Publicado por DV & archivado en Opinión, Textos.

150px-AbstencionEn medio de una desafección creciente hacia la Unión Europea y sus instituciones, el domingo nos toca volver a pasar un trámite electoral. Precisamente el Europarlamento es una de las instituciones más deslegitimadas de todas las de la democracia capitalista en la que vivimos. El hecho de estar en Bruselas, lejos de donde vivimos – lo que hace que parezca un cuerpo extraño – se suma al hecho de que poca gente conoce bien la función de este parlamento.

Vivimos en una Europa sumisa a los intereses de los Estados Unidos. Gigante en lo económico, enana en lo polí­tico. Esto lo certifica el papel que está jugando la UE en el conflicto Ucraniano, al servicio de los intereses norteamericanos, más que de los europeos mismos. Lo mismo ocurre con el tratado de libre comercio que ha firmado la Unión con los Estados Unidos. En el futuro veremos sus consecuencias. De momento apenas ha habido oposición popular y ha sido aprobado sin ruido, pero sus consecuencias son muy graves para la sociedad europea.

Todos estos factores y muchos más (como la desindustrialización del estado español propugnada por Europa, como la entrada del Euro y el encarecimiento de todos los productos, como la cultura del pelotazo que avivó la UE, como la deuda impagable que tenemos encima…) se suman para que en las elecciones se prevea una abstención masiva, quizás histórica. No es casual que la extrema derecha y los partidos populistas intenten recoger ese descontento latente en toda la sociedad Europea y lo canalicen hacia sus intereses. La izquierda por su parte apenas tiene posibilidades de cambiar la dirección neoliberal que sigue la Unión. Este es el panorama que tenemos y que tendremos: más abstención y aumento de los populismos, que quizás incluso intenten romper la unidad europea en el futuro.

La postura tradicional del anarquismo es la de abstenerse en las urnas y llamar a la autoorganización. La primera premisa se cumple de manera habitual y parece que le damos una importancia vital. Sin embargo, la segunda queda a veces como una declaración de buenas intenciones, que no sabemos muy bien cómo llevar a cabo, y es en realidad la más importante de las dos. Necesitamos que los pueblos de Europa creen sus propias “instituciones” de forma autoorganizada. Es vital, si queremos algún dí­a superar y derrotar el neoliberalismo imperante que se creen organismos populares que funcionen y que estén extendidos por todas partes. Ante la inmensidad de la UE solo nos queda comenzar por casa, actuando desde lo local e intentando que otros hagan lo mismo. Es un largo camino que no requiere de urnas.

Un Comentario para “25M- Elecciones al Parlamento Europeo”

  1. Malime

    Porqué no voto.

    Si vivimos en un “Estado de Derecho” es lógico que los ricos sean los beneficiados, es un Estado al servicio de la minorí­a oligárquica en el poder, es un Estado capitalista, los trabajadores son los modernos esclavos asalariados atados con sutiles cadenas invisibles que atan su mente, solo son libres para producir riqueza para los ricos, pero no para disfrutar de los bienes que generan con su trabajo.

    Vivimos en una democracia capitalista, donde los ciudadanos relegan su responsabilidad polí­tica en la llamada clase polí­tica, sin poder revocarla cuando incumplen el programa prometido.

    Ningún partido por mucho que se denominen de izquierda denuncian lo que digo, no se comprometen a educar para que el pueblo alienado sea protagonista de su propia liberación. Carrillo, como dijo la Espe, fue una pieza clave en la transición de la forma de dominio franquista a la “democrática” capitalista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.