Publicado por DV & archivado en Coronavirus, Opinión.

Te echo de menos mamá, hace ya mucho que no me dejan ir a verte y se hace duro.

Tenemos que pensar que lo hacemos por el bien común, es una situación complicada y debemos ser fuertes.

Cuando pienso en los sanitarios, lo mal que lo han pasado y lo mal que lo siguen pasando, las horas extras que tuvieron que trabajar, las vidas que vieron irse, entiendo que se tomen medidas para cortar esta pandemia cuanto antes.

Cuando pienso en toda esa gente que tuvo que ir a trabajar por tener trabajos relacionados con primeras necesidades, como por ejemplo trabajadores de supermercados, expuestos sin medidas de seguridad y sin saber si iban a contagiarse o contagiar a sus familias. Entiendo que se hagan excepciones y que se tomen medidas para cortar esta pandemia cuanto antes.

Y por supuesto, cuando pienso en toda esa gente que ha perdido a sus seres queridos, las más de 27.000 personas que han fallecido muchas de ellas (casi todas) en soledad. Sus familiares y amigos no pudieron despedirse. ¿Cómo no voy a entender que se tomen medidas para cortar esta pandemia cuanto antes?.

Pero no lo entiendo todo mamá. No entiendo por qué los bares están abiertos y los parques cerrados. Que sí, que los niños son incontrolables, son vectores de contagio y tocan todo, lo sé, pero también sé que no se limpian las sillas de las terrazas cuando cambian los usuarios, por ejemplo. Esto me hace pensar… será que los niños no votan y por eso no les tienen en cuenta o más simple aún, será que los parques son gratis y no generan movimiento de dinero… Si estoy en lo cierto, qué pena mamá.

Y cuando pensé que eran pocas cosas las que no entendía y que tal vez estaba afectada por el hecho de no poder ir a verte leí una noticia que me ha terminado de desquiciar. Ayer turistas alemanes llegaron a Baleares. ¡No lo entiendo mamá! No puedo verte debido a la pandemia ¿pero ellos pueden ir a la playa, al chiringuito o emborracharse? Al final sí va a ser que esto es una cuestión de vil dinero.

Lo siento tanto mamá, siento que una vez más las personas importemos menos que el dinero. Qué ingenua soy, pensé que con esta crisis sanitaria por fin cambiarían los valores, que las vidas estarían por encima del poder y del dinero, pensé que la sanidad sería más valorada ya que el acceso a la sanidad de todas las personas es salud para nuestra sociedad, que privatizar nunca será bueno. Pero me equivoqué mamá. Habrá que seguir luchando.

Sin más me despido, espero verte pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.