Publicado por DV & archivado en Defensa de la tierra, Especulación, Gamonal, Huerto Comunitario de Capiscol.

La Huerta Comunitaria de Capiscol celebra hoy su noveno aniversario. Debido a las circunstancias de pandemia no han organizado ningún evento pero reproducimos el comunicado que han elaborado para la ocasión.

El 15 de mayo de 2012, con motivo del primer aniversario del 15M, comenzó la andadura de la Huerta Comunitaria. En aquellos momentos, el entusiasmo generalizado nos hizo unirnos para hacer que la política bajara a las plazas, a los barrios, a los bares y a las casas. Nos cuestionamos todo y perdimos el miedo a recuperar viviendas, tierras, solares ya que se entendía como algo justo después de tantos años de esquilmar a la clase trabajadora.

Es en este clima de emancipación social donde surge la ocupación del terreno donde actualmente se encuentra la Huerta Comunitaria. Un terreno como tantos otros, destinado a los intereses de las constructoras.

Allí, donde ocho siglos atrás se encontrara el Hospital de Peregrinos, hemos puesto en práctica la autogestión de la tierra, los cuidados y la recuperación de las maneras comunitarias de nuestros mayores; el hacer política desde lo pequeño, resolviendo las necesidades entre el vecindario, sin necesidad de instituciones ni partidos.

Durante nueve años esta ha sido nuestra apuesta: una alternativa ilusionante al sistema capitalista que todo lo individualiza y explota.

Pero esta manera de hacer se ve amenazada.

En el solar contiguo a la Huerta están construyendo unas horrendas torres de edificios que ensombrecen el paisaje. Posiblemente, luego vendrán a por la Huerta ya que han puesto un cartel de venta dentro de la misma.

No basta con tener cerca de 17.000 viviendas vacías esparcidas por toda la ciudad, el ansia de especular es insaciable sin ninguna posibilidad de decidir por parte de los vecinos cómo quieren que sean sus barrios.

Hoy, más que nunca, cobra sentido proteger espacios como la Huerta Comunitaria que nació con la intención de hacer más habitables los entornos urbanos. Apreciemos el valor inmaterial que tiene, donde habitan ya cerca de un centenar de árboles y especies naturales y no olvidemos que la Huerta Comunitaria evidencia con su existencia una gran disyuntiva a la que pronto tendremos que dar respuesta: especulación o vida.

Este noveno aniversario no lo podemos celebrar pero os invitamos a seguir aportando para que la Huerta Comunitaria siga floreciendo cada primavera: acércate los domingos y miércoles por la mañana a colaborar, participa los días que hagamos trabajos colectivos y sobre todo, ayúdanos a plantar cara a las constructoras antes de que sea demasiado tarde.

No permitamos que la Huerta Comunitaria caiga en las garras del capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.