Publicado por DV & archivado en Historia, Videos.

Una de las ideas que machaconamente se ha repetido durante estas tres décadas que distan ya de aquel 23 de febrero de 1981 es que Juan Carlos I jugó un papel clave en el desbaratamiento del golpe. Sin embargo,  desde aquella histórica fecha también se han escuchado voces que plantean la posibilidad que la actitud del rey no fuese la que oficialmente se ha difundido, entre ellas la del Coronel Diego Camacho, agente de los servicios secretos españoles en la época y que plantea una visión radicalmente opuesta a la que hoy podrá escucharse en los telediarios.

3 Comentarios para “Las otras lecturas del 23-F”

  1. mendas

    Bueno, yo creo que a dí­a de hoy está bastante claro que no sólo el rey, sino muchas otras personas clave en el poder de aquel momento tení­n algún conocimiento de los planes de los golpistas. Incluso es bastante probable que el propio rey hubiese dado ciertas alas a los golpistas(en el sentido de haber hablado con Armada, y no haber mostrado su disconformidad con su teorí­a del “gobierno de unidad”). Pero de ahí­ a afirmar que estuviese implicado en el golpe, hay mucho trecho. Lo que parece casi seguro es que antes del golpe no fue lo suficientemente explí­cito en cuanto a su postura hacia él, pero una vez iniciado, fue el causante de su paralización. Eso, sin duda, hizo mejorar de una forma considerable su imagen ante la opinión pública.

  2. FinurA

    ¿Y si en realidad fue una operación de marketing de cara a un lavado de imagen de la monarquí­a?’

  3. mendas

    No hay pruebas de ello. De todas formas se trató de algo mucho más complejo.
    Detrás de la entrada de Tejero en el congreso hubo muchos intereses diferentes (parte de ellos contrapuestos en ciertos puntos), de tal manera que no se puede explicar como una simple operación de marketing.
    Eso sí­, quizás cuando el rey decidió apoyar la constitución una vez que ya Tejero se encontraba dentro, es bastante probable que estuviese pensando en las consecuencias que la decisión traerí­a para su imagen pública, claro está. Pero insisto, eso no implica que estuviese todo ello planeado de antemano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.