Publicado por DV & archivado en Burgos.

BudaEsto se bendice con agua bendita, lo echamos tres “Padres nuestros” y listo, ni fisuras, ni radiación ni nada, debió pensar el Arzobispo de Burgos antes de transmitirles tranquilidad a los trabajadores de la central nuclear de Garoña. Y es que ayer el clero se fue de excursión a Garoña.

Señor Arzobispo, el hecho de que no se pueda trabajar más de 1 año seguido en esa central le puede dar una idea del estado y el peligro que entraña trabajar en una central nuclear. Y ni el agua bendita, ni los “Padres nuestros” ni el espíritu santo ni nigún conjuro(exceptuando el hormigón, el plomo…) va a parar la radioactividad que reciben los trabajadores y alrededores de Garoña. A todos nos gustaría saber cuanto dinero le han “donado” para que desinteresadamente realice una visita a las instalaciones de una empresa, transmita tranquilidad y oficie una misa para sus fieles.

Creo en Dios, no creo en la radiactividad, ni en los explotados ¡Con el clero hemos topado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.