Publicado por DV & archivado en Antifascismo, Burgos, Represión.

Según fuentes conocedoras del caso a las que ha tenido acceso DV, la causa judicial abierta contra los dos jóvenes antifascistas detenidos el pasado 29 de noviembre ha sido definitivamente archivada. Los jóvenes fueron detenidos mientras se encontraban en una concentración de protesta contra la marcha que un grupo ultraderechista estaba realizando esa misma tarde en Burgos en medio de un operativo policial que fue calificado como de auténtico estado de sitio.

Tras ser trasladados a dependencias policiales y pasar al dí­a siguiente a disposición judicial,  fueron acusados de una serie de daños sobre una entidad bancaria que, según ha podido demostrar la defensa de los acusados, fueron ocasionados semanas antes durante los disturbios generados durante las protestas contra la remodelación de la Plaza de Toros.

Estado-de-Sitio

La causa judicial contra estos jóvenes ha sido archivada, pero hechos como los descritos ponen de manifiesto el clima kafkiano que actualmente se respira en Burgos que provoca situaciones cuanto menos surrealistas donde la más peregrina excusa es aprovechada para aplicar la represión contra las protestas sociales.

3 Comentarios para “Archivada la causa judicial contra los jóvenes antifascistas detenidos el 29 de noviembre”

  1. unx

    Pues si ha quedado claro que, como todos y todas sabí­amos, las lunas estaban rotas, los policí­as mintieron descaradamente al decir que les habí­an visto romperlas. ¿Mandará la justicia abrir un proceso contra ellos? Porque desde luego es lo que según toda lógica tocarí­a hacer.

    ínimo a los dos jóvenes, se habrán quedado más tranquilos. Un abrazo.

  2. Anónimo

    Y digo yo, ¿No deberí­a denunciar el Ministerio Fiscal a los policí­as por el falso testimonio?

    http://es.wikipedia.org/wiki/Falso_testimonio

    ¿Quien cojones va a compensar a los detenidos el tiempo que estuvieron secuestrados en dependencias policiales? ¿Y el pago de los abogados?, etc…

    Esta es su puta justicia, impunidad para unos y persecución para otros. El problema es que esta vez la cosa ha salido medio bien, pero hay mucha gente condenada por “pitotes” muy parecidos a este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.