Publicado por DV & archivado en Textos.

La migración climática ya está ocurriendo. Cada año entre 2008 y 2015, un promedio de 26,4 millones de personas migraron a causa de desastres relacionados con el clima, según las Naciones Unidas.

Y el cambio climático no va a mejor; ya ni los “˜expertos’ escépticos contestan el calentamiento global sino sólo sus causas.

Algunas de las consecuencias incluyen tormentas cada vez más severas y aumentos del nivel del mar que ya van sumergiendo áreas costeras y ciudades habitadas incluyendo ímsterdam, Hamburgo y Lisboa.

Por supuesto en las zonas más pobres del planeta es donde esto se nota más, bien sea porque los fenómenos meteorológicos son más extremos, porque las enfermedades tropicales causan daños más graves, porque las personas subnutridas tienen pocos recursos o porque una vivienda inadecuada se encuentra especialmente en situación de riesgo. Mientras el huracán Irma azotaba Florida en septiembre, las fuertes lluvias sumergí­an un tercio de Bangladesh y del este de la India matando a miles de personas.

Imagen Acciona.es

A mediados de este siglo, es probable que el cambio climático desplace a mucha más gente que la Segunda Guerra Mundial, que desplazó a unos 60 millones de personas en toda Europa. Algunos expertos estiman el número entre 150 y 300 millones de refugiados y migrantes. Para ponerlo en perspectiva, la crisis migratoria que afecta a Europa desde 2015 no ha alcanzado ni a dos millones.

Entre el drama de pensiones de menos de 300 euros al mes, los recortes en educación, sanidad y tantos otros servicios básicos que creí­amos que el progreso garantizaba, nos despertamos por la mañana pensando más “no sé si puedo pagar las facturas” que “los casquetes polares se están derritiendo y nos dirigimos a la catástrofe climática”.

La justicia climática, la democracia energética o los bienes comunes parecen dimensiones externas aunque se relacionen con todo. El cambio climático no saca tanta gente a la calle como la lucha por las pensiones o la lucha feminista. Muchas mujeres sienten que hay una guerra contra la mujer, y muchas y muchos pensionistas sienten que la hay contra la población pensionada.

Los fenómenos meteorológicos extremos que destruyen vidas humanas y muchas veces la posibilidad de un retorno a la normalidad, son “Actos de la naturaleza”? O es el cambio climático una guerra de clases? La crisis económica (o la llamamos mejor estafa?) de 2008 ha proporcionado a las élites gobernantes de todo el mundo una coartada perfecta para seguir reestructurando, privatizando y desregulando los recursos, las instituciones y las esferas públicas.

La violencia del cambio climático es impulsada por la decisión de seguir quemando combustibles fósiles, decisión tomada por las grandes corporaciones y los gobiernos a los que financian.

Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.