Publicado por DV & archivado en Burgos, Represión.

pancarta2Ahora que hace ya algunos meses que la antigua sede que  Diario de Burgos poseí­a en la calle San Pedro Cardeña ha sido reducida a escombros conviene hacer memoria sobre una serie de inquietantes acontecimientos. Máxime cuando el pasado 23 de mayo se cumplió el aniversario de una las más particulares operaciones represivas que se hayan visto en la ciudad de Burgos.


Durante el transcurso de buena parte del mes de mayo de 2008 se celebró en la ciudad griega de Salónica un proceso judicial contra varios de los manifestantes detenidos durante la cumbre de ministros de la UE en junio de 2003. Entre los acusados figura un joven libertario  burgalés que cinco años después de haber sido detenido y arbitrariamente encarcelado regresó a Grecia para enfrentarse a las vistas orales del llamado Proceso de Salónica.

Desde diferentes lugares de la Pení­nsula Ibérica se plantearon varias iniciativas de apoyo con los procesados mientras el periodo en el que se desarrollaban las sesiones del juicio.  En Burgos los amigos y compañeros de este joven desarrollaron numerosas actividades informativas que trataron de sacar a la luz el carácter inquisitorial de este proceso.  Acciones, en algunos casos  bastante imaginativas, que consiguieron hacer llegar hasta la otra parte del mediterráneo un grito de solidaridad.

El 23 de mayo de 2008 desde la asamblea de apoyo a los encausados de Salónica se planteó la ocupación temporal durante dos dí­as de la antigua sede de Diario de Burgos como forma visualizar la solidaridad con los procesados. Una iniciativa simbólica que pretendí­a transformar un edificio abandonado en un espacio solidario desde donde transmitir información sobre el desarrollo del proceso. Una acción simbólica, que en todo momento se desarrollo de forma tranquila, y que sin embargo no pudo concluirse tras la irrupción de las Fuerzas de Seguridad.

En la puerta de la antigua sede de DB irrumpieron varias dotaciones policiales que a través de una ventana y sin la orden pertinente entraron en el edificio. Fuentes conocedoras de los hechos han relatado de la manera caótica que se desarrollaron a continuación los hechos, provocados en gran medida, por el nerviosismo y la prepotencia con la que actuaron los agentes policiales.

pancartas

En una alocada carrera que, en cierta medida, recordaba a las pelí­culas de cine mudo de principios de siglo XX, los agentes fueron recorriendo las diferentes estancias del edificio agrediendo a las personas que encontraban a su paso. Dentro del caos generado detuvieron de forma arbitraria a 4 personas a las que el hecho de no ofrecer ninguna resistencia no sirvió para evitar las agresiones y golpes sufridos durante el transcurso de los hechos.

A pesar de que el edificio se encontraba desde hacia años totalmente abandonado, sobre los detenidos recayó la acusación de “daños” además de “resistencia a la autoridad”. Junto a estas acusaciones, más o menos habituales en el panorama represivo vivido en Burgos, se encontraba otra algo más extraña e insólita como la de asociación ilí­cita.
Hasta el momento desconocemos el nombre, el número de miembros, razón social o domicilio de dicha asociación. Ignoramos también la razón de su carácter ilí­cito. No obstante según fuentes policiales dicho entramado ilí­cito se proponí­a nada más y nada menos que “subvertir el actual orden constitucional establecido”. No sabemos ni cuándo, ni cómo, ni dónde…

Más allá de acusaciones exóticas y/o pintorescas que nos hacen retrotraernos a otros periodos históricos, al parecer no del todo pasados, o desplazarnos a otras geografí­as más septentrionales que las de Burgos, conviene detenerse sobre el significado oculto que encierra este tipo de acusaciones.

Desde hace algún tiempo a través de Subdelegación y otros medios represivos se está preparando un amplio paquete de medidas represivas destinadas a inmovilizar todo tipo de disidencia que resulte molesta. Primero fue la unidad de antidisturbios para Burgos tan cacareada por nuestra Subdelegada, después el aumento de los efectivos policiales en toda iniciativa de protesta que se salga de lo establecido. En épocas de crisis la represión y el control del descontento es una tarea básica del Estado y sus marionetas.

Acusaciones como la descrita nos hace pensar en un panorama cada vez más enrarecido y en el que cualquier cosa es posible con tal de poner fuera de juego a quien no se cree la verdad oficial que vende su Status Quo.

El tiempo nos lo dirá.

5 Comentarios para “El affaire Diario de Burgos y la asociación ilí­cita”

  1. Chomski

    Que triste acusar a 4 chavales con ganas de protestar de asociación ilicita. Luego esos mismos maderos se quejan de que la gente les recrimine y les reprenda…

    En fin, que duerman tranquilos los represaliados, estamos con ellos.

  2. Anónimo

    La acusación no tení­a mucho fundamento y lo más probable es que no prospere. El problema es que con estas cosas nunca se sabe y tampoco es que la información este muy clara al respecto.

  3. ACAB

    Esta estrategia represiva resulta bastante disparatada pero hay que tomarsela en serio pues para la “Justicia” somos lo que ellos digan.

    ínimo a los encausados y adelante toda acción solidaria.

  4. Anónimo

    Y que ha pasado de los detenidxs que hubo en La Zarza cuando la desalojaron?

  5. Anónimo

    Son temas diferentes, pero ya que lo preguntas decirte que están en la calle a la espera de juicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.