Publicado por DV & archivado en Burgos.

MartillosHace relativamente pocos años que las subidas de sueldo se negocian a partir del IPC llegando a ser un estándar defacto en casi todas las empresas y convenios colectivos, este ultimo mes el IPC ha tenido una racha alcista de un 4,1% y la patronal se echa las manos a la cabeza pensando en las subidas del próximo año, ponen el grito en el cielo y preparan las antesala de las próximas negociaciones con esos órganos reformistas llamados “sindicatos”.

Muchos piensan que el IPC es el í­ndice que mide lo que sube la vida, pero es un timo, en el IPC por ejemplo no entra el valor de la vivienda ni del alquiler. Fue la ultima jugada que la patronal ha ido colando a esos representantes sindicales que velan por nuestro sueldo, calcular las subidas de salario por IPC es una tomadura de pelo.

En Noviembre pensionistas y sindicalistas se frotaban las manos al ver que el IPC subí­a a un 4,1% y a los mamarrachos  de la patronal se les caí­a la moral al suelo, imagino que a Sólves le pasarí­a algo similar. Es lo que tiene la inflación, que cuando sube, sube para todos. Seguramente este año salgan cantado sindicalistas como polí­ticos en elecciones “Y este año hemos subido los salarios un 4%”.

La jugada de la patronal Burgalesa de la que hoy se hace eco el Diario del Cacique, como no, es intentar reducir gastos frente a un panorama económico malo negando lo que en un momento se considero un triunfo. Negociar subidas del IPC es y fue un timo desde el punto de vista reformista, más que nada porque el IPC no mide la carestí­a de la vida y una subida del IPC es una perdida económica desde el punto de vista del trabajador y ganancias desde el punto de vista del empresario, pero todo parece indicar que la patronal va camino de intentar no conceder subidas del IPC.

La patronal canta aquello de “donde dije digo digo diego” y empieza a lamentarse de todo lo que va a repercutir en su negocio la subida del IPC y la subida de salarios, ya no se podrán comprar el Lexus nuevo, no podrán llenar la bañera de peces de colores el fin de semana, ni ir a ese hotel de 40 estrellas a zamparse un solomillo de primera… ¡Oh! ¡Que pena me da la patronal!. Todo este tinglado mediático que ha montado la patronal burgalesa viene a cuento de la próxima negociación de convenios que toca este año y que posiblemente vuelvan a vender sindicatos amarillos(UGT,CCOO…).

Posiblemente junto a la reducción de sueldo vengan ligadas otras reducciones, como las ya conocidas reducciones de las medidas de seguridad, reducción de la cesta de navidad y quien sabe cuantas cosas más. ¡Que viva la patronal!

Un Comentario para “A vueltas con el IPC en Burgos”

  1. G-MAN

    Razón tienes en tus palabras, pero además hay que tener en cuenta otra cosa, que en la mayorí­a de convenios, la subida que se negocia es la del IPC previsto por el gobierno(el de este año es un 2%) y normalmente se le añade medio punto más. Entonces tendrí­amos, por ejemplo una persona que trabaje en comercio(es mi sector) que ganara unos escasos 800 euros, si se le aplicara la subida de noviembre(pongamos que a fin de año se quede en torno a un 4%) su suledo ascenderí­a a la esca cifra de 832 euros. Ahora bien, si resulta que tiene pactada una subida respecto a la previsión oficial, su sueldo se quedarí­a en 820 euros(2% previsto por el gobierno más supuestamente medio punto). 12 euros de pérdida. Otro engaño también frecuente es la claúsula de revisión(un auténtico laberinto fiscal), que supone lo que se deberí­a haber ganado si la subida del año anterior se correpondí­a con el IPC real, etc… vamos, que al final si resulta que se tiene que subir el sueldo durante el año en curso, no se te sube hasta el año que viene, no se ve la subida, no se cobran atrasos y es más, en algunos casos se cobra menos. En fin, la trampas de la patronal y la “lucha” de los sindicatos, una asociación poco lucrativa para los trabajadores. Perdonad si he sido extenso y algo lioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.