Publicado por DV & archivado en Burgos, Especulación, Gamonal, Solidaridad con los procesados en la lucha contra el Parking de Eladio Perlado.

gamonal01El pasado 8 de septiembre se cumplió el 30 aniversario de la revuelta que vivió el barrio de Gamonal tras una protesta por la subida del precio del autobús urbano. Una manifestación convocada por “los vecinos del barrio reunidos en asamblea” fue atacada por la policía con botes de humo y pelotas de goma. Los media de aquel entonces recogieron profusamente la noticia, casi tres décadas después unos acontecimientos muy similares sacudieron el mismo escenario. Aunque el tiempo pasa, los conflictos urbanísticos continúan sucediéndose.

Los expertos en materia histórica afirman que los acontecimientos siguen un curso no repetible. Pero si nos detenemos un momento en los hechos vividos hace 30 años en el barrio de Gamonal, podemos encontrar sorprendentes similitudes que nos llevan a pensar, al igual que hacían los antiguos filósofos griegos, que la historia, lejos de ser una línea que avanza hacia infinito, es cíclica y los acontecimientos se repiten.

Es posible que, si persisten las causas que originaron un conflicto hace treinta años, los mismos hechos vuelvan a repetirse en el presente con la misma cruda intensidad. Todo parece indicar que en Gamonal nada ha cambiado desde la época del tardo-franquismo, no han cambiado los problemas, ni tampoco parece que hayan cambiado ni las actitudes ni las maneras autoritarias de unas instituciones supuestamente creadas para servir a los ciudadanos.

Los más veteranos del barrio recuerdan los hechos que se vivieron en plena calle Vitoria el viernes 8 de septiembre de 1978. Desde DV hemos hablado con  las personas que vivieron aquellos acontecimientos, hemos buceado en los archivos locales para darnos cuenta que, lo vivido en Gamonal hace ya tres décadas, guarda una sorprendente relación con los acontecimientos que se registraron en la avenida Eladio Perlado hace ya cuatro años. Pero vallamos a los hechos.

El viernes de 8 de septiembre de 1978 “los vecinos del barrio reunidos en asamblea” habían convocado una manifestación que partiendo de la calle Granmontagne debía recorrer el barrio de Gamonal. Entre las reivindicaciones de la marcha se encontraba la protesta antes un mal servicio de autobuses y un barrio lleno de ruidos y atascos. En las octavillas que convocaban la iniciativa vecinal figuraba también el problema del peligroso acceso a Fuente del Prior  y el hecho de se hubiesen registrado ya varias muertos. La convocatoria no se ceñía solo a Gamonal sino que incluía también a los vecinos de Capiscol.

Varios documentos audiovisuales nos hablan de la capacidad de convocatoria del movimiento vecinal por aquellas fechas en las que las movilizaciones eran convocadas, parece ser, desde una asamblea abierta. En documental Gamonal (ES) se recogen algunos testimonios de personas que participaron en esta y otras protestas vecinales. Durante la celebración del cuarto aniversario del 18-A desde Radio Ondaexpansiva se realizó una entrevista a las personas que han colaborado en la edición de dicho documental.

La manifestación vecinal continuó su curso hacia la calle Vitoria donde el número de participantes se dobló. Una manifestación que según parece no contaba con el permiso gubernativo. Al menos esa fue la excusa que esgrimieron las fuerzas policiales que arremetieron contra ella con botes de humo y pelotas de goma. Lejos de dispersarse, los manifestantes respondieron a la provocación policial levantando barricadas “ocho lo fueron en la travesía de la carretera nacional Madrid-Irun (calle de Vitoria) y dos en la carretera de Logroño”. Uno de los autobuses municipales fue apedreado y una vez volcado fue pasto de las llamas.

La desmedida actuación policial provocó una batalla campal en la que los vecinos respondieron con todo aquello que tenían en sus manos, la prensa de la época recoge como “incluso se llegaron a lanzar desde algunos balcones macetas contra los representantes del orden”. Un testimonio que parece calcado de los hechos vividos en Gamonal durante la jornada del 18 de agosto de 2005.

En Gamonal la historia se obstina en repetirse. Hace treinta años también fueron portada de varios media los acontecimientos vividos retransmitidos también por la televisión estatal. Igualmente la actuación desempeñada por estos medios sorprende por su inquietante papel activo en la represión. Más abajo recogemos de forma íntegra el artículo publicado por Diario de Burgos el 9 de septiembre de 1978.

Si bien durante la tarde del 8 de septiembre no se produjeron detenidos,  en sucesivas ediciones Diario de Burgos recoge una nota del Gobierno Civil en las que figuran 4 personas sancionadas con 25.000 pesetas y otra con 200.000 pesetas de la época.

El uso de la memoria, algo que parece molestar a determinados personajes apoltronados, es un instrumento que nos puede ayudar a comprender parte de nuestra historia. Lejos de pensar en el carácter extraordinario de los sucesos vividos en el verano de 2005, estos forman parte de los problemas y deficiencias estructurales derivadas de una serie de procesos especulativos. Estos mismos hacen de Gamonal un barrio que está condenado a ser uno de los polvorines más activos de la ciudad. ¿Tendremos que esperar otros treinta años para el próximo estallido?

8grande


ALTERACIÓN DEL ORDEN PÚBLICO EN GAMONAL

Diario de Burgos 9 de septiembre de 1978

Se intentó cortar la circulación, como protesta por el retraso de las obras de la autovía “Ronda 2”, entre otras cosas.

Dos policías armados heridos de consideración.

Por medio de octavillas en las que “los vecinos del barrio reunidos en asamblea” habían convocado para ayer, una concentración que partiendo de la calle Francisco Granmontagne, se manifestase por Gamonal como protesta por un mal servicio de autobuses, un barrio con ruidos y atascos.
“Queremos la reanudación de la Ronda III”, “Muertos en el puente de la vía” “Queremos acceso a la Fuente Prior sin peligro”, son peticiones que se dicen en las octavillas, han sido comunicadas a las autoridades y no dan solución.

A la hora de la manifestación (ilegal por no haber sido solicitado el correspondiente permiso gubernativo), el número de concentrados superaba ligeramente el medio centenar, presidido por una pancarta en la que se reflejaban las peticiones que figuraban en las octavillas.
Inicio su recorrido la comitiva, llegando a la calle de Vitoria incrementando el número aproximado al centenar de personas. Se ocupó la calzada y siguió aumentando el número de manifestantes hasta aproximarse al medio millar. El público del populoso barrio seguía circulando normalmente si bien ligeramente más despacio por las aceras de las calles y simpatizando ¡cómo no! Con la petición unánimemente asentida por los vecinos de Gamonal y de toda la ciudad de que se inicien las obras de la autovía “Ronda II” cuyo comienzo fue paralizado por la petición de la denominada “Comisión Ciudadana” que se opuso, hace más de dos años, al trazado del proyecto cuando su ejecución era inminente. La “Comisión Ciudadana” fue atendida y secundada su petición por el entonces arquitecto de la Dirección General del Patrimonio Histórico Artístico y Cultural (antes Bellas Artes) Sr. Chueca. La intervención de la citada Dirección General supuso la reducción de un nuevo proyecto del trazado –más bien una ligera modificación del primitivo- que en nada verdaderamente importante variaba el trazado. Este retraso es la consecuencia de que la autovía no esté ya en funcionamiento por desfase de presupuestos.
El público expreso con su presencia pasiva en las aceras la urgente necesidad que tiene Burgos de la entrada en servicio de la “Ronda II” cuyo retraso en la ejecución está causando gravísimos problemas.

Al ocupar los manifestantes la calzada, hizo acto de presencia la fuerza pública, cuyos oficiales, durante más de una hora pretendieron disuadir a los manifestantes, haciéndoles ver lo improcedente de su actitud, al no haber solicitado la correspondiente autorización gubernativa para manifestarse y estar obstaculizando el tráfico.

La petición de la policía no fue atendida, ante cuya circunstancia y para resolver el problema circulatorio, intervino para desalojar la calzada.

Los manifestantes reaccionaron arrojando piedras contra los policías, colocando barricadas, una de ellas tras haber derribado una tapia situada en una de las calles que convergen con la Vitoria, en donde llegaron a colocar incluso una gran farola cuyo punto de luz se encontraba caído junto a la tapia indicada.

Ante la actitud de los manifestantes y en especial de jóvenes, la Policía Armada se vio obligada a hacer uso de los medios antidisturbios, lanzando botes de humo y pelotas de goma.

En los incidentes resulto rota la luna de una de las sucursales bancarias sitas en la calle de Vitoria, se apedreó un autobús del ayuntamiento, se arrojaron a la calzada las bolsas de basura y se produjeron destrozos de diversa consideración.

Los policías fueron constantemente insultados y apedreados e incluso se llegaron a lanzar desde algunos balcones macetas contra los representantes del orden. Como consecuencia de las pedradas, varios policías resultaron heridos, dos de ellos –cabos- con lesiones que fueron consideradas por los médicos como de pronóstico reservado quedando uno de ellos ingresado en la Residencia Sanitaria de la Seguridad Social. Los coches de los policías presentan graves desperfectos en las carrocerías a consecuencia de las pedradas.
No se tiene noticias de que ningún manifestante resultara lesionado. Tampoco se registraron detenciones durante la alteración del orden público.

Restablecido el orden en la calle de Vitoria –es decir, garantizada la normal circulación- las Fuerzas de Orden Público continuaron de servicio en la calle en evitación de nuevos intentos de cortar el tráfico, en cuyo servicio permanecieron hasta pasadas las once y media de la noche, tras comprobar que los grupos de jóvenes que permanecían de forma salteada por el barrio, habían desistido de sus intentos, abandonaron la zona.

De las diez barricadas que fueron colocadas por los manifestantes, ocho lo fueron en la travesía de la carretera nacional Madrid-Irun (calle de Vitoria) y dos en la carretera de Logroño, por donde fue desviada la circulación, cuya vía trataron también los manifestantes de obstaculizar al percatarse de la decisión adoptada por las Fuerzas de Orden Público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.