Publicado por DV & archivado en 15M, Acoso inmobiliario de Caja de Burgos, Asamblea 15 M Burgos, Asamblea de Gamonal 15M, Burgos, Desahucios, Entrevistas, Gamonal.

Comenzamos el ciclo de entrevistas escritas que desde DV estamos planteando a los diferentes grupos que conforman la Asamblea de Gamonal 15-M para tratar de analizar cuáles son las claves que permiten comprender el génesis y desarrollo de esta asamblea.  Para romper el hielo ofrecemos esta entrevista con el Grupo de Vivienda que explicará   a nuestros lectores cuál han sido las dinámicas que ha estado desarrollando durante casi un año.

vivienda-digna-111

¿Cómo nace el grupo?

A. El grupo nace debido a que acuden familias a la asamblea de Gamonal con una problemática concreta de que van a ser expulsadas de sus casas.

B. También por el  “quemazón” que la gente tiene con las prácticas ejercidas por los bancos y su usura dentro de un contexto de concienciación contra el capitalismo en el que ya se ve su cara más “agresiva” contra la población y se hace imposible el no reaccionar.

C. Nosotrxs veí­amos que está situación era injusta y habí­a que apoyar a los afectados pero no nos considerábamos una ONG ni una organización asistencial que pudiera solucionar los problemas particulares de una familia o persona y entendí­amos que la lucha debí­a tener una dimensión social, colectiva y pública para que todxs fuéramos partí­cipes de la lucha contra esa injusticia.

El grupo originariamente se llamaba desahucios y luego pasa a llamarse vivienda¿Por qué ese cambio de nombre?

A. Nos vemos en la necesidad de plantear el problema global y buscar las causas de cómo hemos llegado a esta situación.

C. Al principio el trabajo (como grupo y asamblea) se ceñí­a a los casos de desahucios pero nos dimos cuenta de que se trataba de algo más amplio y que habí­a que tratar la especulación, la defensa del territorio y sobre todo la estafa inmobiliaria y la mal llamada crisis financiera.

B. También por una cuestión táctica de no defender la propiedad privada. Me explico, si nos ceñimos a  defender las viviendas de unas familias del barrio parece que estamos defendiendo la propiedad de ciertas personas en el barrio y nuestra actuación se encuadra en la defensa del derecho a la vivienda. Para diferenciarlo esto claro decidimos el cambio de nombre y así­  podí­amos darle una amplitud mayor.

¿Cuáles son las diferencias que tiene este grupo con otras organizaciones que se dedican a estos fines?

D. La diferencia es que entendemos que no es algo relacionado con la caridad sino que se basa sobre todo en la dignidad de tener cubierta una necesidad básica como es un techo para poder funcionar como ser humano y como persona. Ante la especulación ejercida por la banca y apoyada por el Estado, debemos anteponer la movilización y la denuncia a la opinión pública para así­ crear conciencia  en la población del problema con la vivienda.

C. Nosotros nos centramos en defender a personas concretas pero dentro de un contexto más amplio donde se engloba el derecho a la vivienda no pretendemos centrarnos en apagar un fuego metiéndonos en una oficina a negociar con unos sí­ con otros no y sobre todo en la oscuridad y en silencio para que no se entere nadie de la injusticia y tropelí­a que se ha cometido y que no haya responsables que paguen por ello.

B. Hace ya algunos años ya habí­a algunos abogados que trataban de negociar con el banco la dación en pago y el alquiler social, eso es algo que he averiguado recientemente ya que algunos abogados me han dicho que hací­an lo mismo que hacen otras organizaciones aquí­ en Burgos por lo que no hay ninguna diferencia con lo que otras gentes ofrecen. Por tanto el paso que damos es visibilizar y politizar esta situación. Otra cosa básica también es no delegar la responsabilidad de tu problema en  un profesional y sí­ propiciar la confluencia de personas afectadas por el mismo problema que tengan un mismo poder de decisión que alguien que controle más de leyes o de habilidades sociales para ir a hablar con los directores de los bancos. En esencia tú vienes aquí­ tienes un problema nosotrxs también le tenemos, le colectivizamos, le damos una dimensión polí­tica y le luchamos juntxs. Respetamos a los que contratan a un abogado para negociar con la entidad pero eso, sólo, no visibiliza el problema.

A. No pretendemos ser interlocutores sino que propiciamos la autoorganización de la gente afectada por esta misma cuestión. No pretendemos ser la voz de los afectados sino sumar las voces de los afectados.

¿Todo esto puede ser englobado dentro del espí­ritu del 15M?

B. Sí­, yo pienso que sí­.

C. El 15M es algo muy amplio y que puede tener muchas interpretaciones, tantas como la gente que se movilizó, pero en mi opinión si que puede ser englobado ya que el 15M fue una respuesta al hartazgo generalizado de la población un “hasta aquí­ hemos llegado” y puede estar en consonancia con todo ese amalgama. Ahora eso sí­, estando de acuerdo con los compañerxs que han hablado yo añadirí­a que si que me gustarí­a que si que hubiera más abogados y gente formada dentro del grupo ya que hemos tenido que realizar un trabajo doble formándonos en muchas cuestiones legales y pidiendo asesoramiento. Eso sí­ el 15M ha de ir pasando de ser algo más espontáneo a ser algo más “aterrizado” con una estrategia y unas lineas de actuación.

A. Se ha de dar una salida a esa indignación porque indignarse no es suficiente y que sea la gente la que, con los medios horizontales como la asamblea, se haga partí­cipe de su propio problema.

Famoso es ya el caso del desahucio de Sergio Mikó y su familia el cual se logró paralizar.

¿Qué podeis decirnos del caso? ¿Cómo se desarrolló?

A. Pues el caso fue de que Sergio Mikó se quedó sin trabajo, sustento del cual dependí­a la familia, se agotaron las ayudas, no podí­a hacer frente a los pagos y la entidad le reclama una serie de deudas y acude a la Asamblea. Entonces nos empezamos a movilizar directamente frente a la entidad que tení­a  una postura que un principio no era de entendimiento sino de echar a la familia a la calle, viendo esa presión la entidad decide recular.

B. La peculiaridad que tiene esa victoria es que en aquel momento sin tener la formación para tramitar solicitudes ni aspectos burocráticos se consiguió incorporar un caso a la dinámica de solidaridad de la Asamblea. Le dijimos a Mikó que un grupo de gente estaba “dando el callo” toda la semana y que la solidaridad es algo que hay que regar y que el era el primero que se tení­a que implicar en la lucha.  El a su vez se supo movilizar con la prensa y con contactos que  ya tení­a. Hay que aclarar que cuando el vino a exponernos su problema ya se veí­a en la calle, incluso nos pedí­a una lonja para guardar sus cosas porque ya habí­a recibido la carta con la fecha de subasta.

A. No es lo mismo que esa injusticia, como es echar una familia a la calle, lo sepa sólo la familia afectada a que lo sepa toda la población.

C. A mi me gustarí­a resaltar a la  gente inmigrante, a los que yo considero burgaleses, y que están sufriendo doblemente la crisis ya que no tienen familia para ser acogida. Ha habido gente que ha nacido aquí­ y que ha sido desahuciada no ha dicho ni “mu” se ha ido a casa de sus padres o de un familiar y “aquí­ no ha pasado nada” con lo cual no se ha visibilizado el problema. Ha tenido que ser la población inmigrante la que haga visible estas injusticias.  Debemos tratar de incorporar a esos burgaleses “con arraigo” que sabemos también están siendo desahuciados,

A. De hecho hay 285 desahucios programados para este año y 100 ejecutados en tres meses.

Actualmente Mikó ¿Qué es lo que ha conseguido? ¿Cómo sigue, en qué situación está?

A. Consiguió la dación en pago y el alquiler social.

D. Yo me lo encontré por la calle y, aní­micamente, está feliz sobre todo en comparación a los meses previos del desahucio en los que no podí­a dormir bien, me contó que se despertaba de madrugada miraba a sus hijos y pensaba con angustia que no iba a poderles traer nada para comer ya que tení­a esa incertidumbre de que no le llamaban para negociar. Ahora mismo eso ya no le ocurre y puede seguir adelante. Lo que si me preocupa es que ya no se le ve mucho por aquí­.

A. Bueno, ha mejorado sustancialmente, no se ha visto en la calle pero su situación sigue siendo complicada  ya que tiene que seguir haciendo frente al alquiler y no tiene trabajo y tiene cargas familiares.

¿El no se imaginarí­a en Noviembre, por ejemplo, que a dí­a de hoy seguirí­a en su vivienda?

C. Yo tampoco me lo imaginaba.

B. Lo que si que podemos resaltar es que si yo tengo un problema, lo comparto y lo pongo en común tiene muchas más posibilidades de ser solucionado que si lo hacemos de forma individual. Hasta que no nos entre esta dinámica en todos los aspectos de nuestra vida, el trabajo, en la alimentación, en la vivienda, en todo…  no vamos a salir en las situaciones en las que estamos. Esta es la pedagogí­a que hay que hacer con el caso de Mikó.

Hemos hablado del caso de Mikó que puede catalogarse de exitoso y luego tenemos el caso de Jaime y su familia ¿Cuáles han sido las diferencias entre uno y otro?

D. El caso es que Jaime tení­a tres mensualidades atrasadas de otros meses en los que no pudo hacer frente a su desembolso pero estaba pagando y de hecho pagó dos de una vez, luego se supo que el dinero de esas dos mensualidades iba destinado a los gastos del proceso que la entidad ya habí­a iniciado sin comunicárselo. Jaime intenta negociar con el director de la entidad pero este se muestra inflexible mostrando una clara intención de quedarse con el piso.

B.  Es entonces cuando interviene la presión de la Asamblea para intentar hacer cambiar de idea al director del banco porque entonces si que estaba en sus manos. A diferencia del caso de Mikó el director de esta sucursal de Ibercaja se niega en rotundo a dialogar.

A. La asamblea convoca movilizaciones y trata de hablar con los vecinos explicándoles la situación. El contacto directo nos hace que mucha gente nos informe de situaciones parecidas con gente que en breve se verán como él.  Se habla con abogados para intentar solicitar la dación en pago, y posteriormente cuando ya ha perdido el piso cuando tiene lugar la subasta se pide la condonación de deuda que en este caso era del 40% ya que el banco se quedó con el piso por el 60% de su valor.

¿Actualmente cómo está el caso?

A. La entidad no se ha pronunciado en relación a la solicitud de condonación de deuda por lo que quiere echar a Jaime y su familia haciendo efectivo el desahucio.

A pesar de que el caso sigue igual y de que el director de la sucursal no ha movido un dedo ¿Creéis que las movilizaciones que se han estado haciendo durante todo este tiempo han servido de algo?

A. Para concienciar a la población y visibilizar el problema.

B. No se trata de que sirva o no sirva es que es nuestra única herramienta que aún no nos han robado y debemos usarla. Otra cosa importante es llamar a las cosas por su nombre, llamar al banquero usurero, a lo que están haciendo robo o sea poner nombre a las consecuencias del capitalismo que como se llaman de muchas maneras dulcificadas la gente no es consciente de ello, pero las consecuencias del capitalismo son familias en la calle y gente pidiendo ayuda.

A pesar de que el director de esta sucursal no haya variado su decisión otros directores seguramente hayan visto la movilización y hayan temido algo parecido por lo que pueden haber variado su toma de decisiones en otros casos que no conozcamos.

A. Seguro.

B. Seguramente y luego también el hecho de que se hayan hecho movilizaciones en otras ciudades ha hecho que se extienda la solidaridad y que se dañe a la imagen de esta entidad que es lo que verdaderamente temen.

Cómo veis la Iniciativas Legislativas Populares a la hora de encarar este problema. Hay colectivos que priorizan mucho esta ví­a ¿Es compatible con vuestra lucha?

A. Hay que señalar que las ILP’S en los años de democracia no han servido para nada, han sido echadas para atrás cuando han llegado al lugar oportuno. De momento, eso está demostrado que no es una ví­a. Lo que no ha demostrado no ser una ví­a es la participación directa contra las entidades bancarias. Eso ha demostrado ser efectivo, no infalible, pero sí­ efectivo. Las ILP’S no lo han demostrado todaví­a, seguir intentándolo, bueno. Pero lo que no se puede es negar lo que sí­ funciona. Si hay gente que quiere seguir intentándolo que lo siga intentando.

B. Yo lo veo como algo complementario, no me parece como una solución y, por su puesto, no me parece la única. Y es complementario como el hecho de que aparezca en los medios de comunicación que el gobierno está asustado y pide a los bancos que tengan cautela a la hora de desahuciar, complementario es todo. Pero ¿Por qué sale eso? No es más que fruto de la movilización social que hay al respecto. ILP’S podrí­amos hacer de todo y sólo lo hacemos de aquellas cosas que se ponen de moda ¿Cómo se ponen de moda? Gracias a la movilización social. Entonces yo pienso que para mí­, antes es la movilización social.  Y luego como ha dicho el compañero, en realidad nunca llegan a nada son cosas que se hacen como termómetro para medir qué opina la gente de un tema pero no nos van a dar poder polí­tico alguno. Por ejemplo, en los años de servicio militar obligatorio hubo muchos referendums y consultas populares y eso no sirvió para acabar con dicho servicio. Lo que sí­ sirvió fue la desobediencia civil llamada insumisión. Yo creo que con el 15M se ha abierto un nuevo paradigma que se aleja de los cauces polí­ticos al uso en vista de que la corrupción está presente en todas las esferas de la clase polí­tica.

D. En España,  ni la izquierda ni la derecha han podido dar una respuesta a ninguna situación. ¿Cómo puede explicarse que se vote a Esperanza Aguirre en Madrid o a Camps en Valencia? ¿O que en Grecia haya salido un fascista? Pienso que se trata de canalizar de todo ese descontento que hay contra el asalto al bienestar social pero que aún se necesita una respuesta contundente. Aunque el 15M este ahí­ y sirva para mostrar el descontento todaví­a no hay una vaina concreta orgánica para canalizar ese descontento de la gente.  Aquí­ no hay algo orgánico que pueda hacer frente al problema de los desahucios y grupos como este, independientemente de que hayan podido resolver el caso de Jaime o no, pueden servir para hacer frente a esta problemática. Además tengo la fe de que esto poco a poco, de lo sencillo a lo complejo crecerá y no lo parará nadie. Te lo digo yo.

A. Además yo añadirí­a que las ILP’S pueden ser peligrosas ya que pueden presentarse como una solución que ofrece la democracia, cuando eso ha quedado demostrado que no es así­ y se corre el riesgo de que la gente ponga su firma y piense que ya ha hecho lo suficiente, cuando sin otro tipo de lucha es imposible hacer algo para cambiar las cosas. Por lo tanto pueden tener un efecto desmovilizador.

Bueno, como habéis dicho antes el grupo se llama Vivienda porque no sólo trata el tema de los desahucios y quiere dar alternativas hablemos un poco de “la Chispa” aquel Espacio Recuperado que estuvo activo allá por Diciembre. ¿Cómo surgió?

A. Surge de una necesidad para dar cabida a iniciativas sociales que iban surgiendo en el barrio. Veí­amos carencias en el barrio de alternativas mientras vemos como a otro tipo de colectivos como la asociación de empresarios  o entidades privadas les regalan constantemente locales municipales. En este caso la chispa era sangrante porque era un espacio abandonado por más de 10 años y estaba en suelo municipal cedido a la caja de Burgos de aquel entonces, que ahora no es ni caja ni es de Burgos, y que lo mantiene cerrado sin darle ningún uso cuando antes al menos era un lugar donde se proyectaban pelí­culas y se hací­an obras de teatro y vemos que eso perfectamente puede ser gestionado por gente que vive en los barrios y no por alguien que no quiere invertir en obra social y no vive tan siquiera en el barrio.

¿Que tipo de actividades se llegaron a realizar?

A. Actividades culturales como proyecciones de cine, reuniones de grupos,asambleas, conciertos, etc…

¿El barrio cómo reacciona a la recuperación del espacio?

B. Yo creo que estuvimos poco tiempo como para saber si el barrio admití­a nuestra propuesta, pero sí­ vimos que la gente preferí­a que entre tenerlo cerrado o gestionado por los jóvenes del barrio preferí­a la segunda opción, eso está claro. No habí­a un rechazo claro pero sí­ habí­a un posicionamiento por lo menos en contra de tenerlo cerrado. Luego hubiera sido ver si eso podí­a llegar a tener un calado y un reconocimiento en el barrio.

La prensa convencional  ¿trató  el tema?

A. La prensa sólo expuso los comunicados de la caja que decí­an que habí­a reuniones de grupos “antisistema” cuando hay una página web de la Asamblea que reproducí­a todo lo que se hací­a y podí­an haberlo tomado de fuente para contrastar con lo que la caja les informaba en ese momento.

El desalojo o clausura ¿Cómo se desarrolló?

B. Pues para mi fue de forma ilegal.

A. Tomaron como pretexto que habí­a un generador de gasolina, que en ese momento ya no existí­a y que habí­a al lado una guarderí­a. Curiosamente al poco tiempo apareció en el periódico que un generador del Interclub que tienen en Aranda sí­ poní­a en peligro la seguridad de los vecinos que viví­an alrededor. En cualquier caso ellos a través de unos obreros de una empresa privada comenzaron un tapiado de la puerta principal a las 7 de la mañana sin permiso de obra alguno y poniendo en peligro la seguridad de los viandantes que pasaban en ese momento. Tapiaron el lugar y pusieron unas planchas de acero dándonos el mensaje de que el local iba a estar cerrado nos gustara o no y lanzando una amenaza al barrio diciendo esto no se hace más.

¿Cuáles podrí­an ser las posibles autocrí­ticas y enseñanzas de esta experiencia?

A. No hubo tiempo fue un mes escaso de vida y no tuvo tiempo de desarrollarse y más con el frí­o que hací­a así­ que poco podemos decir.

Y ya para terminar ¿Posibles propuestas que tenga en mente el grupo de vivienda?

A. Elaborar documentos que sensibilicen a la población sobre  los problemas de acceso a la vivienda en especial la emancipación juvenil. También queremos generar la posibilidad de crear un movimiento más amplio que aglutine a esas personas que se ven sin acceso a una vivienda y a las que van a perder la que ya tienen para dar una salida o solución digna y eficaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.