Publicado por DV & archivado en Burgos, Corrupción.

En 2004 multitud de Burgaleses salieron a reivindicar un nuevo hospital

Pero ni los más desconfiados podrí­an sospechar que esas manifestaciones serí­an la coartada perfecta para convertir esas reivindicación en negocio. Hoy tenemos el mismo problema que hace 10 años pese a que se cumplió lo que reivindicamos.

Hoy muchos burgaleses estamos concienciados de que el HUBU ha sido una mala idea, un teatrillo mediático del que muchos se están beneficiando haciendo nuestra sanidad, ineficiente, cara y además poco solidaria. Mientras en Burgos tenemos un flamante hospital muchos habitantes de Soria tienen que trasladarse a Burgos para ser atendidos. Aunque en Burgos a pocos les importen los sorianos.

Aquellas manifestaciones de 2004 fueron gloriosas, multitudinarias y ejemplares. Forzamos a nuestros polí­ticos a que accedieran a las peticiones de muchos burgaleses, pero nuestros polí­ticos, expertos en dar la vuelta a la situación convirtieron esa demanda en un juego de dinero, donde se han vendido fincas, se han pasado de presupuesto y la sombra alargada de “Michel” planea en todos los servicios externos. Nadie nos contó a los burgaleses que más cemento y hormigón no tení­a por que resultar mejor sanidad, ni tan siquiera un incremento del presupuesto. Hoy tenemos el Hospital más grande de Castilla y Leon, el más caro y posiblemente el menos eficiente y para colmo algunos de nuestros vecinos provinciales menos ruidosos y tumultuosos se han quedado sin mejoras.

Nos debemos plantear quién queremos que gestione nuestra sanidad y está claro que hay una determinada clase que no deberí­a meter sus sucias manos ni tomar decisiones sobre ella. Si queremos recuperar la sanidad antes tendremos que extirpar ese tumor maligno que se ha empeñado en hacer negocio con ella.

2 Comentarios para “Cuando los polí­ticos lo dan la vuelta”

  1. unx

    Exactamente lo mismo pasó con el desví­o del ferrocarril: lo que era una reivindicación popular fue aprovechado por esta gentuza para hacer negocios. Hoy, el ayuntamiento arruinado, en parte por ese consorcio.

  2. Uno de tantos

    Y volverá a pasarar si seguimos siendo así­ de gilipollas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.