Publicado por DV & archivado en Economí­a, Gentes, Humor.

El Alcalde de Burgos, los polí­ticos que calientan las sillas del parlamento, el Presidente… todos están a favor de la equiparación salarial.

A estas alturas los que reclaman la equiparación lo dan por hecho y parece que entrará en los próximos presupuestos generales

 

La equiparación salarial es una protesta que se ha cocinado en “sindicatos” de policí­a o también llamados eufemí­sticamente “fuerzas del orden”. Consiste en que sus homólogos en otros paí­ses sitios cobran más que ellos. Pero no lo saques del tiesto, que no estamos hablando del gendarme francés o del policí­a portugués, la cosa se queda en un corral más pequeño y es que si el munipa de Zarzalejo del Camino Seco se mete 3000€ al mes libres de impuestos pues el guripa de Sansadornil de Lozoya que sólo cobra 1500€, evidentemente, tiene envidia y se siente menos realizado.

 

Esta protesta viene de lejos y el término equiparación salarial en el contexto policial lleva acuñado algo más de cuatro años junto a sus respectivas protestas y manifestaciones. Pese a esto ningún polí­tico le habí­a dado importancia, ni habí­a transcendido en discursos o en medios de comunicación. Pero el último movimiento de esos “sindicatos” fue letal, en pleno proces interruptus y cuando todos los medios de comunicación miraban a Cataluña con lupa escudriñando cualquier chorrada para hacerla noticia los “sindicatos” decidieron convocar una manifestación en lo más céntrico de la capital catalana desplegando, claro está, todo tipo de simbologí­a patria mientras se coreaba lemas tan profundos como el famoso “más viruta para la estupa”. Ponerse delante de la pancarta y solidarizarse tení­a y tiene un rédito electoral muy importante así­ que la manifestación atrajo a polí­ticos de una amplia gama de hedores colores y se plasmo en discursos e intenciones.

 

 

El mojón electoralista ha sido tan grande que ha llegado también a nuestra ciudad y el mismí­simo Alcalde, probablemente sin recapacitarlo y presuntamente movido por un ansia electoral propia de los de su clase también se ha posicionado a favor de esta demanda transformada en realidad. Las declaraciones no han sentado nada bien a los munipas burgaleses que le han recordado que empiece por ellos, que ellos también cobran poquito. Y ya que ahora el madero y el guripa van a cobran lo mismo que el zipayo, pues el boqueras de Alcalá Meco no va a ser menos dado que el también depende del Ministerio de Interior y si me apuras serí­a algo lógico que el milico de Ceuta también quiera cobrar lo mismo, no es tan sencillo distinguir a un guripa de un milico… Otro tipo de parasindicatos ya andan calentando motores.

Tiene gracia y recochineo que estos parasindicatos encargados de velar y proteger un orden que para nada equipara salarios ni tan siquiera trata por igual a las personas estén reclamando sueldos dignos e igualitarios. Tiene gracia que mientras el munipa o el madero cobran lo mismo, el paleta o el currela ni van a cobrar ni se van a jubilar con lo mismo. Tiene gracia que mientras a un jubilado con la pensión mí­nima el estado le subirá 1,5€ al guripa le subirán 700€ al mes. Tiene mucha gracia que mientras determinados polí­ticos movidos por el interés despliegan una pancarta y una partida en igualar el sueldo de las “fuerzas del orden” en la trastienda negocian unos presupuestos generales con partidos de marcado corte soberanista que llevan toda la historia de la democracia haciendo bisagra. Tiene mucha gracia, ¿O es que tú no se la ves?.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.