Publicado por DV & archivado en Antidesarrollismo, Burgos.

GarosimaEn ocasiones los acontecimientos se suceden de forma paradójicamente coincidente como queriendo trasmitir un mensaje. Justo cuando cientos de personas manifestaban su rechazo a la central nuclear de Santa Marí­a de Garoña se producí­a un accidente en un complejo nuclear en Francia. Un acontecimiento bastante esclarecedor para aquellas voces que aún siguen tronando por la continuidad de la central nuclear burgalesa más allá del 2013.

Nada ocurre al azar, siempre ha sido así­. En ocasiones parece que los acontecimientos juegan a concatenarse de forma curiosa como queriendo transmitir un mensaje, dando y quitando la razón. Da la sensación que el destino, o como diablos quiera que se llame, juega para mostrarnos  lo que podrí­a pasar.

Casi coincidiendo con la marcha anual por el cierre de la central nuclear de Santa Marí­a de Garoña se ha producido un accidente nuclear en Francia que se ha saldado con un muerto y varios heridos. Desde hace ya más de dos décadas diferentes colectivos vienen reclamando el cierre de la central nuclear que ha quedado hace tiempo obsoleta. A pesar de que Garoña, hermana gemela de la nipona Fukhusima, ha sobre pasado ya con creces su “teórica” vida útil, determinadas instituciones locales claman por su continuidad más allá de 2013,  fecha fijada para su cierre definitivo,  poniendo de ante mano el beneficio económico por encima de la seguridad de miles de personas.

Garoña2

La estabilidad laboral y social de cientos de familias que dependen económicamente del mantenimiento de la central nuclear ha sido desde siempre el argumento esgrimido sin que esas mismas instituciones se hayan molestado en buscar una alternativa apostando en exclusiva por la continuidad atómica. Ni Garoña ha sabido dinamizar económicamente la comarca ni la energí­a que genera es capaz de compensar los miles de años que tardarán en desaparecer los residuos nucleares que se derivan de sus décadas de actividad.

El accidente nuclear ocurrido en Francia desgraciadamente ha sido más esclarecedor que todas las imágenes que hemos recibido sobre Chernobil o Japón. Cuando estás cosas ocurren a las puertas de casa conviene no confundir lo improbable con lo imposible, como dicen algunos compañeros.

Sin embargo, con el descaro insoportable de jugar con las vidas de miles de personas seguiremos escuchando por nuestras tierras argumentos a favor de la continuidad de una central “caduca”. Solo espero que el 2013 no llegue demasiado tarde.

Modesto Agusti

2 Comentarios para “El descaro de lo insostenible”

  1. Anónimo

    La manifestación que se ha convocado cuando lo de las jornadas pro nucleares esas son cuando ya ha se han ido los de Nuclenor de la ciudad, asi que no se por qué no se hacn otras cosas antes para que se vea la protesta en la calle, a parte de las charlas, que estas muy bien , pero se pueden hacer en cualquier otra epoca del año.
    Con este ultimi accidente de Francia en una instalación nuclear del tiempo de Garoña si ya no se protesta aqui y la gente no lo entiende es que vivimos en una tierra de gente por debajo de la capacidad mental normal.

  2. null

    respecto a las coincidencias, recuerdo el dí­a del derribo del as torres gemelas, en que estábamos en Londres en una mani antimilitarista en la que estaban todos los traficantes de armas mundailes gordos reunidos en barcos en el támesis, ¿casualidad? no lo creo, causalidad mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.