Publicado por DV & archivado en Antifascismo, Burgos, crónica, Represión, Textos.

Publicamos a continuación una crónica redactada por los detenidos durante la jornada de protesta antifascista que se desarrolló en Burgos durante el pasado sábado 29 de noviembre en Burgos donde los encausados explican cómo se produjeron sus detenciones y explican su punto de vista al respecto.

Estado-de-Sitio

El Sábado 29-N, nos encontrábamos en una contra-manifestación para tratar que nazis de todo el estado no paseasen por Burgos con su propagando xenófoba ya fascista, encubriéndose en “Respuesta Estudiantil”.

Estábamos en la Avd/Cid hablando con lxs compañerxs de lo que estaba sucediendo, rodeados por un desproporcionado cordón policial.
Cerraron cada vez más el cordón y se echaron encima de mi y de la compañera por gritar “¡Qué hacéis, si no ha hecho nada!”
Nos registraron, y dije que la podí­a registrar un poli porque era una mujer la detenida, y me dijo: ” Como no te calles te voy a dar donde más te gusta”.

Nos llevaron en un Zeta hasta comisarí­a, ahí­ nos dijeron (por separado desde que llegamos) que podí­an tenernos hasta 3 dí­as presos por romper las lunas de los bancos y alterar el orden público.
Después de quitarnos nuestros objetos personales, nos dijeron si querí­amos declarar en comisarí­a, a lo cual, SIEMPRE, hay que decir que no, a que pueden cambiar la declaración a su antojo.
Después de esto al calabozo donde permanecimos incomunicadas, más de 20 horas.

Nos ofrecieron cena y al decir que era vegetariano se rieron de mi ofreciéndome a cambio de lo que habí­a (todo con carne) un suculento manjar.

Pregunte a uno de estxs perrxs si podí­a ir al servicio y me dijo, que sí­ que  le avisáramos, mentira, ya que estuve llamando y golpeando a la celda y paso de nosotrxs con lo que acabe orinando en el calabozo.
A parte a ella la pusieron una ventilación muy ruidosa para que pasará frí­o por la noche.

A la mañana siguiente, nos hicieron fotos con la bragas y las capuchas puestas de la manera que ellos querí­an, lo cual, también es ilegal.
Después declaración ante la jueza la cual nos dijo que me habí­a pasado un martillo y piedras en la mani para romper el cristal.
Nos acusan de destruir la luna y cajero del “Bankinter”, cuando fue la policí­a a tomárle declaración este dijo “que llevaba rota desde el 9-N en los disturbios contra la plz.toros y que el cajero nunca a estado roto.”

Salimos juntxs de los juzgados el apoyo, la solidaridad de compañerxs y desconocidxs es mucho más fuerte que su represión.

SI NOS TOCAN A UNA NOS TOCAN A TODAS.
SOLIDARIDAD CON LAS QUE LUCHAN.

—————————————————————————————————————————————————————–

Estando mi  compañero y yo en la contra-manifestación a la altura de  la Avd del Cid, la U.I.P. empezó a  alterar a la gente haciendo más intenso el cordón policial. Cuando estuvieron lo suficientemente cerca como para agarrar ala gente cogieron a mi compañero, de manera brutal e injustificada, a lo que yo respondí­ al grito de ;”¡Qué hacéis, si no ha hecho nada!”

Pocos segundos después me agarrarón de la misma manera, por el cuello, diciéndome; “Venga pues tu también” tras dejarme a la espera, estampada en un cartel publicitario, sin la opción de girarme, con el único pensamiento de mirarles las caras o ver si llevaban el nº de placa ( cosa que me fue imposible, cada vez que lo intentaba me forzaban más ) llegó otro UIP con las esposas diciendo; ” ¿no decí­as que tení­as ganas de usar hoy esposas? jaja”

De ahí­ a comisarí­a, donde nos registraron, leyeron derechos, etc.  Todo esto con un mají­simo UIP que decí­a que no querí­a fastidiarme pero que lo mejor que podí­a hacer era decir, que de lo que se nos acusaba era cierto y que debí­a colaborar, para no dar más disgustos a nadie.
De ahí­ al calabozo, cena, luces apagas y aire a condicionado a tope, para una mejor estancia.

Por la mañana toma de huellas y fotos con las capuchas  puestas.
Ya a los juzgados donde tomamos declaración ante la jueza y nos dejaron libres a la espera de juicio.

Gracias a la gente que vino a dar su apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.