí­a se considera legal, es decir bueno, por la ley, al dí­a siguiente se convierte en delito, es decir, malo. Así­, ilegalizan lo que no les interesa que exista y legalizan aquello de donde el control les permite sacar beneficio. Lo peor de esto es que mucha gente no se da cuenta que con esto lo único que están haciendo es modificar las conductas y pensamientos de la mayorí­a de la población que es, la que por medio de sus votos, la que legitima a esta oligarquí­a para que nos gobierne. En fin, en esta sociedad no existe libertad, existe sumisión y borreguismo crónico, una vida que no la vivimos como queremos si no como quieren ellxs y un claro ejemplo es el descontento generalizado evidente de la mayorí­a de la población, o no es cierto que la inmensa mayorí­a de gente dice: ¿Por qué he de pagar tal impuesto o tal hipoteca? ¿por qué he de levantarme para trabajar?… y nadie en su sano juicio nos podrá negar esto a no ser que forme parte de esta oligarquí­a que domina la sociedad.

Para nosotrxs, lxs anarquistas, todo esto no es libertad ya que el sistema actual se basa en la dominación de unxs pocxs a una mayorí­a. La única forma de poder caminar hacia una sociedad libre es practicar la solidaridad entre individuos y no la competencia que se vive en la actualidad. La competencia lo único que consigue es desigualdad entre iguales. Una sociedad fracturada en que las condiciones socioeconómicas predestinan el rumbo de las vidas de las personas, perpetuando las relaciones asimétricas de poder entre aquellos que controlan los recursos y los que no, destinados éstos a la sumisión. Impera así­ la brutal ley del más fuerte, siendo estas diferencias las que limitan las posibilidades de proyección de los individuos. Nosotrxs, lxs anarquistas, creemos en relaciones horizontales, donde unx no es libre si no lo somos todxs. Libertad individual y colectiva deben ser indisolubles. En la sociedad que queremos no existirí­a propiedad, cada cual deberí­a realizar según sus posibilidades y recibir según sus necesidades. Necesidades para ser libres y estar en armoní­a con sus semejantes. Las necesidades de unxs serí­an cubiertas por otros mediante relaciones basadas en un intercambio de bienes colectivos que potenciarí­a el apoyo mutuo y la solidaridad, así­ no existirí­an privilegios y por lo tanto no habrí­an delitos, sino una colaboración entre iguales y a partir de aquí­ todo se verá. Así­, ¿para qué necesitaremos que nos gobiernen? Viviremos en un orden sin gobierno. Cuando podamos vivir libres entonces pensaremos como queremos desarrollarnos, si en comunidades o individualmente pero, eso sí­, el respeto será un pilar básico de la vida anárquica.

La anarquí­a no es una utopí­a: es una realidad para ser libres.

Por último decir que para conseguir este ideal seguiremos organizándonos, seguiremos creando y seguiremos luchando por todos los medios a nuestro alcance.

Desde aquí­ recordar a todxs lxs compañerxs que han caí­do a lo largo de la historia y a los que ahora mismo se encuentran en prisión por luchar por la anarquí­a, una larga lista de nombres sin rostro. Os queremos de nuevo en la calle libres y salvajes.

SALUD Y ANARQUIA

ninaanarka.jpg

Un Comentario para “Manifestación libertaria 1º de Mayo en Barcelona”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.