Publicado por DV & archivado en Burgos, crónica, Lucha.

IMAG0405Burgos se manifiesta por la libertad de los anarquistas detenidos el martes en la operación orquestada contra el movimiento libertario en Cataluña y Madrid.

Pasadas las 8 de la tarde  se iba concentrando en torno a la Plaza Santiago un nutrido grupo de personas en solidaridad con los detenidos de la “operación pandora”. Los allí­ presentes han comenzado una manifestación por las calles de Gamonal cortando el tráfico entre las calles de Eladio Perlado y la calle Vitoria. Durante el recorrido se han gritado numerosas consignas   “si tocan a una nos tocan a todas”, “Libertad, libertad, a los presos por luchar”… Tras la pancarta de cabecera en la que se podí­a leer: Solidaridad anarquistas detenidxs. Terrorista el Estado se ha llegado a la conocida como zona 0. Allí­ se ha leí­do un comunicado exigiendo la libertad de las personas detenidas y en defensa de las ideas anarquistas.

Se han recordado las manifestaciones convocadas en todo el estado contra la ley mordaza, para el sábado 20 de Diciembre, haciendo un llamamiento a la participación en las mismas añadiendo la petición de libertad de lxs compañerxs presxs.

Pancarta 1 IMAG0406

5 Comentarios para “Burgos se manifiesta por la libertad de los anarquistas detenidos”

  1. Japon es Queer

    Aquesta nit set compas se’n van cap al forat més inhumí  en el que he estat mai. Han passat pel mateix que vaig passar jo un 15 de maig, ja fa dos anys. Ens van assaltar la casa de matinada, fusell al cap, 6 hores d’escorcoll, i a Cerdanyola. Empentes per resposta, la nit amb els mossos, una llum que no paren d’obrir i tancar, et desperten en quan veuen que caus adormida, tot per treure’t una declaració que saben que no et treurí n. Quan et monten a la furgo dels pikoletos comences a sortir de la bruma de la incredulitat, que encara mig et tapa com una manta, s’ha acabat. Sempre és el mateix fil… A l’Audií¨ncia Nacional arribes esgotada, de moltes hores caient de camí­, a la furgo, enmanillada al darrera, d’una manera diferent, molt més forta. Aquest són els petits detalls que no se t’obliden. De calaboí§ en calaboí§, ple de pikoletos que t’empenyen, et miren amb odi i criden com bojos “baja la mirada” si els mires als ulls.
    Presó sense fianí§a… Soto del Real.
    malparits… que sinistre el mí²dul d’aillament… jo no crec en esoterismes ni energies ni hí²sties, perí² entres, i de veritat que les parets criden dolor, tortura, és molt bí¨stia, al menys jo vaig notar de cop la tristesa, la por, la soledat de milers de persones, vida rera vida que ens estí n robant.
    No escric així² perque patiu, ni per morbositat, ho escric perque és cert, perque se sí piga cí²m és de bí¨stia, putes presons de llí grimes i sang.

    Ho escric perque sé cí²m és d’important, quan et treuen tot el que portes, la teva identitat, et donen el mono blanc de merda i comences a veure que allí  dins la teva vida ja no és teva, saber que la penya s’estí  movent. Encara que estiguis aillada, sempre hi ha una presa politica que t’ho crida pel pati, o et deixa el Gara al wc infecte del minipati, així² ajuda, penya. Si no has estat mai a la presó, aquests primers dies són…
    Kawuenlaputa, se’m salten les llí grimes que no em vaig permetre allí  dins, crec que és el pes de totes dins meu, de tantes vides segrestades, de la rí bia del que ens esteu fent.
    I després has de sentir a la manada de borregxs queixar-se perque d’un container surten flames.

  2. A.M.B.

    Los anarquistas son enemigos declarados del Estado y de todas las realizaciones institucionales concretas de las que este se dota para controlar y reprimir. Esta declaración de principio, aun con su carácter abstracto, es uno de las caracterí­sticas esenciales del anarquismo y nuca ha sido puesta en duda.

    El Estado sabe perfectamente que los anarquistas son sus irreductibles enemigos, los que, con más o menos eficacia, lo combatirán hasta el final.

    Pero sabe también que, propiamente por esta posición de total y radical enemistad, los anarquistas no pueden encontrar aliados en su lucha contra el Estado, salvo en la participación espontánea de individuos deseosos de transformar las condiciones de opresión en las cuales vivimos todos.

    Lejanos de cualquier juego de poder, diamantes en su cristalina pureza ideal, los anarquistas han representado desde siempre la espina clavada de todo Estado, desde el despótico al democrático, de aquí­ la particular atención que los órganos de policí­a de cualquier tipo han mantenido sobre ellos.

    Y ya que policí­a y magistratura saben bien que los anarquistas, aunque extraños a toda búsqueda de alianzas polí­ticas, logran encender las simpatí­as de los que no se han vendido definitivamente, y ahí­ los tienes con todos los medios para tratar de implicarles en acciones que a menudo no pueden ser obra de ellos, no tanto por motivos de hecho sino por elección de fondo, por motivación de principio.

    Los anarquistas están al lado de quien sufre la opresión a menudo sin saber como reaccionar, y esto lo saben todos. Su cercaní­a es a veces ideal, pero otras tantas ofrecen una mano para el ataque contra los intereses de los dominadores. El sabotaje constituye un ejemplo fácil de seguir, especialmente cundo se realiza con medias simples y por lo tanto resulta al alcance de todos. Esto molesta.

    Los anarquistas tienen el olfato afilado para señalar los lugares donde las realizaciones del dominio se muestran a penas visibles, y aquí­ golpean. Su modo de proceder es fácilmente reconocible porque esta destinado a ser reproducido de la manera más ampliamente posible. No tienen pretensión de señalar corazones sensibles del Estado o de arrogarse la competencia de golpearlos. Esto molesta.

    Los anarquistas no aceptan “subvenciones” y/o sustentos, encuentran por si solos los propios medios para su lucha. Normalmente recurriendo a la ayuda de los propios compañeros, con aportaciones o similares. No aman prostituirse. Por eso no poseen el sagrado respeto por la propiedad de los ricos. Cuando alguno de ellos, a tí­tulo personal, porque así­ lo ha decidido, llama a la puerta de cualquier banco, si algo va mal esta dispuesto a pagar las consecuencias. Vivir libre tiene sus costes. Esto molesta.

    Pero algunas cosas no están dispuestos a hacer. No están dispuestos a asesinar a la gente indiscriminadamente, como hacen los Estados (y los que quieren imitarlos ) en las guerras y en los periodos de la llamada “paz social”. No aceptarí­an nunca la idea de una masacre indiscriminada de personas.

    De igual manera los anarquistas están contra la cárcel, contra cualquier tipo de cárcel, también la que los secuestradores inflingen a los secuestrados en espera de que se decidan a pagar la suma solicitada como el rescate. Encerrar bajo llave a un ser humano es una práctica envilecedora.

    Otra cosa que los anarquistas rechazan es una estructura armada jerárquica, dotada de organigrama, de reglas de funcionamiento, de proyecto polí­tico y todo lo demás. Lo que la lenguaje común define como “banda armada” está a años luz de la idea que los anarquistas tienen de la contraposición con el Estado, contraposición que si alguna vez puede ser violenta, y por lo tanto armada, no estará jamás fijada sobre los rí­gidos cánones que, en definitiva, resultan obtenidos a partir de la imagen a la inversa de la misma estructura que se quiere combatir. (…)

  3. unx

    Hombre, compañero/a, no es bueno echarse tantas alabanzas encima ni decir que un sector concreto es el único digno en la lucha. Afortunadamente la gente no va así­ por la vida, porque si no, como dices, los anarquistas nunca encontrarí­an aliados; ni amigos para echarse una caña, vaya.
    Libertad a los anarquistas presxs y unidad de acción siempre que se pueda.

  4. Anónimo

    unx, yo no he entendido lo mismo que tú, me lo volveré a leer por si acaso, pero cada unx entiende lo que quiere, como siempre sucede…

  5. unx

    Bueno, lo que yo he entendido es que el autor del comentario exalta las virtudes morales y la coherencia de los anarquistas y hay muchas crí­ticas veladas y no tan veladas a otros colectivos ideológico-polí­ticos. No me parece que me equivoque, pero si erro pues pido disculpas. Y que conste que coincido en mucho de lo que dice, pero también hay que abrirse de mentes y compañí­as aunque sólo sea porque ni los anarquistas ni nadie más en solitario puede cambiar esta mierda de mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.