Publicado por DV & archivado en Burgos, Historia, Tiparracos.

Nadie puede negar que 1992 fue un año de especial relevancia. La vorágine de acontecimientos como la Expo de Sevilla o las Olimpiadas de Barcelona hicieron que nuestro país bullera durante aquellas fechas, aunque ciudades de provincias como Burgos quedaran al margen de toda aquella agitación.  Y sin embargo, aquel fue un año en el que nuestra ciudad no pasó desapercibida. No era para menos, en mayo de 1992 se daba  a conocer la sentencia del mayor proceso por corrupción que nunca en su historia haya conocido la ciudad de Burgos, el caso de la Construcción.

peña-pozo

Más de veinte años después de aquellos hechos las declaraciones del extesorero del PP, Luis Bárcenas, en las que afirma haber entregado 31.300.000 pesetas (188.000 euros) en concepto de desagravio a José María Peña San Martín, exalacalde de Burgos y uno de los principales acusados en dicho proceso por el que fue inhabilitado, han hecho que los ecos del que fuera el primer gran proceso por corrupción urbanística en nuestro país resuenen de nuevo en el presente.

Nadie pude negar que 1992 fue un año de especial trascendencia para nuestro país. La vorágine de acontecimientos políticos y  la acumulación de grandes eventos culturales y deportivos como las olimpiadas de Barcelona o la Expo de Sevilla, contribuyeron a que esa fecha se haya convertido en uno de los hitos de nuestra historia reciente. Pero, ¿qué es lo que se cocía en nuestra ciudad de Burgos en aquel año tan señalado?

Por diversas razones, aun cuando de naturaleza muy diferente a las anteriormente citadas, 1992  fue también un año de particular relevancia para Burgos. Aquel año en el que nuestro país se afanaba en conmemorar el 500 aniversario del descubrimiento de América,  y en el que nuestra ciudad no era más que un villorio que algunos empresarios habían convertido en su particular tierra de promisión, se hizo pública la sentencia del denominado caso de la Construcción.

Aquel proceso penal que dio comienzo a finales de los años 80, y cuyas vistas orales se prolongaron durante más de medio año aportando escenas que bien podrían servir como guión para un thriler de suspense, veía como principales acusados al por entonces alcalde de Burgos, José María Peña San Martín, y a Antonio Miguel Méndez Pozo, empresario de la construcción cuya alargada sombra se proyecta en el presente.

El 7 de mayo de 1992 se daba a conocer la sentencia que condenaba a 7 años de prisión al constructor Méndez Pozo, por una parte, y a 12 años de inhabilitación especial y 7 de suspensión de cargo público a José María Peña San Martín, por otra. Una sentencia que fue ratificada en líneas generales 2 años más tarde por el Tribunal Supremo. Durante el desarrollo del juicio se llegó a pedir la comparecencia de José María Aznar, por aquel entonces diputado en cortes y presidente nacional del Partido Popular, quien finalmente declaró por escrito.

El caso de la Construcción supuso el primero de los grandes procesos por corrupción urbanística de los que desde aquel entonces no han dejado se sucederse en nuestro país.  Si se quiere conocer los entresijos de este peculiar caso de corrupción, en el que quedó demostrado como  el ayuntamiento de Burgos facilitaba información privilegiada al constructor Méndez Pozo, es de obligada lectura el libro El Jefe, que gracias a la amabilidad de algunos burgaleses y su lucha contra el olvido, puede encontrarse integro en la red. El Jefe nos muestra el cómo y el por qué del caso de la construcción de Burgos, la especial relación del triunvirato Aznar-Peña-Méndez Pozo, así como el desarrollo de uno de los juicios que más expectación mediática han causado en nuestra ciudad. A través de Burgos-Dijital se puede tener acceso a una entrevista a Jose María Chomón, coautor del libro.

Sin embargo, poco duró la condena por corrupción para los principales acusados. Antonio Miguel Méndez Pozo fue excarcelado tras cumplir solo 9 meses de los 7 años de prisión que dictaba la sentencia y tras la consecución de la mayoría absoluta por parte de Aznar, fue parcialmente indultado en el 2000. Una decisión que afectó también a la inhabilitación de Peña San Martín que volvió a la política local siendo elegido como concejal de Solución Independiente, formación en la que ha estado activo hasta su reciente jubilación.

Mucho ha llovido durante todo este tiempo en Burgos, aunque alunas cosas parecen no haber cambiado después de más de dos décadas. Si algo aprendió Méndez Pozo durante todo aquel proceso es que, si quería volver a levantar su imperio del ladrillo, era necesario controlar los medios de información. La realidad actual se obstina en demostrarlo. Hay quien afirma que, sentado en la butaca de su despacho de Promecal, Michel hace y deshace a su antojo presionando de manera sutil, y a veces no tanto, para que se cumplan sus designios.

Como es lógico, las referencias al caso de la Construcción han brillado por su ausencia desde aquel entonces en la prensa local. Ha tenido que ser un nuevo caso de corrupción, el denominado caso Bárcenas, quien haya provocado que, tras más de dos décadas, la sombra  del que fuera el mayor proceso por corrupción que nunca en su historia haya conocido la ciudad de Burgos,  se proyecte nuevamente sobre la cabeza de algunos de sus principales acusados, y hablando del exalcalde de Burgos, José María Peña San Martín, eso es mucho decir.  Según las recientes declaraciones de Luis Bárcenas, no solo Juan Carlos Aparicio, exalacalde de Burgos y ministro de trabajo del gobierno de Aznar, también presente en las vistas orales del juicio por el caso de la Construcción como responsable provincial del Partido Popular en la época, se habría beneficiado de la contabilidad B del PP, sino que en esta peculiar trama se vería también implicado José María Peña San Martín que, tras ser inhabilitadopor la sentencia del juicio de la Construcción, habría percibido 31.300.000 pesetas (188.000 euros) a modo de desagravio.

Burgos ha mudado intensamente su fisionomía en estos más de veinte años, de aquella ciudad “provinciana y encendida por el rencor”, como la definía un catedrático vinculado a la defensa de los acusados por corrupción, hemos pasado a otra en la que se invita a sonreír, aún cuando a uno se le quiten las ganas de hacerlo al descubrir que, a pesar de juicios y sentencias,  los poderes fácticos sigan siendo los mismos que hace más de dos décadas.

Modesto Agustí

4 Comentarios para “Del caso de la Construcción al caso Bárcenas, o el año en el que Burgos no pasó desapercibida”

  1. BURGOS COMO ME DUELES.

    BURGOS CIUDAD CAUTIVA DEL CORRUPTO PartidoPodrido NO ESCAPA A LAS DECLARACIONES DE BARCENAS:
    Para verguenza y oprobio de todos los burgaleses dos exalcaldes del corrupto Partido Podrido (Juan Carlos Aparicio y José María Peña) figuran registrados en los papeles del extesorero Luis Barcenas como beneficiarios receptores de distintas cantidades de dinero tan sucio que salpica el buen nombre de la muy noble ciudad de Burgos.
    Tendremos que investigar de que forma en Ayuntamiento adjudicó las muchas obras en los últimos años, ya que visto lo visto, el actual alcade Javier Lacalle no estaría limpio de polvo y paja.

  2. BURGALES

    ES POSIBLE QUE EL ACTUAL ALCALDE DE BURGOS JAVIER LACALLE ESTÁ LIMPIO DE POLVO Y PAJA, PERO NO DE “PAGA”

  3. Gerardin

    Y lo de las 17000 firmas para pedir su indulto???
    los mismos que votaron a Laredo, a Baeza o al PP en G-amonal??
    tenemos lo que nos merecemos, cada tiritero que pasa por esta ciudad nos roba y se va o en el caso de Mendezcalabozos peor por que se queda y sus vastagos ya han corrompido el sistema para cuando falte papaito.

    Todos a rezar o a espabilarnos

  4. enrique ur-no

    No entiendo que con sindicatos, colectivos, agrupaciones y/o asociaciones, no salga de ahí un grupo con ganas y apoyado por los anteriores, para hacer un mini diario objetivo, claro y honesto para exponer en Burgos, nuestra querida ciudad una información no manipulada ofreciendo al lector, los chanchullos y corruptelas de tan notables/honorables nombres como Aznar, Aparicio, Mendez Pozo, Pena Dan Guarrín, etc. Esos nombres, tenemos los de Burgos la obligación de hacer ver en nuestra ciudad y en España que fueron y son unos delincuentes que se autoprotegen como si fueran una MAFIA, ahí estan las sentencias, los indultos y pagos en millones de pstas dados por el PP.
    RECORDEMOS LO PASADO, NO LO OLVIDEMOS, SAQUEMOSLO A LA CALLE A NIVEL NACIONAL, GAMONAL SE ESCUCHO EN EL MUNDO, NOS PODEMOS GOBERNAR SIN PARTIDOS, SIN CORRUPTOS.
    Saludos a todo aquel que quiera hacer, podemos ser fuertes porque somos OBREROS y HONRADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.