Publicado por DV & archivado en Historia, Represión.

Sacco y VanzettiEl 23 de agosto de 1927 eran ejecutados en la silla eléctrica Bartolomeo Vanzetti y Nicola Sacco. Sobre ellos pesaba la acusación de atraco a mano armada y asesinato en primer grado. Las únicas pruebas con las que contaba la acusación era que ambos eran anarquistas de origen italiano que decidieron inmigrar a los Estados Unidos. Inmigrantes y anarquistas; su condena a muerte esta ya dictada.

Sacco y Vanzetti

En el 5 de mayo 1920 los dos fueron arrestados porque en sus gabardinas escondían propaganda anarquista. 3 días después serán acusados también de un robo en un barrio de Boston, pocas semanas antes de su arresto, en el cual habian sido asesinados a golpes de pistola dos hombres, el cajero de la fábrica de zapatos «Slater and Morrill» y un vigilante.
Después de tres juicios, los dos italianos fueron condenados a muerte a pesar de que contra de ellos no había ninguna prueba cierta. Además, la confesión del detenido puertorriqueño Celestino Madeiros admitía haber sido parte del robo y no haber nunca visto a Sacco y Vanzetti. De nada valieron las movilizaciones populares y de la prensa, la creación de comités para la liberación de los inocentes y las peticiones lanzadas desde Italia.
La base de la condena fueron por parte de la policía, de los procuradores del distrito, de los jueces y del jurado el miedo y los prejuicios y también la firme voluntad de continuar una política de terror, sugerida por el ministro de justicia Palmer, para eliminar a quien osara poner en duda el sistema, de hacer callar a quien osara alzar la cabeza frente a las injusticias.
Nuestra historia más cercana también alberga tristes episodios como los de Sacco y Vanzetti. El 17 de agosto de 1963 fueron ejecutados en la prisión de Carabanchel los anarquistas de las Juventudes Libertarias Joaquín Delgado y Francisco Granado acusados de la colocación de dos artefactos explosivos: uno en la Dirección General de la Policía de la dictadura y otra en la sede central del Sindicato franquista. Bombas que ambos jóvenes no colocaron como demuestra el testimonio de los verdaderos autores de aquellos atentados.

Granado y Delgado

Durante el proceso sumarísimo que juzgo su caso los jóvenes libertarios fueron acusaos de planear un atentado contra el Jefe del Estado, Francisco Franco, y ejecutados mediante el garrote vil.
La Historia tiene la extraña costumbre de repetirse.

Un Comentario para “Sacco y Vanzetti”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.