Publicado por DV & archivado en Burgos, convocatoria, Represión, Textos.

En la madrugada del 16 de Diciembre a las 04.00 am cuatrocientos mossos d`esquadra han cortado diversas calles en distintos barrios de la ciudad de Barcelona para asaltar, registrar y detener a 10 anarquistas. Los efectivos de la policí­a han tirado puertas abajo, han entrado en casas particulares, en centros sociales, ateneos libertarios, incluso se han llevado a compañeros de su lugar de trabajo. En estos lugares han requisado ordenadores, cuadernos, teléfonos y libros de los ateneos. Simultáneamente en Madrid era detenida una persona más en su casa por la Guardia Civil. Estas detenciones ordenadas por la Audiencia Nacional están enmarcadas en la denominada, no sin intención, “Operación Pandora”. Cabe destacar que hace unos dí­as se aprobó en el congreso la denominada “ley mordaza.”

Manifestación en Brcelona en solidaridad con los anarquistas detenidos

Se ha convocado una concentración solidaria en Burgos con los anarquistas detenidos para el jueves 18 de diciembre a partir de las 20.00 en la Plaza Santiago de Gamonal.

Primero se llevaron a lxs anarquistas, pero como yo no era anarquista, no me importó.
Luego se llevaron a lxs……………… , pero como yo no era……………… tampoco me importó.
….. Ahora vienen a por mí­, pero ya es demasiado tarde.

Atacar el anarquismo es intentar destruir un movimiento difí­cil de recuperar, que no pide si no exige, que no pacta y utiliza todas las herramientas a su alcance para llevar a cabo una lucha frontal contra el Estado y la dominación. Atacar el anarquismo es enjaular a unas personas que luchan por un mundo sin explotadas ni explotadoras, sin dirigentes ni dirigidos, un mundo dónde la ley es abolida por la justicia social, donde la competitividad se sustituye por la cooperación, la desigualdad se combate con la solidaridad y el apoyo mutuo; el poder desaparece para dar paso a relaciones entre iguales.

Recordemos que nuestros compañeros se encuentran secuestrados en la Audiencia Nacional,  heredera del antiguo Tribunal de Orden Público franquista, bajo la ley antiterrorista, lo cual supone, llegar a estar incomunicadas sin contacto con su abogado hasta cinco dí­as. Durante este periodo se encuentran a merced de las torturas y vejaciones que como norma general se usan para sacar información y auto inculpaciones. Todo esto amparado en la constitución democrática y la ley.

No es casualidad que los medios de comunicación criminalicen y presenten las detenciones de anarquistas junto a otras grandes operaciones antiterroristas, ya que intentan inventar un gran monstruo que nos amenaza a la vuelta de la esquina; para así­ justificar su oleada represiva y hacernos creer que el Estado nos protege. Es interés de todo gobierno presentar un enemigo común al que temer y culpar de todos los males, desviando la atención de nuestros problemas reales intrí­nsecos a la dominación y el sistema capitalista.

El poder no enjaula a las anarquistas por las bombas que puedan poner si no por mostrar las herramientas para atacar a un sistema que nos usa y nos ahoga. Porque las anarquistas no crean el terror con explosiones en cajeros de los bancos, si no que son los bancos los que nos amenazan con dejarnos sin techo, el gobierno el que nos condena a una vida de miseria, la policí­a la que nos apalea y reprime. Por todo ello, los anarquistas se enfrentan a este sistema. Los vecinos y vecinas de los barrios, las trabajadoras, los parados y las excluidas no tememos a los anarquistas, en todo caso temerí­amos a las porras de la policí­a,  a la precariedad, a una vida de rodillas…

SOLIDARIDAD CON LXS QUE LUCHAN
COMBATAMOS EL MIEDO, MUERTE AL ESTADO Y VIVA LA ANARQUíA.

2 Comentarios para “Solidaridad con los anarquistas detenidos en Barcelona y Madrid. Concentración de apoyo en Burgos”

  1. Japon es Queer

    De parte de las anarquistas violentas
    “¿Preguntas por un método? ¿Le preguntas a la primavera por su método? ¿Qué es más necesario el sol o la lluvia? Son contradictorios sí­, pero de esta destrucción surgen las flores. Cada cual que busque el método que exprese mejor su fuero interno, sin condenar al otro por que se exprese de otra manera.”
    (Voltairine de Cleyre)
    Queridos ciudadanos y ciudadanas, mientras nuestras miserables vidas empezaban un dí­a más, algunos luchadores y luchadoras disfrutaban del amanecer al despertarse con las luces de las metralletas de unos amables agentes de la autoridad.
    Los espacios polí­ticos de estas luchadoras han sido registrados y saqueados en un intento de destruir un movimiento que denunciaba los abusos urbaní­sticos, las agresiones sexuales y la violencia de género, el control de nuestras vidas mediante la implantación tecnológica, las redadas racistas, etc. mientras resistí­amos haciéndonos fuertes en la solidaridad con lxs compañerxs que, meses antes, habí­an sido secuestrados por el mismo Estado “pací­fico” y “amable” que, cada dos por tres, nos regala un caso de corrupción, un abuso policial, una polí­tica precarizante, un asalto a las libertades o una propuesta de cadena perpetua. Todo ello narrado con pulcritud por los representantes polí­ticos, haciendo clara distinción entre el anarquismo violento y aquel que utiliza medios pací­ficos, el cual quedarí­a exento de tal persecución. Pues vaya por donde, parece que se han dejado ustedes afuera unas cuantas…
    El uso estratégico del apelativo “violentos”, por parte de los representantes polí­ticos e institucionales, ignora de forma nada inocente, que la violencia es una construcción social, y que por tanto existe una versión oficial respecto a la misma, respecto a aquello que debemos considerar como violencia y lo que no. En este sentido, podemos entender la distinción terminológica entre aquellas acciones legitimadas, como el ataque y la destrucción por parte de un ejército imperialista a las cuales se las suele denominar como misiones humanitarias, ofensivas militares, etc. y aquellas acciones que no gozan de legitimidad simbólica, como por ejemplo las de ejércitos de liberación, grupos armados revolucionarios o “grupos antisistema” que suelen ser tildadas de actos terroristas, matanzas, etc. De esta forma la descripción de las personas que materializan el acto violento dependerá del status y la posición social que detenten, pero sobre todo de la capacidad que tengan sus actos de avalar el sistema imperante.
    Creemos que, en la actualidad, sobra decir que las consecuencias de los actos y decisiones de las mismas personas que ordenan la detención y secuestro de nuestrxs compañerxs, generan una violencia mucho mayor que cualquiera de los actos que parece imputárseles, siendo además su fines éticamente insostenibles al estar basados en la protección de los intereses de los más poderosos y las estructuras de poder en los que estos se amparan.
    Porque, ¿cuántas veces tendremos que repetir que los anarquistas no queremos imponer nada a nadie; que no creemos ni posible ni deseable querer el bien de la gente por la fuerza y que lo único que queremos es que nadie nos imponga a nosotros su voluntad, que nadie pueda imponer a los demás su forma de vida social de no ser libremente aceptada? (Errico Malatesta) “Que nadie nos imponga su voluntad” esta es la finalidad de muchos y muchas anarquistas, de nuestrxs compañerxs secuestradxs y de lxs que lxs esperamos en este afuera mediocre. Pero también de todos y todas aquellas que hace ya tiempo se dieron cuenta que no son los ciudadanos y ciudadanas de los discursos del poder, sino que la convicción, la necesidad, la solidaridad, la rabia o la tristeza les han conducido a parecerse más a lxs anarquistas violentxs que a los representantes polí­ticos que les prometen miseria, como bien han demostrado las muestras amplí­simas de solidaridad que, en estos dí­as, nos han mantenido lejos de la desesperanza en que sus sucios métodos pretendí­an sumirnos.
    Por nuestras amigas y compañeras, a las que nos une la afinidad, la amistad, el amor y la rabia.
    Contra el Estado y la impunidad policial
    Por la lucha anarquista
    Algunas anarquistas de Poble Sec

  2. ANDRí‰S BLANCO

    Desde Uruguay, todo el repudio para la detención de los anarquistas de Barcelona; el verdadero crimen es su encarcelamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.