Publicado por DV & archivado en Burgos.

Ahora pocas se acuerda de que CESICAT recopiló datos de activistas del 15M ilegalmente o que Rubalcaba impulsó SITEL y con él un “bypass” del sistema judicial para acceder a datos personales.

Turull, actualmente está en el talego y nos puede parecer una víctima de la Ley, pero nada más lejos de la realidad. Turull se la tenía jurada al 15M y usó el CESICAT contra ellos ilegalmente. De entre toda esta persecución cabe resaltar el caso de “rodea el Parlament”, los acusados fueron declarados inocentes pero Turull recurrío hasta verlos en la cárcel, incluso los acuso de “golpe de estado” en declaraciones públicas. Lo paradójico de todo este asunto es que la misma jueza, posiblemente politizada, que encerró a aquellos miembros del 15M lo ha encerrado a él también.

Ha pasado algo de tiempo, los protagonistas han cambiado pero sin Rubalcaba y con Turull en la cárcel la represión sigue y con ello la supresión de las libertades. GitHub es un servicio muy popular en el mundo de la programación donde se gestionan librerías y programas de código público. Pero ejemplo, el código de LibreOffice, Firefox, VLC y librerías mucho más importantes están en este portal. La anterior semana la guardia civil mandaba un correo electrónico a GitHub para que bloquease unos repositorios de código fuente de la aplicación cliente de “Tsunami Democràtic”. Con esta acción España ha entrado a formar parte de la pequeña e infame lista de países que censuran programas junto a Rusia y China.

Pero la sangría represiva/electoralista no acaba aquí. Decir en un debate preelectoral que a ti no se te escapará Puigdemont evidencia, una vez más, la ausencia de separación de poderes. Al ridículo judicial que España está dando, se le une también el ridículo político y la desfachatez de asumirlo públicamente.

Pero lejos de que estas lamentables declaraciones pasen factura y evidencien el paupérrimo estado del sistema, su efecto es el contrario. Por eso, la misma persona que prometía en la anterior campaña electoral derogar la Ley Mordaza presentó y aprobó (antes de dejar su cargo como presidente en funciones) un Decreto ley, que bien podríamos llamar decretazo, para cerrar de forma exprés páginas web y en general medios de comunicación digitales. Un nuevo giro de tuerca represivo que lejos de causar rechazo y alarma en la población consigue todo lo contrario, aceptación y votantes.

La represión hoy por hoy vende, las horas de esteladas en televisión, los tertulianos hablando del separatismo, la unidad, etc. han dado sus frutos. Han creado un nuevo enemigo interno y represión es lo que pide el pueblo.

Desde Turull a Abascal, pasando por Sanchez, Rufián, Casado, Iglesias, Otegui… Son lo mismo, con diferentes banderas y patrias, pero con las mismas leyes, la misma represión y las mismas policías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.