Publicado por DV & archivado en Burgos.

Actualmente los mercados son soberanos. Los medios de comunicación adoctrinan y otros toman las decisiones sin contar con nosotros. Tenemos motivos para indignarnos. Correo recibido en la redacción de DV
4

He conocido y conozco gente indignada contra la OTAN, por el 0’7, contra la guerra, contra la deuda externa, contra la reforma de la ley de extranjerí­a y más.

He oí­do a demasiados decir: “ya estuve en otra y no sirvió de nada”.

Aprovecho estas lí­neas para hacer un llamamiento a la continuidad. Sin continuidad no hay esperanza. De poco vale una marcha o una propuesta si es de un dí­a. Ningún cambio grande ha sido fruto de la adrenalina emocionante de una noche sino de la permanencia en la lucha.

Pasadas las elecciones podremos volver a nuestra inapetente vida cotidiana y recordar aquello que pudimos haber hecho y dejamos a medias o, por el contrario podremos seguir trabajando para ser más libres y más humanos.

¿Qué podrí­a ocurrir si esto siguiese todo el año? ¿Qué podrí­a ocurrir si viniésemos a la plaza a organizarnos en vez de ver televisión o ir al fútbol? A organizarnos y resolver problemas.

En Islandia el pueblo ha hecho dimitir a un gobierno y los ciudadanos de a pie están reformando la constitución después de haberse negado a pagar la deuda de los bancos.

Es posible porque estamos despertándonos cuenta. Despertándonos cuenta de que es posible.

Por ello animo a los de la plaza a seguir dí­a tras dí­a. Y animo a que cada comunidad de vecinos no reivindique sólo tuberí­as, a que nazcan foros y asambleas en cada barrio donde se junten dos o tres. A construir un tejido ciudadano imposible de vencer ni manipular.

A que la utopí­a se pueda articular por la constancia. ¡Por la permanencia!

Joaquí­n Sánchez

Un Comentario para “15M articular la utopí­a por la permanencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.