Publicado por DV & archivado en Burgos, Gamonal.

Cada año cuarenta días después de Navidad, se celebra la festividad de las Candelas o Virgen de la Candelaria. Es una festividad con especial devoción Gamonal que festeja en estas fechas sus fiestas patronales.

Hoy ha llegado a mis manos un programa de dichas fiestas

Al revisar dicho programa he podido ver que el responsable de la organización de dichas fiestas es el consejo de barrio de Gamonal. Hasta aquí todo parece normal pero vamos a buscar más en ese programa de fiestas…

Hace cinco años el Consejo de barrio de Gamonal se disolvió tras haber criminalizado a sus vecinos en la revuelta de Gamonal de 2014. Fue sorprendente ver como el consejo de barrio criminalizaba a los vecinos y vecinas que se reunían en asamblea para tratar de parar (cosa que consiguieron) la construcción de un Bulevar y a aquellas que por estas mismas fechas decidieran abrir para todas el antigua aula de cultura Caja de Burgos, hoy llamado Centro Social Recuperado de Gamonal.

Os estaréis preguntado a qué vienen estos datos históricos que asiduos a esta página ya conocíais.

Pues bien la cuestión es la siguiente:

Esa gente que fue criminalizada y categorizada de “violentos” lleva casi un año haciendo una campaña contra la nueva lacra del barrio (y de toda la ciudad), las salas de apuestas. Las salas del juego suponen un negocio para unas pocas empresas que se lucran gracias a la adicción de las personas. El Centro Social Recuperado de Gamonal ha repartido más de 6000 trípticos informando de esta lacra a los vecinos, a su vez se han puesto mesas en diferentes plazas del barrio y se han dado charlas donde se ha expuesto la problemática que esto conlleva.

Por su contra, ese consejo de barrio tan digno ahora ni corto ni perezoso tiene el coraje de anunciar dentro del programa de fiestas de las Candelas a esta lacra a los salones de apuestas. ¿No hay una clara contradicción? ¿Cómo es posible que un consejo de barrio tan preocupado por su sociedad ahora se postre a los pies de semejantes patrocinadores?

 

Pero no todo queda ahí, entre los firmantes de este libro de festejos esta también el ayuntamiento. Ese ayuntamiento que sumándose al carro de la reciente conciencia ciudadana dice estar en contra de las salas de juego pero que permite que los autobuses de la ciudad publiciten esa misma sala de juego.

 

Flaco favor hacen al barrio y a la sociedad tanto el consejo de barrio como el ayuntamiento cuando usan estos patrocinios a la vista de todos y los tratan como si de un negocio cualquiera fuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.