Publicado por DV & archivado en Burgos, Zaragalla.

camara-vigilanciaDesde el CSA Zaragalla se han programado unas jornadas de reflexión en torno al control social que se desarrollarán durante el fin de semana del 27 al 29 de enero. La iniciativa, en las que se incluyen charlas-debate y presentaciones de libros, tendrá lugar en Zaragalla Paseo Pisones 19 bajo.

VIERNES 27 de enero
19.00 Horas: Charla-debate: El endurecimiento del código penal
21.30: Cenador

SíBADO 28 de enero

19.00 Horas: Charla-debate: Penas-multa y multas administrativas. Cómo afrontarlas
21.30 Horas: Pincho-poteo.

DOMINGO 30 de enero
17.00 Horas: Charla-debate: Bienvenidos a la máquina
19.30 Horas: Presentación del libro de Ivan illich “La sociedad desescoralizada” a cargo de Pedro Garcí­a Olivo.

control social zaragalla

2 Comentarios para “Jornadas sobre control social en Zaragalla”

  1. midat

    Aupa zaragalla por como se lo esta currando en el poco tiempo que llevan, con charlas debates, cenadores, talleres, todo autogestionado y temas muy interesantes, como el de estas jornadas, seguid asi aunque el camino sea muy duro a los que estamos abajo no nos queda mas remedio que la reflexion y la lucha.

  2. MB

    A menos que la sociedad se inmole en una catástrofe nuclear, nos espera una era marcada por una novedad de tal impacto que puede constituir la transformación más radical vivida por la humanidad desde la revolución industrial, o mejor dicho, tal vez desde cuando nuestros antepasados iniciaron la agricultura, milenios de años atrás.

    Es cierto: no estoy exagerando la dimensión y la importancia de este cambio, más bien lo estoy subvalorando. Ya estamos experimentando los primeros efectos, con el descubrimiento de los secretos” de la materia (nuclear) y de los secretos” de la vida (ingenierí­a genética), de consecuencias incalculables, bombas de hidrógeno, y de neutrones, misiles inteligentes” que pueden ser conducidos en la espalda y lanzados por un solo hombre, y en fin, estaciones espaciales, vehí­culos aéreos que vuelan a velocidades muy superiores a la del sonido, submarinos dotados de armas nucleares que pueden permancer sumergidos por perí­odos de tiempo casi ilimitados, y un armamento terrestre de armas automáticas, medios acorazados polivalentes, potente artillerí­a, mortales toxinas biológicas y quí­micas, centros de mando superelectronizados, y, aún más, técnicas avanzadí­simas de vigilancia desde los satélites que pueden fotografiar a un individuo desde centenares de kilómetros por encima de él, hasta los micrófonos direccionales que pueden captar una conversación a metros de distancia a través de una ventana cerrada… Todos estos medios de control y de destrucción son tan sólo los heraldos de una técnica que será considerada primitiva dentro de una o dos generaciones. Son asimismo la prueba de que el orden social existente carece incluso de los más mí­nimos rudimentos necesarios en cuanto a sensibilidad moral para hacer frente a cualquier gran descubrimiento en el campo cientí­fico y técnico.

    Se puede afirmar, con una seguridad confirmada por una mole de pruebas realizadas, que el capitalismo, inevitablemente, por su propia naturaleza, utilizará cada progreso” técnico con objetivos autoritarios y destructivos. Y cuando digo destructivos, no me refiero sólo al destino de la humanidad, sino también a ese mundo natural del cual dependen para su sobrevivencia todas las especies en su conjunto: no existe ninguna diferencia sustancial, en este sentido, tanto si se habla de bombas o de antibióticos, de gas nervioso o de sustancias quí­micas para la agricultura, de radar o de comunicaciones telefónicas. Las ventajas que la humanidad puede espigar del progreso técnico son tan sólo migajas caí­das de un orgiástico banquete de destrucción que en este solo siglo ha sacrificado más ví­ctimas que en cualquier otro perí­odo histórico. La tan alabada sensibilidad hacia los valores de la vida humana, de la libertad individual, de la integridad personal es irrisoria ante el recuerdo de Auschwitz o Hiroshima. Ningún sistema social ha ofendido todo elevado concepto de civilización más brutalmente que el nuestro, que tan devotamente habla de libertad, de igualdad y de felicidad: palabras que son hoy sólo un camuflaje para la tradicional fe” en el progreso” y en el continuo ascenso de la civilización”.

    Lo que más me preocupa en este asunto no son los cambios técnicos que abiertamente amenazan nuestra sobrevivencia y la del planeta. Lo que me preocupa profundamente son las singulares condiciones a las cuales podremos sobrevivir” tras nuestra capacidad de destruir a nuestra propia especie. Me refiero a las nuevas aplicaciones de los descubrimientos cientí­ficos y técnicos en el campo de la industria y de la información que pueden determinar mutaciones radicales en las relaciones sociales y en la estructura del carácter, mutaciones capaces de minar nuestra voluntad de resistencia a la dominación. Atención: ya hemos sido cambiados, social y psicológicamente, desde fines del segundo conflicto mundial, durante el cual la ciencia fue aplicada sistemáticamente a la guerra, a la industria y al control social en una medida sin precedentes en la historia. He destacado el término sistemáticamente” con toda intención. La tecnologí­a militar en la primera guerra mundial, en cuanto a mortandad, era todaví­a primitiva, no sólo en su potencia homicida (la guerra de trincheras era por lo menos limitada geográficamente y dejaba gran parte de la población civil al margen de portar armas), sino tambien por su carácter ad hoc. El desarrollo de los armamentos dependí­a de ocasionales inventivas, no de elaborados programas de aplicación de los principios fí­sicos y del know how (saber cómo) ingenieril al arte de la destrucción de masas.

    Por su parte, la segunda guerra mundial cambió radicalmente ese modo simple de usar la ciencia a fines militares. E1 proyecto Manhattan”, que produjo la primera bomba atómica, consistió en la movilización masiva y conscientemente planificada de los mejores cerebros fí­sicos y matemáticos disponibles, para producir una sola arma: algo similar a la movilización de masas de la población total para sostener el esfuerzo bélico”. Los cientí­ficos participaron también en decisiones militares importantí­simas como cuando J. Robert Oppenheimer, que era el jefe del Proyecto”, le dio al ministro norteamericano de la guerra los datos decisivos para el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Hoy, este uso de la ciencia y de la ingenierí­a para el desarrollo de los arrnarnentos no está vinculado por el mismo escrúpulo de moralidad e integridad cientí­fica. Si sobreviviéramos” a la ilimitada potencia de la ciencia en términos de destrucción en masa, no hay nada que pueda impedir a los Estados y a sus ejércitos el invadir el espacio con los más letales sistemas de aniquilación humana y de invadir las mentes con técnica informática y métodos de condicionamiento que hacen palidecer cualquier cosa que se pueda leer en el 1984 de Orwell.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.