Publicado por DV & archivado en Burgos.

a pequeñaBasándome en el «argumento del mal de Epicuro« puedo razonar lo siguiente:

1) Los polí­ticos quieren hacer cosas buenas y no pueden.
2) Los polí­ticos pueden hacer cosas buenas y no quieren.
3) O los polí­ticos ni quieren ni pueden hacer cosas buenas.
4) O los polí­ticos quieren y pueden hacer cosas buenas.
en el caso 1, los polí­ticos son impotentes lo que contradice su capacidad para gobernarnos.
en el caso 2, los polí­ticos son malvados lo que contradice su supuesta bondad.
en el caso 3, los polí­ticos son impotentes y malvados a la vez.
en el caso 4, si los polí­ticos quieren y pueden hacer cosas buenas, ¿porque no las hacen?. en este caso los polí­ticos son incoherentes y no merece la pena fiarse de ellos.

Acerca de todo esto ¿Os acordáis de los Parques en Gamonal de Aparicio?, la gente de «a vista de cerdo«, tiene uno, dos y tres capí­tulos que recogen documentos gráficos sobre su estado calamitoso. A mi mente llega una frase que leí­ el otro dí­a en la pared: «polí­ticos estafadores (A)«.

4 Comentarios para “Los polí­ticos son malvados”

  1. ita

    Ante esto solo se me ocurre decir:
    UN POLITICO MUERTO UN POLITICO MENOS!!!!
    A la hoguera con los politicos………

  2. Alfonso

    No es ninguna chorrada. Eso, al igual que Epicuro hizo, simplemente demuestra que no hay, o bien polí­ticos omnipotentes (o que puedan hacer las cosas, si traducimos), o bien no hay polí­ticos bondadosos (o buenos, que se preocupen).
    Yo me decanto por la segunda opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.