Publicado por DV & archivado en Cárcel y Pres@s, cine, Publicaciones.

Pocos, buenos y seguros, es un cortometraje de ficción que narra los orígenes de la revuelta de los presos sociales, que se propagó como la pólvora por la mayoría de las prisiones españolas durante La Transición. Un proyecto impulsado por Empatik Films, productora de cine crítico por la transformación social.

SINOPSIS
Miguel es un preso común que cumple condena en la cárcel de Carabanchel (Madrid) en 1975. Consciente de su condición y huyendo de la enajenación del ámbito carcelario, acabará motivando la primera acción coordinada que se produjo en las prisiones españolas para llamar a la movilización de los presos comunes.

ARGUMENTO
Miguel tiene 26 años de edad y cumple condena por la ley de Peligrosidad Social y el atraco a un banco. Tras dejar de trabajar en prisión para dedicar su tiempo al estudio, es sancionado por la junta de tratamiento al régimen de aislamiento.
Esto le conduce a conocer a un pequeño grupo de presos bretones que le inspiran la necesidad de organizarse al recibir las noticias de la existencia de colectivos de presos que han comenzado a coger fuerza en prisiones de Francia. Este dato y la creencia de que con la llegada de la democracia pudiera repetirse una amnistía total como la concedida por la II República en 1931, hacen que Miguel decida pasar a la acción un año más tarde. El 31 de julio de 1976, un día después del decreto de la primera amnistía de la transición de la que únicamente se benefician una pequeña parte de los presos políticos, Miguel protagoniza junto a unos compañeros una acción que provoca una huelga de talleres a la que se suman todos los presos de la galería.

Este brote revolucionario fue la semilla que dio lugar a la Coordinadora de Presos en Lucha (COPEL), un movimiento de presos comunes que mediante motines, huelgas de hambre y otras acciones coordinadas en prisiones de todo el Estado, fue capaz de reclamar toda una serie de reivindicaciones sobre las condiciones carcelarias y de situar la reforma del sistema penitenciario en el centro de la agenda pública.

¿POR QUÉ ES TAN NECESARIO ESTE CORTOMETRAJE?
“Pocos, buenos y seguros” es un ejercicio de recuperación de la memoria histórica de una lucha que mediante el apoyo mutuo consiguió sacar su voz al exterior de los muros y que gran parte de la opinión pública simpatizara con sus reivindicaciones, aunque durante un tiempo no tan prolongado como para llegar a alcanzar el grueso de la reforma estructural que los presos exigían. Por eso, además, el proyecto es también una invitación a reflexionar acerca de la realidad del sistema penitenciario

Para conocer más sobre Pocos, buenos y seguros visita la web del proyecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.