Publicado por DV & archivado en Burgos, Opinión, Plaza de toros, Textos.

No quiero que perdamos la oportunidad suscitada por este nuevo ciclo de movilizaciones en Burgos para hacer una reflexión necesaria sobre quiénes somos y adónde queremos ir. Ante futuras concentraciones y la posible expansión de estas por toda España quiero remarcar ciertos puntos.  Un artí­culo de opinión de nuestro colaborador Jan Urdí­n sobre las actuales movilizaciones contra la especulación urbaní­stica que se están desarrollando actualmente en Burgos.

plaza-toros

La rabia ciudadana viene y va y es, por tanto: espontánea, espectacular y relativa. Así­ pues, tenemos que aprender a analizar nuestros males y fijar nuestros objetivos en la lucha, ya que, si no, sufriremos nuevas y profundas decepciones. Una movilización masiva no puede estar reñida con transmitir un mensaje claro, primero a nuestras instituciones, y segundo, a nosotros mismos.

Si Burgos quiere llegar a ser palanca de cambio o alternativa de algo no basta solo con empuñar el estandarte de la corrupción. Si salimos a las calles a gritar que el sistema es corrupto no es sólo la mancha del individuo lo que nos preocupa, sino, sobre todo, el sistema.

Es así­, el sistema, el que nos lleva a esta tesitura y tenemos que empezar a formarnos y a conocer alternativas reales. No podemos vivir en la ambigí¼edad como respuesta y en la indignación sin salida. La lucha es limitada y agotadora, por eso tenemos que plantear autocrí­tica y reflexión sobre nuestros argumentos.

Estos dí­as en Burgos, y también durante las manifestaciones de enero en Gamonal, he visto  recuperar elementos que jamás pensé ver en Burgos, acciones de grupo propias de sociedades maduras como Euskal Herria y Cataluña, como las cajas de ayuda para los presos o la identificación de clase. Clase, por cierto, que nunca hemos dejado de ser y que tiene un ideal que debe ser reivindicado sin ambajes.

Aquel ideal al que aspiramos debe poner fin a la explotación del hombre por el hombre, al esquema de competición capitalista que nos tiene secuestrados en nuestras burbujas. Parece que muy facilmente hemos olvidado las enseñanzas del mundo rural que nuestros padres y abuelos sí­ conocí­an: el trabajo en común, la solidaridad y la cooperativa como medio para que todos avancemos sin desigualdades. Preguntad en vuestras casas quién contruí­a en los pueblos las carreteras, cómo se mantení­an las acequias o se compartí­a la propiedad de los pinos en la sierra. Nosotros, los pobres y los no-pobres somos los herederos de esa sabidurí­a popular que es el contrapunto del sistema de los ricos, es decir, el capitalismo.

Nosotros, los que no somos ricos, los que somos pobres, y los que somos no-pobres: aquellos que nunca han sido pobres y, sin embargo, nunca serán ricos. Ambos, clase obrera y la clase media que camina por el alambre, compartimos objetivos y tenemos tres herramientas para que el poder vuelva a nosotros:

Primero: el apoyo mutuo que nos enseñaron los anarquistas. Segundo: el amor al prójimo que nos lega el cristianismo y que nunca fue hecho realidad. Y, por último: la propiedad conjunta de los medios de producción.

Venimos de la larga noche de los esclavos y somos la clase que nunca llegó a ser héroe. En este largo camino todaví­a nos queda lastre que soltar, material y espiritual: hay que señalar y purgar a los traidores de su clase, es decir, los chulos del poder, muertos de hambre que se arriman siempre al sol que más calienta, consumidores de Holas y Sálvames sin orgullo alguno. Todos sabemos quiénes son. Y tenemos la obligación de olvidar la moral de los esclavos. Ser esclavo significa no ser libre, pero también no tener responsabilidades. Si, como tanto hemos hablado, el pueblo es su propio gobierno, esto nos implica a todos y nos obliga a hacer de la polí­tica un elemento más en nuestro dí­a a dí­a.

Salgamos a la calle a manifestarnos con alegrí­a y esperanza. Con conciencia y responsabilidad. Reconociéndonos en nuestras caras como pueblo y como hermanos. Aún sabiendo que sonará ñoño me despido con una frase de Mario Benedetti que resumen lo que yo siento en cada manifestación: “en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.