Publicado por DV & archivado en Burgos, Historia, La sombra del III Reich sobre Burgos.

Ochenta años después del inicio de la Guerra Civil Española, la ciudad de Burgos y su provincia continúan albergando vestigios que recuerdan el paso de la Legión Condor por la Capital de la Cruzada. Varios monolitos dedicados a pilotos de la aviación alemana, que aún hoy en día siguen en pie, nos ponen de manifiesto la alargada sombra que el III Reich proyectó sobre la ciudad, donde los jerarcas nazis se pasearon a sus anchas recibiendo todo tipo de cuidados y atenciones por parte de las autoridades locales.

ADPBU-PH-14994

Fuente: Archivo Diputación Provincial de Burgos

Un nuevo artículo de Modesto Agustí donde se identifican algunos de los hitos todavía existentes que nos hablan de La sombra del III Reich sobre Burgos.

El pasado mes de julio se cumplió el 80 aniversario de la Guerra Civil Española, un conflicto bélico que supondrá la antesala de la II Guerra Mundial y que finalizará con la instauración de una cruenta dictadura en España que se prolongará durante casi cuatro décadas. Como bien es sabido, Burgos jugará un papel estratégico en el desarrollo del traumático conflicto civil al convertirse en la capital del bando sublevado. La Capital de la Cruzada, donde los militares alzados se impusieron rápidamente barriendo todo posible intento de resistencia, albergará los primeros organismos de gobierno de los que se dotaron los militares facciosos.

Su situación geográfica estratégica, la seguridad que ofrecía su relativa distancia respecto a los diversos frentes de guerra, así como la influencia decisiva ejercida desde un primer momento por el general Mola, que había dirigido todos los preparativos del golpe desde la cercana Pamplona, confirieron a Burgos una capitalidad que casaba muy bien con las resonancias medievales propias de su historia. Sólo cuando Franco logra imponerse como líder indiscutible de los militares rebeldes, tras la desaparición en accidente aéreo de Mola, Salamanca rivalizará con Burgos en su capitalidad, aun cuando la Caput Castellae no perderá nunca su simbólica condición de ciudad santuario, estigma del que aún hoy es difícil sustraerse.

FO-29130_279

Funeral del general Mola en Burgos. Fuente: Archivo Municipal de Burgos

La condición política que le toca asumir a Burgos durante el transcurso de la Guerra Civil hará que en su seno se alberguen numerosos organismos y juntas técnicas militares. Si a esto, le sumamos la llegada masiva de “refugiados” que siendo partidarios de los militares rebeldes escapaban de las zonas bajo control de la República,  nos encontramos como la tranquila ciudad de provincias multiplicará vertiginosamente su población en apenas unos meses dándose ,en ocasiones, situaciones de auténtico hacinamiento. Burgos, donde el ambiente opresivo impuesto por el binomio Iglesia-Ejército, contrastaba abiertamente con la situación casi festiva de “capital en armas”, donde en los cafés del Espolón se daban cita en veladas animosas las fuerzas vivas de la ciudad, como describe el escritor falangista Rafael García, acogerá también a los destacamentos y delegaciones internacionales de las potencias extranjeras que apoyan al bando sublevado.

La ayuda que la Italia fascista y la Alemania nazi prestan desinteresadamente a Franco, jugará un papel fundamental para decantar la victoria sobre el denominado Bando Nacional. A través de la serie de artículos La sombra del III Reich sobre Burgos tratábamos de mostrar la importancia clave que las presencias de dichos contingentes tuvieron en la ciudad, donde la Legión Condor y la Gestapo, contaron con sedes oficiales. Su llegada a la ciudad habría que situarla tras el fracaso de la ofensiva franquista en noviembre-diciembre de 1936 de tomar rápidamente Madrid. Esta situación hará que los asesores militares italianos y alemanes obliguen a Franco a reconsiderar su estrategia bélica. La prioridad es ahora conquistar el tercio norte peninsular donde la República contaba con importantes centros neurálgicos industriales.

legioncondor36

Aviones de la Legión Condor sobrevuelan Burgos

El 26 de abril de 1937 despegaban del aeródromo de Gamonal los Junkers Ju 52 de la Legión Condor que borrarían del mapa la ciudad de Gernika con la carga explosiva que albergaban en su vientre. La decisión había sido ratificada un día antes desde el Cuartel del Generalísimo en el Palacio de la Isla y aplicada con el máximo secreto pues, oficialmente, Alemania no podía tener aviación según los decretos del Tratado de Versalles. El impacto internacional que dicho bombardeo generó, hizo que desde la prensa afín a los militares rebeldes se culpase a los propios republicanos de la destrucción de la ciudad santuario de los vascos. Tras el fin de la II Guerra Mundial el propio general Herman Goering declaró en el juicio de Nuremberg que la Guerra Civil Española supuso la oportunidad de poner aprueba la eficacia de su joven fuerza aérea.

Pero, frente a los intentos de aplacar el terrible impacto que el bombardeo de Gernika generó entre la opinión pública internacional, las autoridades locales del Burgos de la época se desvivían por complacer a los oficiales teutones ofreciendo toda clase de cuidados y ceremonias de homenaje. Así, tras la conquista de Santander a finales del verano de 1937, el alcalde de Burgos, Manuel de la Cuesta, felicitó personalmente al comandante Hugo Sperrle, quien será posteriormente juzgado en Nuremberg, e invitó a una merienda a los oficiales del Estado Mayor Cetto y Deichmann, así como los capitanes de la escuadrilla Beust, Knaur y Trettner, en el Hotel Infanta Isabel, actual edificio de la Federación de Asociaciones Empresariales de Burgos, donde la Legión Condor, tenía su cuartel general.

IMG_0882

Entrada del aerodromo de Gamonal desde donde despegó la Legión Condor para el Bombardeo de Gernika/ DV

IMG_0886

IMG_0890

Imágenes del aeródromo de Gamonal / DV

¿Qué otros vestigios, además del citado aeródromo de Gamonal-Villafría, quedan en la ciudad de Burgos de aquel terrible bombardeo que inauguró una práctica común en la II Guerra Mundial? Aun cuando pueda parecer sorprendente, en Burgos y su provincia existen todavía varios monolitos dedicados a aviadores de la Legión Condor que con toda probabilidad participaron en uno de los hechos más traumáticos de nuestra guerra.

Hasta nada menos que 1985, existió en el actual paseo del Empecinado un monolito dedicado a varios soldados de la Legión Condor que murieron en un accidente aéreo en la localidad burgalesa de Pineda de la Sierra en la navidad de 1938. Las fotografías de la ceremonia de inauguración, presidida por la esvástica del III Reich y la bandera franquista, fueron tomadas por Ojeda, fotógrafo de la época que ostentaba un negocio fotográfico vinculado al Foto Club. Como podemos ver, el monolito estaba formado por varios bloques de piedra. En el de mayor tamaño, situado en el centro, puede apreciarse la Cruz de Hierro, distintivo militar prusiano, donde figura el nombre de los aviadores muertos en acto de servicio: Richard Conrad (cabo 1º), Bernhard Hentschel (artificiero), Hermann Schmitz (artificiero mayor), Laux Kurt (interprete), muertos por dios y por España.

ADPBU-PH-14994

Monolito dedicado a la Legión Condor en el paseo del Empecinado. Fuente: Archivo de la Diputación Provincial de Burgos

ADPBU-PH-14991

Desfile de inauguración del Monilito a la Legión Condor del Paseo del Empecinado.Fuente: Archivo de la Diputación Provincial de Burgos

Según el fotógrafo Ignacio Palma, autor de Ruta burgalesa del franquismo, que ha facilitado de forma amable y desinteresada las imágnes a DV, el monumento fue continuamente saboteado durante los años 80 ,y, tras sufrir un continuo deterioro, finalmente sirvió como soporte de una caja de iluminación.

monuNazis

Lugar donde se ubicaba el monolito dedicado a la Legión Condor. Imagen facilitada por Ignacio Palma

Pero la lista no termina ni mucho menos aquí. No lejos del paseo del Empecinado, en los jardines del Hospital Militar, se encuentra aún hoy en la actualidad un pequeño monolito dedicado a la memoria de Fritz Goetze, piloto de la Legión Condor que participó en el bombardeo de Gernika y que murió a consecuencia de un disparo en el cuello durante un vuelo en 1937 sobre Vizcaya. Es muy probable que Fritz Goetze fuese el primer oficial germano muerto en la denominada Campaña del Norte, que se prolongó hasta bien entrado el mes de octubre de ese mismo año. En la placa figura el 22 de junio de 1937 como fecha de defunción del piloto alemán en el hospital militar burgalés. Cincelado en la piedra se añade el habitual muerto por Dios y por España.

SONY DSC

Monolito dedicado a Fritz Goetze, pilito de la Legión Condor, en el Hospoital Militar de Burgos. / DV

El hecho de que la placa fuese inaugurada el 26 de octubre de 1939 ,año y medio después del final de la Guerra Civil, y que dicha ceremonia estuviese presidida por los jerarcas franquistas que aún permanecían en Burgos, autoridades municipales y provinciales que arroparon a la delegación alemana presidida por agregado aéreo de la Embajada germana, comandante Thiele, y el ingeniero de la misma, Ricardo Post, nos ofrece una idea de la dimensión del personaje, en cuyo homenaje se depositaron guirnaldas de flores mientras varios aviones surcaban los cielos de aquel Burgos plomizo.

No lejos de la ciudad, entre las localidades de Lerma y Silos, reposa otro monolito dedicado a los pilotos de la Legión Condor que se estrellaron en Peña Cervera, en las inmediaciones de Tejada. Erwin Hoster y Paul Schick encontraron la muerte aquel 9 de enero de 1938 a consecuencia de la niebla. Como en anteriores casos, y reproduciendo un modelo idéntico, la Cruz de Hierro preside el bloque de piedra que recuerda a los miembros de esa aviación alemana cuya aportación fue decisiva para el denominado Bando Nacional.

384C724F-D53D-6A8C-FE4F37F0ADAC8F1B

Fuente: Hermandad de la Dvisión Azul de Burgos

El monolito de Tejada ha servido como escenario para varios homenajes que la ultraderecha española ha querido brindar a la Legión Condor. En el más reciente, realizado por la Hermandad de la División Azul de Burgos, se dejó como recuerdo una bandera divisionaria, así como otro estandarte dedicado a la Legión Condor, en el que se aprecian la esvástica y el yugo y las flechas falangistas. La actual legislación española no considera delictivos este tipo de homenajes donde se realiza apología abierta del nazismo, algo que sería completamente imposible en Alemania. Una situación que quizás nos haga reflexionar sobre la forma tan particular en la que se realizó la llamada “transición a la democracia” en nuestro país.

La presencia de estos monolitos dedicados a la Legión Condor en Burgos, y otra serie de monumentos donde se recuerda a figuras claves del Bando Nacional, nos recuerdan el pasado ominoso de un Burgos donde los jerarcas del III Reich fueron aclamados como héroes. Su permanencia en la actualidad quizás nos ofrece pistas para investigar acerca de lo poco que se ha hecho para que Burgos no siga siendo recordada como la Capital de la Cruzada.

Modesto Agustí

4 Comentarios para “Las “reliquias” de la Legión Condor en Burgos”

  1. HORTOPU

    Estos nazis asesinos sólo tienen predicamento en España, incluso estando el PSOE en el Gobierno. Hasta Alemania los repudia y no quiere saber nada de ellos. En estos asuntos y en otros que están en la mente de todos es donde se aprecia nuestro importante déficit democrático.

  2. Ramón

    Me parece que honrar a muertos sean del bando que sean no es algo de lo que hay que abominar. Otra cosa es apologia politica. El Nazismo o el Comunismo son totalitarismos que han causado millones de muertos..
    .en Moscu estuve visitando a la momia de Lenin…y porque no se puede hacerlo aqui algo parecido…turismo politico.

  3. DV

    Cuántos monolitos dedicados a la Legión Cóndor quedan en Alemania? Estoy de
    acuerdo en que no se deben borrar por lo fuerza los vestigios del pasado, pero si se deja tal y como está sería interesante poner un panel didáctico y explicar quienes fueron los responsables del bombardeo de Gernika; y sobre todo, por qué estaban en España y quién les había llamado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.