Publicado por DV & archivado en Burgos, Lucha.

Como ya apuntábamos desde este diario hace más de un año, la gasolinera proyectada sobre una parcela del S3 se está construyendo apresuradamente en estos meses estivales. Fue en mayo de 2017, cuando el vecindario se levantó con las obras para preparar el terreno, llevándose por delante tramos del carril bici y un jardín cercano a las viviendas. Las movilizaciones en contra no se hicieron esperar pero por lo que hemos vistos estos días, los intereses económicos son más importantes que el buen vivir de las gentes de ese barrio.

Como ya parece costumbre en esta ciudad, cada vez que hay una obra que muchas vecinas y vecinos no quieren, se aprovecha el veranito para hacerlas a toda velocidad. Uno de los casos más recordados fue el de la construcción del Parking de Eladio Perlado: en la noche del 18 de agosto de hace ya 13 años, empezaron con unas obras que las vecinas de Gamonal no querían y que debido a la resistencia y valentía de éstas, fueron paralizadas.

Ahora le toca el turno a esta polémica gasolinera; muchos opinan que no es necesaria y que prefieren tener árboles y parques frente a sus casas. Junto con esta gasolinera, en esa misma avenida  Príncipe de Asturias y a menos de 200 metros, se halla la de Fundación Aida y si avanzamos un poco más nos encontramos con dos más en el Centro Comercial de Carrefour; en total cuatro en menos de un kilómetro  y medio. ¿Son necesarias tantas gasolineras en tan poca distancia?

Desde las ventanas de las viviendas que dan directamente a la obra, se puede observar numerosos carteles en contra de esta construcción con lemas como “GASOLINERA NO, ZONAS VERDES SI”. Y es que el vecindario, desde que se enteró a mediados del año pasado, se ha movilizado presentando alegaciones al Ayuntamiento contra la licencia ambiental, pero a pesar de ello, actualmente la empresa Trifón 95 tiene concedida tal licencia así como la de obras.

En una zona de nueva construcción, donde apenas hay recursos dotacionales, el Ayuntamiento concede licencias para ejecutar esta obra que a claras luces no quieren las vecinas. Es un caso más dentro de la acción política de esta ciudad, donde se prima el beneficio económico de empresas privadas en vez de poner en el centro de las decisiones, los intereses de quienes habitan en esa zona. Prueba de ello, es que ni tan siquiera hicieron una consulta previa de cómo se veía en el vecindario la construcción de un gasolinera al lado de las viviendas, y que se reunieran con los vecinos una vez ya aprobado el proyecto.

A ritmo que va la obra (trabajan hasta en días festivos) es de esperar que en poco tiempo sea una triste realidad a menos que haya una fuerte movilización que lo impida.

 

3 Comentarios para “Las obras que nadie quiere son para el verano: gasolinera del S3”

  1. Anónimo

    Cuando el de la Fundación Aída no quería esa gasolinera, había protestas y ahora que parece que la va llevar él,no pasa nada.
    Muchos hilos parece mover ese,de esa fundación,donde además no hace más que aprovecharse al máximo de personas discapacitadas,con ritmos y horarios inhumanos

  2. Anónimo

    Pues sí ,el gerente de Fundación Aída,qué como otras muchas de estas “fundaciones” viven de subvenciones,y de explotar salvaje mente a trabajadores discapacitados,es un buen pájaro.Fue expulsado incluso del PP,por algún trapicheo, luego se metió al conservador Partido Castellano PCAS,y ahora ya va por libre,con el único objetivo de llenar cada vez más sus bolsillos, aunque luego a veces se deja ver por bares denominados como alternativos,como para ir de guay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.