Publicado por DV & archivado en Burgos, crónica, Gamonal.

Como suele ser habitual en estas fechas, el pasado 3 de enero un pasacalles reivindicativo recorrió las calles de Gamonal para señalar de manera clara y concisa la labor de especulación y usura que realizan las entidades bancarias, muchas de ellas además involucradas en procesos de desahucios. La iniciativa no estuvo exenta de humor ya que el pasacalles fue durante todo su trayecto acompañado por un coro de villancicos contestatarios que llevaron al barrio un mensaje de autogestión y lucha.

2013-01-03-005

Muchos son los vaticinios que apuntan que 2013 será un año especialmente complicado en lo que a la economí­a se refiere. Desgraciadamente todo parece indicar  que probablemente así­ será, pero frente a los mensajes de resignación y anestesia social que parecen prodigarse, en Gamonal han decido llamar a las cosas por su nombre señalando de forma clara y concia la usura y especulación de los bancos.

2013-01-03-006

Y para ello nada mejor que un pasacalles, más aún cuando este es acompañado por un coro de villancicos altamente subversivos en cuyas letras aparecen la podadora de la Merkel, los guardias de la porra, obreros en lucha y demás fauna de este tragicómico show de las crisis social.

Una iniciativa que despierta sonrisas y que sirve para conjurar a todos los fantasmas que ya sobre vuelan sobre este 2013 dejando una tarjeta de visita que habla por si sola: en Gamonal, y alrededores, siguen en pie de guerra.

2013-01-03-007

7 Comentarios para “Pasacalles contra la usura de la banca”

  1. SIN NOTICIAS DE ISLANDIA

    Por favor, distribuirlo a todos vuestros contactos. Que se sepa. Nosotros
    tenemos el poder, y aún más cuando nos UNIMOS

    Si alguien cree que no hay censura en la actualidad, que me diga si así­ como se ha sabido todo lo que pasa en Egipto, ¿por qué los periódicos no han dicho nada de nada sobre lo que pasa en Islandia? (buscar en español en Google «Islandia» en noticias, no sale nada de ésto):

    En Islandia, el pueblo ha hecho dimitir a un gobierno al completo, se
    nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que
    estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su mala polí­tica
    financiera y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su
    constitución.

    Y todo ello de forma pací­fica. Toda una revolución contra el poder que nos
    ha conducido hasta la crisis actual.

    He aquí­, por qué no se han dado a conocer hechos durante dos años :

    ¿Qué pasarí­a si el resto de ciudadanos europeos tomaran ejemplo?
    Esta es, brevemente, la historia de los hechos:

    2008. Se nacionaliza el principal banco del paí­s. La moneda se desploma, la
    bolsa suspende su actividad. El paí­s está en bancarrota.

    2009. Las protestas ciudadanas frente al parlamento logran que se convoquen
    elecciones anticipadas y provocan la dimisión del Primer Ministro, y de todo
    su gobierno en bloque. Continúa la pésima situación económica del paí­s.

    Mediante una ley se propone la devolución de la deuda a GB y Holanda
    mediante el pago de 3.500 millones de euros, suma que pagarán todos las
    familias islandesas mensualmente durante los próximos 15 años al 5,5% de
    interés.

    2010. La gente se vuelve a echar a la calle y solicita someter la ley a
    referéndum.

    En enero de 2010 el Presidente, se niega a ratificarla y anuncia que habrá
    consulta popular.

    En marzo se celebra el referéndum y el NO al pago de la deuda arrasa con un 93% de los votos.

    A todo esto, el gobierno ha iniciado una investigación para dirimir
    jurí­dicamente las responsabilidades de la crisis. Comienzan las detenciones
    de varios banqueros y altos ejecutivos. La Interpol dicta una orden, y todos
    los banqueros implicados, abandonan el paí­s.

    En este contexto de crisis, se elige una asamblea para redactar una nueva
    constitución que recoja las lecciones aprendidas de la crisis y que
    sustituya a la actual, una copia de la constitución danesa.

    Para ello, se recurre directamente al pueblo soberano. Se eligen 25
    ciudadanos sin filiación polí­tica de los 522 que se han presentado a las
    candidaturas, para lo cual sólo era necesario ser mayor de edad y tener el
    apoyo de 30 personas.

    La asamblea constitucional comenzará su trabajo en febrero de 2011 y
    presentará un proyecto de carta magna a partir de las recomendaciones
    consensuadas en distintas asambleas que se celebrarán por todo el paí­s.

    Deberá ser aprobada por el actual Parlamento y por el que se constituya tras las próximas elecciones legislativas.

    Esta es la breve historia de la Revolución Islandesa: dimisión de todo un
    gobierno en bloque, nacionalización de la banca, referéndum para que el
    pueblo decida sobre las decisiones económicas trascendentales, encarcelación de responsables de la crisis y reescritura de la constitución por los ciudadanos.

    ¿Se nos ha hablado de esto en los medios de comunicación europeos?

    ¿Se ha comentado en las tertulias polí­ticas radiofónicas?

    ¿Se han visto imágenes de los hechos por la TV? Claro que no.

    El pueblo islandés ha sabido dar una lección a toda Europa, plantándole cara al sistema y dando una lección de democracia al resto del mundo.

  2. Anónimo

    Qué está pasando realmente en Islandia

    Porque estoy harto de que andéis difundiendo cosas que no son verdad

    Dado que la gente sigue difundiendo la dudosa afirmación de que Islandia «le dijo a sus acreedores y al FMI que se fueran a la mierda, nacionalizó a los bancos, arrestó a los timadores, condonó las deudas y ahora está creciendo con fuerza, gracias», siento que tengo que escribir esto.

    (Este ejemplo en concreto viene de Twitter, pero es casi idéntico, palabra a palabra, a este mantra que se está repitiendo hasta la saciedad: «Islandia es una utopí­a económica»).

    Porque, por alguna razón, la gente no cree a los islandeses cuando dicen que esa no es exactamente la realidad que está viviendo la mayorí­a de los ciudadanos de su paí­s.

    1. Islandia le dijo al FMI que se fuera a freí­r espárragos, abandonó el programa del FMI, etc.

    No, no lo hizo. Echadle un vistazo a la página del FMI sobre Islandia y leed los informes (en inglés) aquí­.

    ¿Demasiado largo? Mala suerte. No afirmes que sabes qué relación hay entre Islandia y el FMI hasta que lo leas entero.

    Aunque lo miréis solo de pasada, deberí­ais daros cuenta de que Islandia no ha expulsado al FMI del paí­s, y que de hecho el FMI alaba a Islandia y a nuestro gobierno; aseguran que hemos seguido sus consejos a rajatabla. Hay más detalles ahí­, si leéis en los demás archivos encontraréis algunos hechos tan interesantes como que, en algunos casos (sobre todo en lo referente a los bancos), Islandia ha sido incluso más liberal de lo que el FMI habí­a recomendado.

    2. Islandia mandó a sus acreedores a freí­r espárragos

    Sí­ y no. Islandia no rescató a los bancos caí­dos, pero no fue por falta de intentonas. Si te lees el informe de la Comisión de Investigación Especial averiguarás que el gobierno islandés hizo todo lo que pudo para rescatar a los bancos; hasta solicitó créditos ridí­culos para cubrir sus deudas.

    Podéis leer el informe aquí­.

    Por desgracia, la mayor parte del informe (y la mayor parte de lo realmente jugoso, a mi juicio) solo está disponible en islandés. La versión islandesa completa está aquí­.

    Así­ que la realidad del asunto es que Islandia hizo todo lo que pudo para intentar salvar a los acreedores. La única razón por la que no pudimos es porque el gobierno islandés, entonces y ahora, es totalmente incompetente.

    Cosas muy tontas que los altos cargos islandeses hicieron mientras intentaban obtener apoyo internacional (todas mencionadas en el informe):

    Decir que una respuesta positiva (pero que no se comprometí­a a nada) de los rusos era en realidad un acuerdo de préstamo, con lo que conseguimos cabrear tanto a los estadounidenses como a los rusos. Resultado: Ningún préstamo de ninguno de ellos.
    No cogerle el teléfono a Alistair Darling (el ministro de finanzas del Reino Unido en aquel momento). Lo tuvieron al teléfono, esperando, tal cual, y luego le dijeron que llamase más tarde y le colgaron.
    Anunciar en directo, en televisión, que no í­bamos a ayudar a los acreedores, salvo a aquellos que tení­an depósitos, mientras a la vez estábamos negociando para conseguir capital para rescatar a dichos bancos. Luego, tener que retractarnos para intentar que la UE nos echara una mano.
    Mentirle al gobernador del Banco de Inglaterra y al presidente del Banco Central Europeo acerca de la situación real de nuestros bancos.

    Y mucho más. Todo en el informe especial. Léelo si te importa lo que ocurrió en Islandia. La versión corta de toda esta historia es que intentaron rescatar a los bancos, salvar a los acreedores, y la cagaron por completo.

    Otras cositas interesantes de este informe: Los ministros islandeses que recibieron bastante dinero «gratis», «sin compromiso» de los bancos y de los jugadores clave de la burbuja bancaria y su consiguiente colapso no son las mismas personas a las que ahora se ha condenado por fraude o tráfico de influencias. A excepción de dos personas:

    -Un jefe de departamento (tocayo mí­o), que vendió todo su stock al poco de asistir a una reunión acerca del estado de los bancos, ha sido condenado por tráfico de influencias (Baldur Sakfelldur). La única razón por la que se le ha imputado es porque fue demasiado idiota como para borrar las huellas del delito.
    -Y Lárus Welding, quien algunos consideraban una pieza clave y a quien se menciona varias veces en el informe, fue condenado ayer y pasará seis meses en la cárcel, además de tres meses de libertad condicional. Se queda con todo el dinero y va a recurrir la sentencia. Teniendo en cuenta las inclinaciones polí­ticas del Tribunal Supremo, su condena no es del todo segura. La condena que recibió en los tribunales inferiores ya es muy inferior de lo que pedí­a la fiscalí­a, así­ que la cosa no pinta bien. (Aquí­ os dejo un enlace más reciente sobre su condena. Siempre podéis intentar traducirlo en Google Translate y asentir con la cabeza escuchando el ví­deo, haciendo como que lo entendéis).

    En cuanto al primer ministro, se le declaró culpable por negligencia, pero no recibió ningún tipo de condena por ello. Nada de cárcel, ni multa, nada. Dirí­a que es un cabeza de turco si no fuera porque escapó completamente ileso. Aquí­ tenéis un enlace de The Guardian: Iceland ex-PM Geir Haarde cleared of bank negligence. En principio este artí­culo de The Guardian se titulaba Iceland ex-PM Geir Haarde found guilty of banking crash failure (Declaran culpable al exprimer ministro de Islandia, Geir Haarde, por su fracaso frente a la caí­da de los bancos), que fue el titular que se compartió en Twitter, aunque era, de hecho, totalmente lo opuesto a la realidad. (Otro enlace aquí­: Former Icelandic Prime Minister Geir H. Haarde found not guilty).

    En cuanto a los demás condenados a dí­a de hoy, son a la burbuja bancaria islandesa lo que Bernie Madoff es para Goldman Sachs: timadores que se aprovecharon de la situación pero que no fueron piezas clave ni en la burbuja ni en su explosión.

    Es un poco como arrestar a un teniente nazi mientras Hitler y Goebbels todaví­a andan por ahí­. ¿Qué queréis que diga? ¿Bien hecho? ¿Realmente no es gente importante pero supongo que es un comienzo? ¿Debo darles una palmadita en la cabeza y decir «ya tendréis mejor suerte la próxima vez»?

    Pollas a eso*

    (Todo esto hace referencia también al punto 3: Islandia arrestó a los timadores, lo que deja en evidencia que esta afirmación simplemente no es verdad. Islandia arrestó a algunos timadores: los peones, los don nadies, los lacayos).

    4. Islandia nacionalizó a los bancos

    Esto sí­ es verdad. Pero resulta que luego los privatizó de nuevo, en un tiempo récord. Dos de los tres mayores bancos colapsados de Islandia ahora están en manos de los acreedores. («Pero yo pensaba que Islandia jodió a sus acreedores…» ¡Ja! Ya, qué gracioso, ¿verdad?). El tercero de esos bancos, Landsbanki, todaví­a está en manos del Estado, pero es solo por todos los casos jurí­dicos relacionados con Icesave (luego hablamos más sobre ese tema).

    Muchos de los acreedores vendieron sus participaciones a fondos de cobertura y cosas así­. De nuevo, usa Google Translate con ese artí­culo si te interesan los hechos.

    Así­ que Islandia no solo volvió a privatizar su sistema bancario, sino que lo vendimos fuera del paí­s.

    5. Islandia perdonó deudas

    La respuesta a esta afirmación es sí­, pero no realmente. La mejor forma de entender lo que ocurrió aquí­ es esforzarse por no ser un idiota sin idea de números que se niega a acudir a las fuentes originales. Ya lo sé. Es difí­cil. Pero inténtalo. Hará feliz a tu madre.

    Se han condonado muchas deudas aquí­, sí­. Por ejemplo, al 1% más rico de la población se le ha perdonado casi toda su deuda. ¿No es un detalle por parte de los bancos?

    Para el resto de nosotros, la cosa se complica bastante más. La deuda de los hogares islandeses tiene dos formas:

    A) Préstamos en divisas.
    B) Préstamos vinculados al IPC.

    Los préstamos del tipo A se doblaron, o más, durante el colapso. Aquellos que debí­an un millón acabaron debiendo dos millones, etc. Ha habido cierta condonación aparente para este tipo de préstamos porque eran, de forma flagrante, ilegales.

    La rutina ha tomado la siguiente forma, de lo más idiota: Una Islandia en bancarrota lleva a un banco a juicio porque el préstamo es ilegal (2011) (2012). La justicia obliga al banco a rebajar el préstamo. El gobierno insiste en que la decisión del juez no sienta un precedente, y fija una ley que limita hasta qué punto puede perdonarse la deuda. Un ejemplo. Entonces, un islandés casi en bancarrota lleva al banco a los tribunales porque su préstamo era ilegal, y por tanto la legislación relacionada impuesta por el gobierno, que hemos mencionado, es ilegal, con lo que gana el caso. (Otro ejemplo). Y así­ una y otra vez. El gobierno islandés ha combatido la condonación de deuda de todas las formas posibles, con todos sus recursos y herramientas. Han sido, en todos los sentidos, compinches del sistema bancario.

    Los préstamos de tipo B son un poco más complicados y requieren de una explicación más larga. Normalmente, cuando un préstamo está vinculado al IPC (algo bastante raro de por sí­ en otros paí­ses), sus pagos aumentan acorde a la inflación.

    Pero el sistema islandés es diferente. Si pides prestado 100 000 coronas islandesas y pasa un año con una inflación del 10% (algo no del todo inusual en nuestra era post-colapso económico, en la que la inflación ha estado entre un 4% y un 20%), eso significa que al final del año esos 100 000 se convierten en 110 000, aunque ya hayas estado pagando interés. Esto se traduce en que si tu hipoteca es de tipo B, nunca conseguirás pagarla, porque en toda su historia la moneda islandesa no ha tenido jamás una inflación baja.

    La corona islandesa apareció allá por 1922, en paridad con la corona danesa, y desde entonces ha perdido un 95,95% de su valor. La inflación es una caracterí­stica endémica y permanente de Islandia.

    La mayor parte de los préstamos en Islandia son de tipo B, vinculados al IPC.

    Hubo un programa de condonación de duda llamado «la regla del 110%» que rebajaba cualquier hipoteca que estuviera por encima del 110% del valor de la propiedad al 110% del valor de la propiedad. Aquellos que estaban ahogados seguí­an ahogados, esta regla no los ayudaba mucho, ya que al cabo de unos meses volví­an a la misma situación en la que estaban al empezar.

    En total, la condonación de deuda para los hogares islandeses suma unos 196.3 billones (de los anglosajones, es decir, miles de millones) de coronas islandesas, mientras que los préstamos de este tipo han crecido en 360 billones de coronas desde septiembre de 2008, debido a la vinculación entre estos préstamos y el IPC. (Fuente).

    En resumen, los hogares islandeses están ahora peor de lo que estaban, no mejor, y estos programas de condonación de deuda eran poco más que manipulación polí­tica destinada a conseguir votos, nada que ver con una amnistí­a en condiciones como pedí­a el movimiento Occupy. (Más enlaces sobre préstamos islandeses: 1 y 2).

    Lo más gracioso del sistema de préstamo islandés es que solo los idiotas pedí­an préstamos ligados a monedas extranjeras. Cualquiera con una mí­nima educación económica que se sentara a hacer números verí­a que los préstamos con moneda extranjera serí­an un riesgo estúpido, así­ que toda la gente sensata, la gente que no ha recibido apenas condonación de deuda, pidió préstamos ligados al IPC. Los idiotas y los irresponsables pidieron préstamos asociados con monedas extranjeras y ahora se les recompensa con una parte desproporcionadamente grande de la muy escasa condonación de deuda.

    Una y otra vez, se castiga a los sensatos y a los fiscalmente responsables en Islandia.

    6. Islandia ahora disfruta de un gran crecimiento

    A no ser que seas del tipo de persona que mira a un niño con leucemia y dice «mira al pequeño y calvito Charlie, mira con qué fuerza está creciendo», entonces tengo que decir que no. Sobrevivir no es crecer con fuerza.

    La inflación de 2012 es aproximadamente de un 4%, para 2011 fue de 5%. Se estima que creceremos un 2,7% en 2012, el crecimiento en 2011 fue de un 2,6%. (Fuentes, 1 y 2). Para los que no entendáis de números, estas cifras nos indican que la economí­a islandesa no está avanzando. Este no es un crecimiento fuerte ni sano. Esto es mera supervivencia, no morirse (apenas). Sobre todo cuando ves los números que aparecen aquí­ y aquí­, que nos demuestran que la mayor parte del crecimiento proviene de una burbuja inmobiliaria que se está hinchando en Islandia. Las empresas no se están recuperando (más enlaces al respecto aquí­ y aquí­). Tened en cuenta también que este crecimiento lo estamos midiendo en coronas islandeses, que tienen un valor del 20-50% de lo que valí­an en 2008, lo que a su vez implica que estos pequeñí­simos í­ndices de crecimiento no son más que errores de redondeo en el colapso islandés, por lo menos desde el punto de vista de monedas extranjeras.

    7. Icesave

    Esta es la raí­z de todas estas chorradas. La versión corta de la historia es que Landsbanki, que estaba a cargo del timador convicto Bjí¶rgólfur Guí°mundsson (lo cual ya de por sí­ tendrí­a que haberos servido de advertencia), creó un plan de cuentas de ahorro de lo más sospechoso, que prometí­a beneficios poco realistas en el Reino Unido, Holanda y otros paí­ses; le sacó dinero a un montón de idiotas avariciosos, se declaró en bancarrota y el dinero fue a parar a Dios sabe dónde.

    Podéis leer un resumen más o menos decente acerca del tema Icesave en wikipedia.

    Por cierto, a Bjí¶rgólfur y su hijo no los han condenado, a pesar de ser piezas clave en la burbuja bancaria y su colapso posterior.

    El Reino Unido y otros gobiernos procedieron al pago de todos los depósitos con prontitud, sin limitarse al mí­nimo garantizado por la ley, y entonces se dieron la vuelta y le exigieron a Islandia que les devolviera el dinero, con intereses desorbitados.

    Islandia dijo que sí­. El gobierno islandés dijo que sí­, pero añadió un par de cláusulas de lo más razonables, en relación a los tipos de interés y las formas de pago y tal, y le mandó el acuerdo de vuelta a los británicos y a los demás.

    Los británicos dijeron que no. O nos pagáis todo, con tipos de interés ridí­culos incluidos, u os vais a enterar.

    Así­ que Islandia dijo que sí­, de nuevo. El gobierno y el parlamento aceptaron estos términos surrealistas, a pesar de grandes protestas por parte de la ciudadaní­a islandesa. El presidente se negó a firmar el acuerdo, y obligó a que se celebrara un referendo. Los islandeses rechazaron el acuerdo, por aplastante mayorí­a.

    Y así­ siguió la cosa durante un tiempo, y con cada nueva propuesta los islandeses se negaban a pagar. Al final los británicos y el resto se rindieron, y ahora están llevando a juicio al gobierno islandés en varios tribunales distintos para intentar conseguir sus famosos intereses.

    Algunas notas al respecto:

    El gobierno islandés siempre ha aceptado la demanda de los holandeses, británicos y etc. Está de acuerdo con que los islandeses tenemos que pagar.
    Los votantes no están de acuerdo, y solo tienen la oportunidad de opinar en este sentido porque el presidente está empeñado en que todo el mundo olvide que es un compinche de los bancos, y que colaboró con ellos hasta el colapso.
    Icesave se está pagando, pese a lo que digan los votantes. Lo que se está discutiendo no es más que el nivel de los tipos de interés (Bretar fá greitt). Iceland no se ha negado a pagar Icesave, de hecho la mayor parte de la cantidad ya se ha pagado, y el gobierno pretende pagar el resto. Tanta discusión y referendo no ha sido más que para ver si pagábamos intereses abusivos o no.

    Y hay más…

    Podrí­a seguir hablando sobre como el querer cubrir la deuda de los hogares de los islandeses se está comiendo una parte cada vez mayor del presupuesto de cada ciudadano, de como han bajado nuestros ingresos, de como los recortes del gobierno han afectado a la calidad de nuestros servicios, tanto en el caso del sistema sanitario como en la educación. Podrí­a hablaros de como el gobierno islandés se ha tragado por completo el mito ese de la austeridad. Podrí­a hablaros de como se ha desmantelado nuestro estado de bienestar… de como los mayores se están muriendo de hambre o de como no se está ayudando a los pobres. Podrí­a hablar de la fuga de cerebros, de la huida de los especialistas de nuestro paí­s. Podrí­a hablar de como ha disminuido la selección de productos en nuestras tiendas de alimentación. Podrí­a hablar de la crisis polí­tica, por la que ningún partido polí­tico se atreve a hacerle frente a los bancos. Podrí­a hablar de como los bancos se expanden de nuevo, de como están jugando otra vez al mismo juego que nos llevó a la burbuja bancaria. Podrí­a seguir y seguir, pero si no habéis estado escuchando hasta aquí­, nada más de lo que pueda decir os convencerá.

    Claro que esto también podrí­a ser porque eres un idiota que se niega a enfrentarse a los hechos, pero por fortuna eso de ser imbécil es un lastre que tienes que llevar tú, no yo.

    FINALMENTE, ¿QUí‰ DEMONIOS ESTí PASANDO?

    ¿Por qué se están difundiendo todos estos mitos sobre Islandia? ¿Por qué cree la gente que Islandia es un paraí­so progresista cuando en realidad es un sueño húmedo a lo Thatcher? ¿Por qué está el movimiento Occupy poniendo a Islandia de ejemplo de cómo deberí­an hacerse las cosas?

    No lo sé. Mi teorí­a, viendo los nombres de aquellos que parecen ser las fuentes de los mitos más ridí­culos, es que hay un grupo de islandeses que le están mintiendo descaradamente a los extranjeros.

    Puede que estén haciendo esto para consolar su propio orgullo nacionalista herido, tal vez se han convencido a sí­ mismos de que todo esto es cierto, y que Islandia es, realmente, grande y única. Puede que sea porque encuentran algún beneficio en el hecho de mentirle a extranjeros crédulos. Al fin y al cabo, esto último se convirtió en deporte nacional durante la burbuja bancaria, y ha sido una táctica islandesa habitual a lo largo de los siglos, pero no puedo descartar tampoco la participación del patriotismo idiota en todo este sinsentido.

    No lo sé. Lo único que sé es que os están mintiendo, y que a los islandeses se les da muy bien mentirse a sí­ mismos. Si no fuera así­, no estarí­amos en este lí­o.

    P.D.: Este no es un simple post de blog sobre economí­a. Hay cosas que no están abiertas a la interpretación: enseñar los registros públicos, mostrarle a la gente qué legislación se aprobó y cuál no, qué casos se ganaron y cuáles se perdieron en los tribunales, qué decisiones tomó y no tomó el gobierno… esto no es economí­a y no es subjetivo. Puedes debatir acerca de los efectos a largo plazo de la legislación aprobada (y hay un debate ahí­ importante), pero no puedes debatir los hechos básicos de lo que se hizo y de lo que no se hizo.

    Lo único debatible en este artí­culo es si piensas que los números de crecimiento son positivos o no (si crees que dichos números son prometedores, entonces eso me dice que no entiendes la crisis de pensiones en Islandia, el colapso inminente de los fondos nacionales para la vivienda, o la burbuja inmobiliaria en expansión, pero reconoceré que son cosas que se pueden debatir. Lo demás, no. Son cosas que hizo el gobierno islandés, y cosas que no hizo. Hay registros de estas acciones).

    P.D.2: Otra cosa digna de mención es que aunque Lárus Welding pierda su apelación y se mantenga la condena de seis meses en la cárcel y tres meses con libertad condicional, eso no implica que realmente vaya a pasar seis meses en la cárcel. En Islancia el encarcelamiento funciona del siguiente modo: es probable que a los dos meses acabe en un centro de reinserción** con un rastreador GPS en el tobillo, y totalmente libre en tres meses, con los siguientes seis meses en libertal condicional. Y se podrá quedar con todo el dinero que consiguió. Que fue mucho. Por otro lado, el otro condenado que mencionamos, Baldur Guí°laugsson, solo pasó seis meses en prisión, de los 24 que exigí­a su condena.

    (Fin del artí­culo)

    http://y-el-exhibicionismo.blogspot.com.es/2012/12/que-esta-pasando-realmente-en-islandia.html#.UOtcv6yPb90

  3. roedor

    vosotros no se
    q hareis pero mañana me voy a vivir a islandia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.