Publicado por DV & archivado en Lucha.

Si no has oído hablar nunca de la Generación Tapón, es un concepto muy sencillo.

Se explica con muy pocas palabras: Generalizando, en nuestra sociedad hay una generación que copa “todo lo bueno” y relega al resto de generaciones a peores destinos.

Partiendo de la base de que generalizar no es bueno y pese a que correré ese riesgo, no tomes este texto como una verdad universal ya que somos muy heterogéneos. No obstante…

Posiblemente la Generación Tapón (a partir de ahora Generación T) haya nacido entre 1945 y 1965 aproximadamente. Esta generación ocupa las grandes poltronas de los partidos, los dirigentes de las empresas, los mejores puestos de funcionario, los que amasan fortunas o los obreros que más cobran… Nuestra sociedad es por y para ellos y si conoces excepciones es que seguramente estés confirmando la regla. Ha sido una generación intocable incluso cuando se habla de derechos laborales, en numerosas fábricas de Burgos se bajaban los salarios de otras generaciones mientras los de la T aumentaban, hoy algunos de estos “obreros” se jubilan o se han jubilado cobrando las máximas prestaciones mientras que a muchos de sus compañeros nacidos en el 90 mucho mejor preparados que ellos les encantaría ser “mileuristas”. La generación T ha calado en todos los extractos y organizaciones políticas, sindicales y económicas… Si quieres un ejemplo estas son las fechas de nacimiento del actual gobierno: 1973, 1960, 1968, 1970, 1967, 1956, 1971, 1957, 1950, 1965, 1961, 1955, 1971, 1955. Algunos miembros del gobierno rozan la friolera de 67 años y los mas jóvenes los 46 años. Al calor de esta generación han surgido grandes contradicciones como la de conseguir para sus hijos uno de los mejores sistemas educativos que hemos tenido pero sin embargo les ha dejado sin casa o hipotecados de por vida; Un panorama laboral desolador y con la esperanza de una escalera social que jamás existió.

Este problema social ha sido en gran medida uno de los detonantes que ha llevado a que por primera vez en muchos años el bipartidismo español este a punto de desmoronarse fruto de la división de dos grandes grupos sociales: los integrantes de la Generación T y los oprimidos por la Generación T, representados por los viejos y nuevos partidos respectivamente. Una brecha generacional que ha calado muy hondo en el sucio juego de la política parlamentaría.

Pero no todo es malo en la Generación T, esta Generación ha sido muy luchadora, protagonista de muchos avances sociales, solidaria y cooperativa. Las generaciones posteriores, sin embargo, han crecido acomodadas, pasotas, han vivido bajo la premisa de entender a sus compañeros como sus rivales y son generaciones mucho más consumistas.

Hoy la Generación T está a punto de jubilarse completamente y pese que la Generación T jamás se ha traicionado a ella misma las cosas van a cambiar. A estas alturas a nadie con dos dedos de frente le sorprenderá que la deuda del Estado Español es astronómica y que estos años ha estado creciendo indiscriminadamente mientras se trataba de evitar recortar las intocables pensiones, ya que eran el granero de grandes partidos. Pero era tal la necesidad de dinero que el sangrante Pacto de Toledo dejo que los mangantes que actualmente regentan La Moncloa arramplasen con los ahorros de la seguridad social para pensiones. Ahora mismo el sistema de pensiones está en un callejón sin salida y el recorte a las pensiones hace tiempo que se diseñó y hace tiempo que está en funcionamiento…

 

Manifestación en protesta por la bajada de las pensiones protagonizado por dos míticas organizaciones sindicales de la Generación T.

 

Las viejas estructuras sociales de la generación T están en pié de guerra pero no tienen un relevo generacional, los oprimidos por la generación T son capaces de empatizar con sus progenitores pero no con un grupo de abuelos que seguramente consideren que viven mejor que ellos y probablemente no se equivoquen. Los recortes han llegado a la Generación T pero la generación privilegiada está sola reclamando por sus ahorros y su prestación mientras los “mileuristas” y “proyectos de mileuristas” observan impávidos mientras se preguntan, “¿Porqué que cojones protestan?”.

Pero el hueco que deja la Generación T será nuevamente asimilado por otra generación, tal vez mientras la Generación T poco a poco abandona sus puestos la siguiente generación, más preparada pero mucho más predadora reemplace a sus antecesores con mucha menos dignidad de clase, solidaridad y siendo unos acomodados mientras condena a esta sociedad a vivir en una desigualdad generacional y a repetir el error continuamente generación tras generación.

Es hora de acabar con todas las viejas estructuras que nos separan, partidos, sindicatos, empresas… Es hora de juntarnos contra lo que durante años ha sido una sangría intergeneracional más o menos tolerada por unos o por otros, estamos a tiempo de reorganizar un nuevo frente común.

Un Comentario para “La Generación Tapón”

  1. Xnaicilim

    ..Y menos mal que no nos dicen encima que a los jóvenes nos tiene que reclutar el Estado español como soldadxs para susputas guerras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.