Publicado por DV & archivado en Antipatriarcado, Feminismos.

Ante la polémica surgida a raí­z de comunicar que la Marcha Nocturna del próximo 24 de noviembre es no mixta, es decir, sólo puede acudir mujeres y personas trans, la organización del acto quiere plasmar en este texto las razones que nos llevan a secundar una acción de estas caracterí­sticas, con el fin de generar un debate enriquecedor que nos anime a reflexionar.

Son diversos los argumentos que sostienen una reivindicación no mixta; en un primer lugar, este tipo de acciones surge de la necesidad de empoderamiento y de auto-organización de los grupos que comparten el mismo eje de opresión por parte del patriarcado (mujeres y personas con géneros no binarios). Juntarnos entre nosotras y construir acciones que cuestionen el orden establecido nos sirve para perder el miedo a que “solas” no podemos hacer nada, nos ayuda a coger las riendas de nuestros proyectos polí­ticos y personales; nos empuja a participar activamente subvirtiendo el estereotipo de pasividad construido entorno a la feminidad; nos permite compartir frustraciones, a construir nuestro propio relato de opresión y lucha, a aprender unas de otras enfrentándonos colectivamente a todo aquello que no nos deja ser libres.

Y es que la marcha solo es un momento más dentro de todo el proceso de emancipación que se está desarrollando, ya que son muchas las asambleas y trabajos compartidos que se articulan para llevar a cabo la primera marcha nocturna en Burgos contra las violencias machistas. Poner la mirada en todo el camino realizado nos permite contextualizar esta acción dentro de un marco más amplio, donde se trabaja desde la horizontalidad, sin jerarquí­as institucionales y sin jerarquí­as patriarcales que el sistema ha otorgado a los hombres. Con esto, no pretendemos hacer culpables a los hombres, pero sí­ les interpelamos a que sean conscientes de los privilegios que les da la socialización diferenciada. Todas y todos hemos interiorizado una educación sexista donde a los hombres se les encamina al liderazgo, a la autoridad y al protagonismo, frente a los valores de obediencia y docilidad que se espera en las mujeres. El machismo impregna muchas creencias, conductas, comportamientos e imaginarios simbólicos; luchar contra esta colonización de las mentes no es asuntos sencillo y por ello, consideramos vital que seamos nosotras quienes abanderemos esta lucha; los hombres pueden combatir las opresiones del patriarcado, que a ellos también les afecta aunque no en la misma medida, pero en una posición de aliados, respetando nuestra voz, empatizando con nuestras decisiones y experiencias. No se pretende silenciar a los hombres, todo lo contrario, tienen mucho que decir y que deconstruir en la lucha contra el machismo; así­ que les animamos fervorosamente a que construyan espacios exclusivos de hombres donde cuestionen sus roles para así­ romper con las cadenas que les ata a una masculinidad represora y violenta. Las palabras de Kelley Temple, una activista feminista de Reino Unido, nos arroja una reflexión muy interesante: “los hombres que quieren ser feministas no necesitan que se les dé un espacio en el feminismo. Necesitan coger el espacio que tienen en la sociedad y hacerlo feminista”.

Igualmente, estas acciones de lucha no mixtas no son contrapuestas con las luchas interseccionales donde todxs nos encontramos unidxs para combatir las múltiples formas de discriminación que operan en esta sociedad enferma. Por ello, mujeres, personas trans y hombres, nos seguiremos encontrando y combatiremos de mil maneras posibles este sistema; reivindicamos, por tanto,  que cuando un grupo oprimido exprese su deseo y necesidad de organizarse al margen del resto, se respete, se entienda el por qué – lo cual implica revisarse los privilegios que cada unx tiene en base a otras identidades- y se apoye en la manera que explique dicho grupo (este último párrafo se puede extrapolar a otras opresiones como el racismo, el capacitismo, la homofobia, etc.)

Además, como ya hemos apuntado en el texto que acompaña a la marcha nocturna, los hombres que realmente se mueven por el feminismo y quieren combatir el patriarcado, tienen la manifestación del 25 para mostrar su rechazo a las violencias machistas.

Por otro lado, otro de los motivos que nos lleva a realizar esta marcha, es que queremos ocupar un espacio históricamente negado a nosotras/es, la calle; en concreto, la noche se vive aún como un momento claramente peligroso hacia nuestros cuerpos e integridades y por eso, nos queremos visibilizar en aquellos lugares que aún no son seguros para nosotras; y lo queremos hacer juntas, plantado cara a todos los miedos que nos han inculcado desde tiempos inmeroriales para mostrar que no vamos a aguantar más los acosos callejeros, las violaciones y piropos que se vierten hacia nosotras. Son espacios a reivindicar simplemente porque queremos ser libres, queremos movernos sin miedos ni restricciones; queremos destruir ese territorio hostil que son las calles por la noche y convertirlo en una espacio donde las violencias machistas no tengan cabida.
Habrí­a mucho más que añadir y completar en este breve comunicado, por ello animamos a todas aquellas personas que aún tengan dudas a revisar bibliografí­a feminista, a documentarse del por qué de estas iniciativas y a seguir reflexionando, en vez de oponerse a estos actos sin una revisión previa de los postulados ideológicos que las sustentas.

8 Comentarios para “El por qué de las acciones no mixtas. Marcha nocturna 24N”

  1. Luis

    Feminacis con antorchas gritando sobre poner la boca de hombres en el bordillo.
    Se os va la cabeza.

  2. Jolie-mujer-con-pene-pero-muy-orgullosa

    Y las mujeres con pene no tienen cabida en vuestra manifestacion? Una mujer con pene debe vestirse con una mujer cis para ser admitida en esta manifestacion? Desde luego que esto es una muestra mas de la dictadura del heteropatriarcado. STOP AL FASCISMO PATRIARCAL !!!!!!!!

  3. Anónimo

    Hola, en el cartel de la convocatoria decí­a claramente que la iniciativa estaba abierta a personas trans, como de hecho así­ fue.

  4. Morx

    Toda esta mierda excluyente significa dejar la igualdad en manos de la derecha.

  5. Piaf.

    Creo que entiendo el porqué de las marchas no mixtas, pero me surgen algunas dudas. Las mujeres debéis ser las protagonistas de las marchas y el movimiento feminista, pero leyendo tu texto das a entender que un hombre no puede ser feminista si no aliado. ¿Es eso lo que pretendes transmitir? ¿Cómo es posible que los hombres combatan el machismo de la sociedad si no se les permite ser feministas? ¿No crees que marcar esa frontera en las calles imposibilita la empatí­a y el entendimiento de la importancia con la lucha feminista? ¿No crees que serí­a más valiente ponerse frente a esos hombres machistas y dialogar con ellos en lugar de admitir el problema y buscar un lugar público en el que cerrarse para protegerse? ¿No crees que esto es asumir vuestros miedos y puede dar a entender la imposibilidad de afrontarlos? ¿Crees que puede ser contraproducente? ¿No crees que serí­a más interesante un debate en el que las mujeres y hombres (siempre liderad@s por ellas) buscarán a las personas machistas para hacer entender el papel privilegiado que tiene la figura masculina en la sociedad? ¿Creéis realmente que marchando en grupos no mixtos apeláis a la reflexión de los hombres? ¿Cómo es posible que un hombre entienda a una mujer si no empaliza con el sufrimiento que conlleva el machismo porque no se le permite ser miembro y partí­ce del movimiento?
    Como persona homosexual, me siento orgullosa de todo hombre o mujer heterosexual que quiera o desee hacerse partí­cipe y activista del movimiento homosexual. Este es el paso último de toda lucha: acoger a todas las personas con la capacidad suficiente de empatizar para unirse a un movimiento que crece y suma con cada nuevo miembr@. Sé que en un primer momento se busca el apoyo de los que han sufrido el mismo maltrato que tú, pero una vez superado esta situación y reafirmado en tu propia identidad, ¿no crees que es más inteligente recibir con los brazos abiertos a cualquier persona a sumarse a tu voz? ¿No crees que es más poderoso el hecho de sumar voces? ¿No crees que se nos oye más de esta manera? ¿No crees que así­ aceptas que vives en una sociedad diversa y que inevitablemente en tu dí­a a dí­a vas a tener qué interactuar con todo tipo de personas? Yo no quiero vivir en un mundo solo rodeado de homosexuales, amo la diversidad y sé que voy a tener que convivir con ella en las calles. Por eso, quiero que todos los heterosexuales que lo deseen se hagan activistas de mi movimiento, para no volver a sentir miedo cuando vaya de la mano con otra persona de mi mismo sexo por la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.