Publicado por DV & archivado en Acoso inmobiliario de Caja de Burgos, Burgos, Especulación.

logotipoEn la ciudad de Burgos los especuladores se esconden bajo diversos y muy diferentes nombres. Caja de Burgos es uno de ellos. A continuación reproducimos una carta abierta de un colectivo vecinal donde se expone el conflicto que desde hace tiempo mantiene con esta entidad finaciera.

CARTA ABIERTA A CAJA DE BURGOS Y A LA CIUDADANIA

Nos parece importante dar a conocer a la ciudadaní­a la difí­cil situación que estamos viviendo tras la propuesta presentada por Caja de Burgos a los vecinos de las Calles Manuel de la Cuesta, Soria y Avenida del Norte. Por otra parte también dirigimos esta carta al Departamento de Gestión de Inmuebles de Caja de Burgos para hacerle llegar nuestra valoración junto con las decisiones tomadas por los vecinos afectados.

Actualmente estamos viviendo en estos pisos 131 familias, en su mayor parte pensionistas. Los contratos son antiguos, es decir, de renta baja e indefinidos y en su mayorí­a llevamos entre 40 y 50 años viviendo, fecha en la que se construyeron nuestras viviendas.

Hace mas de 10 años empezaron a correr una serie de rumores de que tendrí­amos que abandonar nuestras casas y que nos cambiarí­an a unas nuevas que se iban a construir en unos solares de la Avenida Cantabria. Durante este tiempo la Caja de Burgos no hizo más que alimentar la incertidumbre sobre el futuro de nuestras casas. En ningún momento se nos informó con claridad y transparencia de los planes que tení­an, solo veí­amos como se iban quedando vací­as casas en perfecto estado. Todos los inquilinos con contratos temporales fueron obligados, a medida que finalizaban, a marcharse sin darles opción a prorrogarlos. En la actualidad son más de 50 viviendas abandonadas con el consiguiente deterioro que esto produce.

Por otra parte en todos estos años los vecinos, con muchos esfuerzos, fueron arreglando sus casas haciendo un lugar digno de vida. Quien no asumió sus responsabilidades en este tiempo fue la Caja de Burgos en cuanto a mantenimiento y conservación de los edificios.

Y tras años de incertidumbre.., recibimos una carta de Caja Burgos y su Asociación Santa Marí­a La Mayor (constructora benéfica) en la que nos convoca, con un margen de tres dí­as, a una reunión informativa a todos los vecinos. Esta tuvo lugar el pasado dí­a 13 de marzo, en el Aula Vigón.

El motivo de la convocatoria era presentarnos una propuesta, que según decí­an en la carta, pretende “mejorar nuestra calidad de vida”. Así­ mismo expresan que “desde hace muchos años Caja de Burgos y la Asociación Santa Marí­a La Mayor, tienen la polí­tica de promover Viviendas de Protección Oficial en régimen de alquiler, para facilitar así­ el acceso a una vivienda digna a los colectivos más desfavorecidos, centrándose en los jóvenes y en la tercera edad”. Así­ también lo manifestaron los representantes del Departamento de Inmuebles de Caja de Burgos en la reunión con los vecinos.
La propuesta planteada por Caja de Burgos es “ofrecer el traslado voluntario” a otras viviendas, de dos habitaciones (50 y 60m), situadas en la Avenida Cantabria”. Así­ mismo manifiestan que respetarán la decisión de todos aquellos vecinos que no deseen marcharse y que las casas que queden vací­as no serán ocupadas de nuevo.

Dentro de las nuevas condiciones establecen que se abone en las nuevas viviendas una renta de 276 euros (sin I.V.A.). Sin incluir los gastos de comunidad (ascensor, limpieza…) y que la duración del nuevo contrato será de cinco años, pudiéndose ser prorrogado otros tres.

Los vecinos afectados nos reunimos en asamblea el jueves 15 de marzo para hacer una valoración conjunta de dicha propuesta. Lo primero que se expresó es que esta situación que nos plantea Caja de Burgos genera bastante incertidumbre y preocupación. Así­ mismo y tras analizar y debatir las condiciones ofrecidas, acordamos mayoritariamente RECHAZARLA considerando las dos opciones que se nos plantean, quedarse en la antigua vivienda o cambiarse a las nuevas, inaceptables en los términos que nos proponen, por las siguientes razones:

1. Consideramos inaceptable e inviable las nuevas condiciones económicas. La renta más los gastos de comunidad superarí­an los 300 euros (aumentos en muchos casos de 10 veces la renta actual). Esto sin contar los gastos añadidos de traslados, altas de luz, agua, gas… Este desmedido aumento supone la exclusión de gran parte de los 131 vecinos, en su mayorí­a pensionistas de avanzadas edades, cuyos ingresos no superan los 400 euros, imposibilitando el acceso a las nuevas viviendas.

2. Para los vecinos que se trasladen a las nuevas viviendas, cuyos ingresos son también humildes, ese esfuerzo económico supondrá una disminución drástica en su calidad de vida. Así­ mismo las nuevas viviendas tienen dos habitaciones y en la actualidad parte de las antiguas casas disponen de tres.

3. Las condiciones y términos del nuevo contrato en cuanto a temporalidad nos hace sentir una desprotección que hasta ahora no tení­amos con el contrato indefinido.

4. No podemos mostrar insensibilidad e indiferencia hacia nuestros vecinos más desfavorecidos. La opción que les ofrece la Caja de Burgos es una vida indigna al abandonarles en un barrio desierto y degradado.

5. Entendemos que la oferta que se nos hace contradice la supuesta polí­tica que en materia de vivienda publicita la Caja de Burgos pues en este caso excluye a los más desfavorecidos y precariza la de todos. Dónde está la Obra Social?.

6. Somos conscientes que la ubicación estratégica que ocupan nuestras actuales viviendas hace de este espacio un negocio muy rentable y apetecible para el mercado de la construcción y la Caja de Burgos. Es la polí­tica del dinero y los í­ndices de ganancia que esta por encima de las personas para la Caja de Burgos?.

Conscientes de la grave situación los vecinos hemos decidido que:

“¢ Entendemos que ante etáprohlemática, la solución ha de ser colectiva. En ningún caso aceptaremos negociaciones individuales.
“¢ SOLO ACCEDEREMOS AL CAMBIO DE VIVIENDA si se respetan totalmente los términos y condiciones existentes en el actual contrato para todos inquilinos. Incluyendo los gastos extras como traslados y altas de gas, luz y agua.
“¢ En caso de que la Caja de Burgos no reconsidere su oferta permaneceremos en nuestra actuales casas y consecuentemente exigimos que cumpla con las obligaciones que como propietario le marca la ley y haga las reparaciones y mantenimientos que durante más de una década no ha efectuado. También reclamamos la rehabilitación de los pisos abandonados y su puesta a disposición entre demandantes jóvenes.

Para poder llegar a acuerdos satisfactorios para ambas partes y dar salida a esta situación proponemos una reunión urgente entre la Comisión de vecinos, representantes elegidos en asamblea, junto con el representante legal y los representantes de gestión de inmuebles de Caja de Burgos. Dirección de contacto de la Comisión de vecinos:
afectadoscajaburgos@gmail.com ó al teléfono 655 1031 24.

Atentamente,
COMISIí“N DE VECINOS AFECTADOS DE LAS CALLES MANUEL DE LA CUESTA, SORIA Y AVENIDA DEL NORTE

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Radio onda expansiva » Hablan l@s vecinos afectad@s por Caja de Burgos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.